Bon Jovi: discursos y actuación de la formación original en la ceremonia de ingreso al Rock and Roll Hall of Fame

Desde hace unas horas, y junto a  Sister Rosetta Tharpe (dentro de la categoría Early Influences), Nina SimoneThe CarsDire Straits y The Moody BluesBon Jovi forma parte del Rock & Roll Hall of Fame, o Salón de la Fama del Rock & Roll.

Para la ocasión, se reunieron en Cleveland, ciudad donde tuvo lugar la ceremonia de ingreso, la formación original (sin contar a Dave Sabo), compuesta por David Brian (teclado), Alec John Such (bajista), Jon Bon Jovi (voz y guitarra), Tico Torres (batería) y Richie Sambora (guitarra), además de también estar su bajista desde 1994, Hugh McDonald. Una vez introducidos por Howard Stern, cada miembro dio un discurso, comenzando por Alec John Such:

Me di cuenta, pronto me di cuenta, de lo serio que era y [Jon Bon Jovi] tuvo una visión a la que quería acercarnos y estoy muy feliz de haber sido parte de ella. Mucha gente está aquí noche, lo sé, y voy a darles las gracias a todos los managers, agentes, personas de relaciones públicas, personal de la discográfica, familiares, road crew, os doy las gracias. Vosotros sabéis quiénes sois. Ser incluido en el Salón de la Fama del Rock & Roll es un gran honor. Gracias. Estos chicos son los mejores. Tuvimos tantos buenos momentos juntos, y simplemente no estaríamos aquí si no fuera por ellos. Los quiero hasta la muerte, siempre lo haré. Me gustaría introducir a Hughey McDonald.

Hugh McDonald:

Gracias, Alec. Guau. En primer lugar, mi mujer Kelly, mis hijos Morgan y Jake, os quiero. Estoy tan feliz de que estéis aquí para compartir este honor conmigo. Gracias a mi amigo y contable, Gary, quien me ha ayudado durante 40 años. Gracias a mi amigo Brian, que ha estado conmigo por más de 50 años. Salón de la Fama del Rock and Roll, gracias por la inducción. Jon Bon Jovi, gracias por ser tú. Gracias a los fans por vuestra devoción.

Richie Sambora:

Solo piensa que … piensa si puedes imaginar que esta mierda no hubiese funcionado con este tío, o este otro. Y estoy orgulloso de trabajar con estos tíos y ya sabes, canciones que encontraron el camino… porque te estás conectando con la humanidad y luego descubres más con la humanidad. Todos son más parecidos de lo que no son iguales… Primero tengo que agradeceros a todos en esta banda porque, creo, lo más difícil de hacer es encontrar cuatro chicos contigo que puedan hacer cualquier cosa, que trabajen duro. Será una locura, lo que sea que pase. Y lo hicimos durante mucho tiempo. Pero chico, fue divertido. Si escribiera un libro, sería del mejor momento que tuve.

Howard ya lo explicó por mí, y te agradezco, Howard. Y hay muchas personas para agradecer, y ya sabes, una carrera, siempre con una carrera larga como hemos tenido, y estoy muy agradecido. Quiero dar las gracias a mi mamá. Debo dar las gracias a mi hermosa hija. Sabes, todos, quiero decir, todos los presidentes de las compañías discográficas con los que hemos sido muy buenos amigos, hemos tenido la oportunidad de vincularnos realmente y hacer negocios. Haz música y haz felices a la gente en todo el mundo. Creo que de eso estoy realmente feliz. 130 millones de discos, 33 millones de personas delante de las que hemos tocado. Ninguno de ellos se fue sin una sonrisa. ¡Miles de sonrisas! Gracias. Tengo que agradecer a los fans, porque sin los fans… todas las noches salimos al escenario lleno de eso: 72000 fans. Nos dieron lo que necesitábamos. Les dimos lo que necesitaban. ¡Muchas gracias! ¡Tico Torres!

Tico Torres:

Debo decir … Howard, muchas gracias. Siempre me hizo reír. Soy bajito, pero trato de encontrarlo… De todos modos, es una bendición estar aquí. Debo dar las gracias a mi madre, también, y a mi padre que no puede estar aquí. Ella me apoyó como músico, diciendo “Haz lo que quieras y toca desde tu corazón”. Y honestamente, no lo entiendes tan bien. Así que mamá, te quiero, muchas gracias. Mi padre, Lenny. Mi padre tocó en los 30 y 40… Y así comenzó mi carrera como baterista. Estoy muy agradecido por estar aquí. Buenas y maravillosas noticias. No solo del pasado, el presente y la esperanza de venir mucho en el futuro. Estoy en este escenario con algunos de los mejores músicos con los que he trabajado. Richie. Él tiene un corazón y alma cálidos. Hugh McDonald. Alec, amo a Alec. Lo conocí y tocamos juntos desde que tenía 16. En 1969. Perdí mi virginidad. Quiero a Alec. Si no fuera por Alec, no creo que pudiera estar en esta banda. O cualquiera de nosotros, él era el rey. David, puedo decirlo una vez, el hombre más divertido que he conocido. El genio detrás de muchos abrigos.

