ICED EARTH + WARBRINGER + ELM STREET – Shôko Live (Madrid) – 19/01/2014

Era una tarde de viernes, después de una semana en la que en Madrid casi rentaba más robar una barquita de El Retiro que coger el Metro; el cielo amenazaba lluvia, pero lo que el gran grueso de la población no sabía (lamentablemente el seguimiento musical en la capital va de mal en peor ultimamente) que la verdadera descarga se iba a producir en la Sala Shôko, de manos de Elm Street, Warbringer y Iced Earth… Sala en la que no había trabajado nunca y dos bandas de tres que no conocía, la noche del viernes pintaba bien.

Arrancó la velada en una sala totalmente a medio gas con la apuesta de Heavy Metal con toques thrash de los australianos Elm Street, formación que lleva en activo desde 2003, pero que a pesar de ello unicamente tiene un disco en su palmarés, he de decir que el «Barbed Wire Metal» es un disco que desde el primer tema hasta el último destila toda la fuerza que son capaces de desatar este cuarteto sobre un escenario. Lamentablemente, un público totalmente apático hizo palidecer parte del espectáculo, pero no por ello se vinieron abajo durante su breve, pero intensa actuación, en la que a parte de apostar por sus temas de siempre, se atrevieron a ofrecer sus nuevas composiciones.

Y continuaba la noche, con Warbringer… realmente al igual que con Elm Street, poco o nada conocía a esta banda, más allá de que sabía que eran cinco músicos y que tocan Thrash Metal… Lo cual me sorprendió, porque cuando salieron a la tarima, unicamente había cuatro personas en el escenario, algo olía raro, sin embargo, la duda se disipó cuando el guitarrista presente nos indicó que su compañero se encontraba en el hospital con una infección; sin embargo, las sorpresas no acabarían ahí, ya que hablando con los compañeros de prensa (mejor informados y más conocedores de la banda que un servidor), me comentaron que practicamente iban con una formación nueva, ya que el guitarrista que faltaba era el antiguo que había regresado a la banda, el que estaba era otro nuevo, no iban con su batería de siempre… Realmente, me pareció un buen concierto, pero no me extrañaría nada que a los fans más acérrimos de la banda les dejase con mal sabor de boca… a fin de cuentas, sin aviso previo, la Warbringer que tocó en la Shôko, no era la Warbringer de siempre; que como ya he comentado, defendieron el setlist perfectamente, pero me guardo mi opinión para cuando vuelva a tener la oportunidad de verlos al completo y con los miembros que son.

Y finalmente, llegó el turno de la cabeza de cartel: Iced Earth que volvían a España presentando su último trabajo «Plagues of Babylon» cuya portada estuvo presente durante toda la noche en forma de un gigantesco telón que abarcaba todo el fondo del escenario de la altísima sala Shôko, que por cierto, alcanzó la mayor cuota de aforo durante la noche, con un público bien calentito tras los teloneros y que recibió las primeras notas del tema de apertura del disco «Plagues of Babylon» con una gran ovación para la formación liderada por Jon Schaffer, que tras el sample de entrada comenzó a desgranar el extenso y variado tema, tras el cual darían paso a la contundencia de «Democide» donde Schaffer toma un gran partido gracias a la fuerza que obtiene su guitarra en este tema. Comentar que si durante el resto de la noche el sonido de la sala había sido bastante bueno, durante Iced Earth, parecía que se iba a hundir el techo, no tuve la oportunidad de verles cuando vinieron con Volbeat, pero, sin duda alguna, la potencia de esta gente no tiene nada que envidiar a nadie.

Tras dar cabida a estos primeros temas del disco que presentaban, decidieron apostar por el clásico «Dark Saga», donde cabe destacar el trabajo de su vocalista Stu Block, que consigue emular totalmente el estilo y tono de Matt Barlow en la interpretación del tema, seguidamente vendría el tranquilo y emotivo (por ser un tema compuesto por Jon Schaffer a la memoria de su abuelo) «If I Could See You» y tras este, volverían a la carga, arrancando botes y gritos del público con un «Disciples of the Lie» seguido de «Jekyll and Hyde» y así se sucedieron los temas, hasta que tras un buen rato de hacer música, abandonaron el escenario para volver a los pocos minutos con un cierre de concierto realmente brutal y es que para terminar de reventar la sala, decidieron regalarnos, nada más y nada menos que «Dystopia», «Watching Over Me» y el homónimo «Iced Earth», con los que se fueron dejando un genial sabor de boca y al menos, en mi caso, unas ganas tremendas de volver a verles…

En definitiva, una gratísima experiencia de la que únicamente saco algo negativo: La total falta de cuidado en la utilización de las luces por parte de la sala, sobre todo durante los periodos en los que los fotógrafos teníamos habilitado el foso, resultó bastante frustrante ver como la carencia de luces que habíamos sufrido durante nuestro momento, se convertía en un brutal espectáculo visual durante el resto del directo, especialmente durante Iced Earth. Por lo demás y en lo musical, salí encantado.

Texto y Fotos: F.R.García

Comments (1)
Add Comment
  • enrique

    Hola buenas noches, soy el iluminador de la sala Shoko, y sin que sirva de agravante, pedirte disculpas por esa «falta de atencion» en las luces que no es tal, en el 99% de los conciertos y sobre todo cuando la produccion es externa o pertenece a una gira me veo supeditado a seguir las pautas , y te aseguro que a rajatabla, del Tour manager de turno. Te aseguro que desde Shoko y desde mi persona deseo poder facilitar vuestro trabajo pero tambien deseo que comprendais mi posicion. Sin mas un saludo.