MEMORIA DE PEZ + LA GRIPE – Sala Hebe (Madrid) – 28/02/2014

El 28 de febrero regresé al Hebe para ver, tras casi cuatro años, a La Gripe, grupo donde podemos encontrar a Jesús García y Juantxu Olano, quienes fueron batería y bajo de Platero y Tú. Junto a ellos Memoria de Pez, que siguen presentando su tercer disco “Tocar Madera”. Siendo uno de los grupos de fuera de Madrid que más toca en la capital (por supuesto por debajo de Vendetta Fucking Metal), tenía delito que no los hubiese visto antes.

Con unas pruebas de sonido, eternas, pesadas y que parecía que no iban a dar pie a que empezara el concierto, bastante cerca de las diez comenzaron La Gripe su actuación. Convertidos en terceto, llevaban sin actuar en la capital desde el En Vivo 2010, en un concierto que si bien apenas pasamos de la veintena las personas que los vimos, fue muy ameno. No puedo decir lo mismo de este.

Aunque el sonido fue mejorando a lo largo de los temas, en ningún momento se podría decir que fue bueno. Pese a que el Hebe no da mucho de sí, no fue para nada su noche con ellos. Si a eso le añadimos los constantes chistes de Juantxu entre canción y canción, carentes de gracia y fuera de lugar, nos encontramos ante un concierto para olvidar en la mayoría de sus partes.

No hay que olvidar que La Gripe grabaron un gran debut y que muchos de los temas que tocaron pertenecían a ese disco, “Empapado en sudor”, “Barrancos rocosos” (el más coreado de lejos), “Tu cálido aliento” o “Mil años”. Fueron mezclados con algunos del segundo, apenas destacables y si no conté mal, cuatro temas del que será su tercer disco, que probablemente hayan quedado empañados por el pobre sonido del que disfrutaron.

Para más inri, su guitarrista y vocalista Txema, rompió una cuerda, teniendo que hacer una parada, por suerte no muy larga, ya que Laka de Memoria de Pez le prestó su instrumento mientras se subsanaba el problema. En definitiva, un concierto descafeinado que para nada refleja la experiencia de la banda ni la calidad de muchos de sus temas.

Yo no voy a engañar a nadie diciendo que Memoria de Pez son un grupo que me encanta, en absoluto. Me gustan temas sueltos y el trabajo de su vocalista, Calvo, en el disco de Inconscientes, pero ya. Sin embargo al César lo que es del César, me tengo que quitar el sombrero ante ellos.

Memoria de Pez dieron un recital de como hacer bien las cosas. Sus miembros demuestran que cada concierto es algo especial, que si salen al escenario es para darlo todo y que no vale quedarse a medias. Así que desde el primer tema dejaron claro que son un grupo que no parece que lleve tres discos, sino una carrera de varias décadas.

Aunque detrás de este show habría horas y horas de ensayos y de planificaciones, derrocharon naturalidad a raudales. Laka y Calvo se bajaron de las tablas para tocar entre el público como si fuera la cosa más normal del mundo, y la respuesta del mismo ni que decir tiene que fue fantástica.

El Hebe decidió que la primera fila no estaba destinada ni a fans, ni a fotógrafos, ni a mí, que tiraré con compacta pero lo hago lo mejor que puedo, sino al personal del pub que iba y venía, así que poco a poco acabé relegado al fondo, entre un grupo de borrachos que se lo pasaban mejor que nadie, pero que en realidad no sabían a quien estaban viendo: “¿Estos quiénes son? ¿Despistaos?».

Podría hacer gala de buen lector diciendo los títulos que tenían escritos en su setlist, pero en realidad de los que tocaron no conocía muchos ya que mis conocimientos sobre la banda se quedan en el primer disco y temas sueltos. Aún así puedo destacar “Todo tuyo”, uno de los más cañeros, el cual en su versión de estudio cuenta con el Robe de Extremoduro al que no se echó de menos. Como sé que es habitual en ellos no faltó “Dentro de una botella”, del disco de Inconscientes (para el siguiente no queréis probar con “Sin querer” o “Luna”?). Y personalmente, el muy celebrado, subiendo a Juantxu al escenario, “Entre dos mares”, versión de Platero y Tú.

Como la Comunidad de Madrid nos trata como apestados a los que vivimos fuera de la zona A, después de “No quiero verte”, tuve que salir de la sala para poner rumbo a mi humilde morada. No sé los temas que me perdí, pero medio ya me parece demasiado, siendo algo que no soporto, así que de haber una segunda vez con Memoria de Pez, que seguirán sin estar en mi lista de reproducción pero sí en la de los grupos que tienen un directo excelente, espero que los horarios establecidos puedan cumplirse.

Texto y fotos: Alberto Sanz

Comments (0)
Add Comment