LEO JIMÉNEZ – Sala Penélope (Madrid) – 15/03/2014

La noche del 15 de Marzo se presentaba indecisa para los seguidores del metal nacional en Madrid. A pesar de haber 3 grandes propuestas de peso en la capital y la, en cierto modo, preocupación de que esto pudiera perjudicar a cualquiera de las bandas, afortunadamente el público respondió, llenando las diferentes salas en todos conciertos.

Para este reportaje nos centraremos en el que ocupaba la sala Penélope.

«Heavy Metal Orchestra», así presenta el vocalista Leo Jiménez la gira para celebrar los 20 años (¡que se dice pronto!) que lleva dedicado a la música.

Como sabéis, la música tiene la capacidad de producir sensaciones, sentimientos… Pero no todo el mundo tiene la capacidad de conseguirlo, por lo que haré la crónica partiendo de la base de que hay cosas difíciles de explicar con palabras.

Aunque su primera formación profesional oficial fue Saratoga allá por 1999, antes de eso formó parte de pequeñas bandas como Al Borde o Krysalida, donde compartió filas con el gran Pepe Herrero (que también se encontraba entre el público de la sala), con quien más tarde volvió a compartir andanzas en Stravaganzza. Además, Leo ha formado parte de otras bandas como 037, Supra o su proyecto actual, al igual que ha colaborado en numerosos grupos. Un total de 20 años dedicados a la música que hacen que, pesar de su juventud, Leo se haya convertido en parte de la historia del heavy metal nacional, siendo actualmente el mejor vocalista que tenemos. Y dado que comenzó siendo aún un crío, aun le queda mucha cera por dar.

La propuesta del show estaba clara. 2 bloques de versiones y un tercer bloque con temas de la carrera de Leo en las diferentes bandas que ha militado. Algo criticado por muchos y muy esperado por otros.

Haciendo homenaje al nombre de la gira, la banda saltaba al escenario muy elegante, y batuta en mano cual director de orquesta, Leo Jiménez daba el pistoletazo de salida a la noche.

La primera en sonar fue «Future World» de Helloween, seguida por uno de los que no podían faltar; «Neon Knights» de Black Sabbath. Y aunque Leo portaba una laringitis aguda, no tembló un segundo al versionar al gran Dio.

Después llegaba el momento ‘ trve’ de la noche con Manowar y su «Metal Warriors».

El ambiente se terminó de caldear con «Fear of the Dark» de Iron Maiden.

Durante toda la noche, los temas sonaron con una contundencia y calidad increíbles. Y es que, os recordamos que Leo está rodeado de una banda de grandes músicos a los que no deja de mencionar y agradecer su trabajo toda la noche. Antonio Pino y Rufo Cantero a las guitarras, Edu Fernández (con quien ya compartió grupo en Stravaganzza) al bajo, y Carlos Expósito (también compañero de Stravaganzza) a la batería.

Y con un sólo de éste último nos enlazaron a la siguiente ronda de versiones internacionales de la noche. Llegaba el turno de «Painkiller» de Judas Priest. Hace 10 años ya pudimos escuchar a Leo cantando este tema junto a Saratoga y la evolución y mejora es más que notable.

Magnifico trabajo de guitarras en el siguiente tema, «I’ll see the light tonight» de Yngwie Malmsteen antes de pasar a uno de los temas más potentes de la noche. Por todos es conocido que Leo es un gran seguidor de Pantera, así que no podía faltar en una noche tan especial un tema de ellos. Y huyendo de los típicos temas que se suelen versionar , la Penélope se vino abajo con «Domination»….increíble.

Suele ser habitual que en sus conciertos, la banda de Leo Jiménez toque algo de Metallica, y esta noche no iba a ser menos. Leo se colgaba también la guitarra para tocar «Enter Sandman».

Para terminar el primer bloque de la noche saltaba al escenario Diego, vocalista de los madrileños Rayz y con el que todos nos quedamos boquiabiertos. Junto a Leo, ambos cantaron «Territory» de Sepultura. Un duo bestial que esperemos podamos ver más ocasiones.

Llegaba el turno de pasar página, de hacer homenaje a algunos de nuestros grandes grupos. Y, como no podía ser de otra manera, Barón Rojo y su «Tierra de nadie» fue el primer tema nacional en sonar.