Jon Bon Jovi. Cuando conocí a Jon, inmediatamente supe que quería todo lo que quería, lo que me hizo querer trabajar a más del 150 %. Y él es absolutamente el mejor líder con el que he estado, visto o trabajado. Estos tipos son familia, sí, y Howard sí contó algunas cosas que pasamos cuando éramos más jóvenes y lo curioso es que todavía estamos juntos. Tenemos una nueva lista de muchachos jóvenes que no están aquí. John Shanks, están tocando con nosotros pero no están en este escenario, pero yo quería incluir a John Shanks, Phil X. Son maravillosos, y creo que con todo esto, el hecho de que esto nos haya unido, no solo como seres humanos y músicos para poder tocar algo que tanto amamos, agradezco y rindo homenaje a todos estos caballeros, toda la pasión que surgió en este escenario, todo el futuro por venir. Quiero agradecer a mi familia, a mi hijo Hector, a Holly, a toda mi familia y amigos, especialmente a todos aquí … ha sido nuestro respaldo por el resto de nuestras vidas. Me gustaría presentarles a David Bryan.

David Bryan:

¿Qué tal? Esta noche es una celebración de un hito en un viaje musical increíble. Una celebración de un niño de siete años que tomó quince años de piano, piano clásico, debería decir. Me uní a Atlantic Expressway, la celebración de un joven de 21 años grabando el primer disco de Bon Jovi. Y la celebración del hombre de 56 años que se encuentra aquí esta noche. Cuando comenzamos, dijimos que lo haríamos sin importar qué. La pasión, la fe ciega, va más allá de nuestros sueños más locos. Y en 1983, nos fuimos en la camioneta de Tico. Y luego vino la gran gira. Un verdadero autobús de gira nos recogió en nuestra casa. Entonces Jon, Richie y yo, todavía vivíamos en casa con nuestros padres. Y Alec y Tico eran adultos, tenían casas reales. Entonces el autobús nos recogió. Este autobús valía 20 veces más dinero que toda mi casa. El autobús más sorprendente y brillante vino. Dijimos “está bien, es hora de irnos”, así que cogí todo mi equipaje y traje mi bola de bolos, porque soy de Jersey. No voy a usar una bola de carril. Necesito una verdadera bola de bolos. Así que traje mi bola, y luego Alec trajo su bola, y Richie trajo su bola. Así que recogimos nuestras cosas, pero tuvimos que volver a cada una de nuestras casas y dejar las bolas porque no había espacio en el autobús.

Crecimos como nadie, pero nos convertimos en alguien. Desde las calles de Nueva Jersey a las etapas del mundo, a mi propio viaje personal en Broadway y ahora a Cleveland, al Salón de la Fama del Rock and Roll. Quiero agradecer a los miembros originales, a los nuevos hermanos, a mi bella mujer, a mis hermosos hijos, a nuestros managers, agentes, road crew, equipos de grabación, equipos de vídeo, mis amigos y especialmente a todos los fans. Para un gran viaje que continúa sorprendiendo y prosperando. Gracias. Ahora, mi hermano, Jon Bon Jovi.

Jon Bon Jovi:

Gracias, gracias, gracias. Primero, quiero agradecer a Beth Stern no solo por traer a Howard aquí, sino por conseguir que se quede aquí. Y quiero agradecerle a Howard porque es el único hombre en Estados Unidos que cree que necesitaba un pasaporte para venir a Cleveland. Gracias. Mi querido amigo, es la verdad, él fue mi primera, mi única opción, para introducirnos esta noche.

He estado escribiendo este discurso desde que toqué la escoba por primera vez y canté en la parte superior de la escalera de la casa de mi infancia. De hecho, lo he escrito de muchas maneras, muchas veces. Algunos días escribo el discurso de agradecimiento, otros días, escribo el discurso de “iros a la mierda”. Escribirlo fue, de hecho, terapéutico para mí en muchos sentidos. Ciertamente, veo las cosas de manera diferente esta noche de lo que hubiera hecho hace 10, 20 o 30 años. Pero al final, todo es tiempo. Se necesitaron muchas personas para que estuviéramos aquí esta noche y no todas eran estilistas.

Mira, fui introducido a la música por primera vez a los siete años cuando mi madre trajo a casa una guitarra que había intercambiado junto con un disco de Kenny Rogers Learn to Play Guitar. Cuando era niño, mis padres me llevaron a clases donde este tipo estaba en un pequeño cubículo, fumando una pipa. Abrió el libro con un montón de escalas y torturó a los niños con su humo y su falta de interés. Después de un par de semanas lo dejé, bajé la guitarra al sótano, convenientemente haciendo una clavija de ajuste.

