Crónica y fotos del Punk In Drublic – Poble Espanyol (Barcelona) – 17/05/2019

Feliz como un niño con zapatos nuevos me dirigí hacia Poble Espanyol de Barcelona para presenciar, en vivo y en directo, por primera vez en nuestro país, el festival itinerante Punk In Drublic. El gran cartel configurado para esta edición con NOFX, Bad Religion, Lagwagon, Mad Caddies, Less Than Jake y The Bombpops había hecho que se consiguiera un sold out rápidamente y eso significaba 5000 amantes del punk rock en un recinto, cosa que originó una serie de problemas nada más empezar: aparcamientos colapsados (también ayudado por diferentes eventos cerca), largas colas para entrar de más de media hora por lo que mucha gente se perdió la actuación de algún grupo, máscolas para tickets, para pillar cerveza y para ir al baño, muy insuficientes en número. Para colmo a medio festival nos visitó la lluvia… ¿Volvería a ir al festival visto lo visto? ¡¡¡Pues claro que sí!!!! Aunque espero que se mejoren estas cosas.

The Bombpops abrió el festival y nos hizo empezar a disfrutar con su pop punk. Era un grupo que no conocía y la verdad es que sonaron muy bien. Supieron moverse perfectamente por el escenario intercambiándose posiciones y interactuando con el público. Pero la que captaba todas las miradas por su buena motivación y saber hacer encima era la guitarrista y cantante Jen Razavi, que aparte de bailar y hacer poses durante todo el concierto también nos obsequió con algún que otro salto. Buen comienzo.

La gente se le veía con ganas de más, querían fiesta y se la dieron. Era el turno de Less Than Jake y nos hicieron disfrutar de verdad. Los cinco miembros de la banda, formados por saxo, trombón, guitarra, bajo y batería motivaron los primeros bailes en el pogo y algún que otro salto desde las vallas mientras descargaban su punk mezclado con ska, el público muy animado hizo algún crowdsurfing y por petición de la banda, un circle pit bien movido. En las primeras filas la gente coreaba las canciones y el grupo se hacía cómplice de ellos señalándolos y saludando, mucho movimiento en el escenario por parte de todos. Hacia el final del show sacaron dos máquinas para lanzar rollos de papel al público, una la llevaba Evo Kid, la mascota del grupo, que se quedó bailando por el escenario. Me gustaron mucho y creo que a la gente también.

Mad Caddies presentan un estilo parecido a sus predecesores con trombón, trompeta, bajo, guitarras, teclado, batería y percusión, con un rollo más reggae. Incluso se marcaron una cumbia y aunque no hicieron un mal concierto, a mí me pareció que bajaban un poco las revoluciones en el ambiente. Sus canciones son más lentas, más pachangueras, pero igualmente se bailaban y disfrutaban. El pogo animado saltaba y seguía el ritmo del grupo, ska, reggae, dixie, rock, punk, cumbia… un sinfín de ritmos de todos los colores y tipos sonaron en el escenario. Al final del concierto otro invitado se añadió a la fiesta, la maldita lluvia.

Era la hora del primer plato fuerte de la noche. Lagwagon salió con la ovación general del público, público ya empapado por una lluvia que no paraba. Chubasqueros y paraguas salieron de las bolsas de los asistentes y ya no se guardarían hasta el final de la noche, pero eso no impidió que se lo pasarán en grande con una banda mítica del punk rock californiano. Con un concierto lleno de temas clásicos se ganaron a la gente que coreó, bailó y saltó cada canción de la noche. El bajista nos regaló algunos saltos por el escenario y como no con una vomitona en el foso como preludio al tema “Sick”.

Temazos como “Alien 8” o “Making Friends” hicieron enloquecer a la gente que no paró de bailar y saltar pese a la lluvia incesante. Buen concierto que sirvió de aperitivo a uno mucho mayor.

Bad Religion sigue sin perder esa magia que los catapultó a la cima del punk rock, pero es que su último álbum, del que sonaron algunas canciones como la genial “Do The Paranoid Style”, es muy bueno y hace que sigan manteniendo interés.

La lluvia no paraba y la fiesta tampoco. Temas inmortales como “Generator”, “21st Century (Digital Boy)” o “No Control” hacen que te olvides que te estas mojando y disfrutes sin parar. La verdad es que los vi mucho más motivados que en el Barna’n’roll de hace tres años y eso es de agradecer. Sin lugar a dudas fueron los triunfadores de la noche y además se despidieron de nosotros con tres grandes temas que no pueden faltar, “Sorrow”, “American Jesus” y “Punk Rock Song”, un gran concierto.

Era la hora del jefe del festival. NOFX salía a escena con un Fat Mike ataviado con un vestido y con su habitual palique interminable.

NOFX es un gran grupo al que en algunos directos se pierden entre bromas absurdas y sus parlamentos. Por suerte esta noche no fue así, evidentemente hubo bromas y discursos, pero ganó la música y pudimos disfrutar de un buen concierto que se hizo corto. Y es que grandes canciones como “Champs Elysées” te hacen bailar y cantar a viva voz, igual que pasa con “Dinosaurs Will Die” o “Linoleum”, son pìezas que pertenecen a la banda sonora de nuestra vida y es imposible no cantarlas y disfrutarlas pasen los años que pasen.

La lluvia no paraba y ya nos daba igual, disfrutamos de un festival que nunca había pasado por aquí y el Poble Espanyol se convirtió en un homenaje al “Singing in the rain” de Gene Kelly, eso sí, cantando temas de punk rock y hard core melódico. No podían terminar sin tocar “Don’t Call Me White”, seguida de «Kill All the White Man», que fueron coreadas por las 5000 voces allí congregadas y que se fueron a casa empapadas y contentas de una gran noche.

Lluvia, colas & punk rock, así podríamos describir un festival que le faltó un poquito de cosas, ya que como dije antes, más baños y personal para no tragarnos tantas colas en todo no estarían de más, pero que, por otra parte, nos hizo disfrutar de una noche memorable de música punk rock, hardcore melódico y ska. Esperemos que el año que viene tenga continuidad.

Texto y fotografías: Carles Amat

Comments (0)
Add Comment