Una de las cosas que más me gustó del show fue la sensación general que había encima del escenario, y que lo transmitían a los que estábamos abajo. Era como una gran reunión de amigos en la que, entre tema y tema, Leo nos contaba que le unía (o les unía) a la siguiente canción que iba a sonar. Y contándonos ese «macarreo» que le llamó la atención siendo un niño viendo a Obús en la tele, sonó «Te visitará la muerte».

También hubo espacio para Ángeles del infierno. Y huyendo una vez más de los temas típicos, tocaron «Las calles de mi barrio».

La siguiente en sonar fue «El lago» de Mägo de Oz. Con una interpretación brillante en todos los sentidos. Una versión muy cuidada que sonó realmente bonita, destacando esas guitarras sustituyendo el violín. Y aunque no es fácil igualar al José Andrëa de aquella época, Leo Jiménez y su laringitis lo superaron con creces en uno de los mejores momentos de la noche.

Para sorpresa de muchos, Avalanch estuvo presente con, nada más y nada menos, que «Torquemada»….sin palabras. Contundencia pura que hizo que fuera una de las mejores canciones del concierto. Sublime toda la banda. «Torquemada» nunca ha sonado tan bien.

Y llegaba el turno del tercer y último bloque, lo que suponía que el final del concierto estaba un poco más cerca. Pero aun quedaba mucha noche.

La tercera parte del concierto lo formaban temas de los diferentes grupos en los que ha cantado Leo, y este setlist lo formaban los fans con peticiones a un mail que abrió la banda para ello.

La última parte de la noche comenzaba tranquila, muy tranquila. Y es que no había mejor manera de empezarla que con «Si amaneciera» aquella preciosa balada que Jero Ramiro compuso para Saratoga. Con el permiso de la banda de Leo, por un momento (y seguro que no fui la única), nos transportamos a aquellos tiempos y sobre el escenario podíamos ver junto a Leo, a Niko, Jero y Dani. Sin duda un momento muy nostálgico y una bonita sensación volver a escuchar ese tema.

Seguíamos con Saratoga para volver un poco más atrás en el tiempo. Al primer álbum que Leo grabó con ellos hace ya 15 años y que llevaba el mismo título que el siguiente tema. Hablamos, como no, de «Vientos de guerra», que sigue sonando con la misma fuera y levantando al público como siempre ha hecho.

Y volviendo al «Clan de la lucha», pudimos escuchar «Maldito corazón», antes de cambiar de banda.

A lo largo de su carrera, Leo ha participado en muchísimas cosas. Bandas propias, proyectos paralelos, colaboraciones puntuales…hasta ha hecho de actor!, pero sin duda, a nivel personal, hay una que destaca por encima de todas de ellas en lo que a lo musical se refiere. Esta fue la creación de una de las mejores bandas que ha dado el metal nacional. Hablamos, como no, de Stravaganzza.

Tal y como dijo Leo antes de sonar «Hijo de la luna» (su particular y brutal versión de Mecano), aunque parezca que no está, Stravaganzza está más fuerte que nunca. Últimamente se habla mucho de la banda. Esperamos que eso signifique que dentro de poco volvamos a tenerlos en la carretera y tengan el reconocimiento que merecen.

No podía faltar tampoco una de las colaboraciones habituales. Toda una bestia sobre el escenario, el gran Mero Mero de Cuernos de Chivo se subía para cantar con Leo «Impotencia», de aquel perfecto álbum «Sentimientos».

Cambiábamos el tercio a la par que avanzábamos en el tiempo….llegaba el turno de 037.

Una de las canciones más votadas para este se list fue la preciosa «El tiempo curará» en la que se subió el propio compositor de la canción, Tanke Ruíz del grupo Fiebre para hacer un bonito dueto junto a Leo.

Y como de colaboraciones iba la noche, no podía faltar una de las voces femeninas con más fuerza que tenemos, Patricia Tapia de KHY y Mägo de Oz para interpretar junto a Leo el tema «Volar».

Como suele pasar,lo bueno se acaba y llegaba el fin de la noche con «Tu destino», el único tema del último disco de Leo Jiménez que sonó durante toda la noche.

Casi 2 horas y media de pura tralla, calidad, emoción….de música.

Una propuesta diferente, muy trabajada y muy mimada. Homenajeando a los más grandes desde el más puro respeto y profesionalidad.

Para quienes esperen un simple concierto de versiones…se equivocan.

Para quienes esperen un habitual concierto de Leo Jiménez….se equivocan.

Esto es Heavy Metal Orchestra….tendrás que comprobarlo tu mismo.

Texto y Fotos: Nat Enemede

Comments (0)
Add Comment