Cronica y fotos de The Black Dahlia Murder + Virvum – Sala Bóveda (Barcelona) – 28/04/2019

Noche de death metal en Barcelona, Madness Live nos traía de gira a The Black Dahlia Murder para presentar su último trabajo Nightbringers, venían muy bien acompañados para abrir la velada por los suizos Virvum.

Con la sala aún fría salió a escena Virvum, empezando la descarga de su death metal técnico que ejecutan a la perfección. Poco a poco nos fuimos despertando.

Virvum contaba con un mínimo espacio en el escenario, pues la batería The Black Dahlia Murder estaba ya montada detrás suyo y no les dejaba sitio para moverse, pero eso no impidió que estos cinco músicos nos hicieron disfrutar de sus buenos temas y su brutal ejecución. La verdad es que la sala disfrutó y Virvum se ganó una buena ovación al despedirse.

Pero para ovación la que se llevó The Black Dahlia Murder nada más salir, no habían tocado ni una nota y ya tenían al público en el bolsillo y la verdad, es que hay que decir, que no defraudaron. Con un sonido arrollador nos fueron triturando con sus temas rápidos y contundentes, el batería es brutal y con su doble bombo atronador y sus blast beats lo único que podía hacer la gente es volverse loca en el pit.

Iban cayendo temazo tras temazo y los circle pits no paraban, el público coreaba las canciones y se empujaba en un pogo interminable mientras la banda descargaba el setlist sin respiro.

Mucho sonó su último disco Nightbringers, como la inicial «Widowmaker», «Jars» o «As Good As Dead», aunque evidentemente también hubo espacio para sus clásicos, «Statutory Ape» o «Unhallowed».

El cantante hacía gestos burletas y cómicos, algo que no cuadra mucho con su brutalidad musical. El guitarrista, Brian Eschbach, se paseó por la barra del bar de la bóveda animando a una sala que no lo necesitaba para nada, ya que más eufórica no podía estar. Al final se despidieron agradecidos por el apoyo y entusiasmo que les dio Barcelona.

En resumen, buena noche death metal, brutales las bandas, brutal el público. Da gusto ver cuando todo encaja en una sala y se aúnan los grupos y la gente.

Texto y fotografía: Carles Amat

Comments (0)
Add Comment