Esa guitarra quedó en la oscuridad hasta que tenía alrededor de 15 años y un hombre llamado Al Paronella se mudó a nuestro vecindario. Al ha tocado en salones y bodas. Él era un gran tipo, un hombre de familia. Se interesó en un par de niños del vecindario de los Estados Unidos y nos enseñó un par de canciones. El estilo de enseñanza de Al era muy diferente a la de la pipa de fumar y tocar escalas con de media hora de la siesta en el centro comercial. No aprendí rápido. No lo hacía bien, pero Al me mostró la magia de una canción. Primero, fueron The Animals, una versión de “House of the Rising Sun”. Pasamos por eso y luego fue Thin Lizzy y “The Boys are back in town”.

La verdad es que hice un trabajo mediocre en la práctica, pero volví y después de un par de semanas, Al perdió su actitud gua y dijo: “No me hagas perder el tiempo. Si no sabes esto ahora semana, hemos terminado “. Funcionó porque practiqué todos los días. Al falleció en 1995, las iniciales AP han sido talladas en mi guitarra desde entonces y sirven como un recordatorio para practicar todos los días. Le doy las gracias a Al.

Quien tocó en un garaje sueña con estar en una gran banda de rock y yo no era diferente. Comencé en el sótano de mi amigo y en el patio trasero. Tocamos en el concurso de talentos local, quedamos en segundo lugar, trabajamos para tocar en bailes y luego en clubes donde pudimos ver lo que pensamos que era el gran momento. A los 17 años, comencé una gran banda de diez miembros llamada Atlantic City Expressway tocando canciones de mis héroes de la infancia, The Animals, Thin Lizzy, por supuesto, pero especialmente Bruce Springsteen. David Bryan estaba en esa banda. Solía ​​hacer su tarea en el sótano de Fast Lane antes de tocar en nuestro set y quiero tomar un momento aquí para dar las gracias al padre de David, Big Ed, porque sé que está aquí esta noche mirándonos, así que gracias, Big Ed, para su banda, por animarnos.

A los 18 años, ya podía ver que había dos caminos hacia la música: o tocar por diversión o tocas para siempre. El circuito de la banda de versiones era donde estaba el dinero o las chicas, pero no el futuro, así que dejé mi propia banda de versiones y me uní a una banda original como su vocalista principal. El resto no duró mucho, pero aprecio mucho a Jack Ponti, de quien era la banda, por haberme acogido y enseñado.

Para el otoño de 1980, ya no estaba en la escuela secundaria, estaba fuera de todo, estaba al frente de mi propia banda cuando y donde podía, y hacía recados en un lugar llamado Power Station. Los próximos dos años fueron mi universidad: escribir, cantar, tocar, mirar, aprender, repetir. Vi a muchos de los hombres y mujeres que componen este Salón de la Fama entrar y salir de esos estudios: los Stones, Queen, Bowie, Bruce, Dylan, Cher, Chic. Hice palmeo en un disco de Little Steven y canté en el disco navideño de Star Wars. Recuerdo que Mark Knopfler, que estaba saliendo con el gerente del estudio en ese momento, me pidió que le prestara una copia de su álbum, Making Movies. Le dije que se lo prestaría si me lo firmaba. Todavía tengo ese álbum y sigo siendo un gran admirador de Dire Straits. Gracias, Mark y Dire Straits.

En 1982, había escrito y grabado un montón de canciones, pero una de ellas se destacó. Una llamada “Runaway”. Después de enviar ese cassette a cada sello, a cada manager en el que podía pensar, pensé: “¿Quién es el hombre más solitario en el negocio de la música? El DJ. Había una nueva estación en la ciudad de Nueva York llamada WAPP. Era tan nueva que ni siquiera había una recepcionista, así que pude entrar y llamar la atención de John y el DJ, Chip Hobart. Le conté acerca de la canción en el cassette y la frustración de no conseguir que ninguna discográfica la escuchará, pero Chip sí escuchó y me dijo que pensaba que debería incluirse en su discográfica.

Unos meses más tarde, “Runaway” estaba sonando en la radio no solo en Nueva York, sino también en Tampa, Chicago, Detroit, Denver y otras partes. Ahora, tenía toda la atención que necesitaba, pero necesitaba mostrar las canciones. Lo que necesitaba era una banda.

Entonces, llamé a David. Todavía estaba tocando, pero también iría a la universidad para ser un médico como su agradable madre judía dijo que debería. Conocí a Alec Such, él estaba en una banda de versiones llamada Phantom’s Opera. Alec era la estrella de rock en su banda. Alec también estaba en una banda original llamada Message con Richie Sambora. Estaban haciendo una gira veraniega abriendo para Joe Cocker y promocionando su propio EP. Y Alec conocía al baterista más duro de la tierra, Tico Torres. Lo juro, en el Fast Lane, una vez vi a Tico golpear un tambor hasta la muerte. Era el mazo más duro que había visto en mi vida. Tico ya era un hombre casado, tenía una casa, estaba en una banda llamada Frankie and the Knockouts, ya estaba en el camino con un contrato discográfico y hits individuales, y yo necesitaba convencerlo de que dejara eso para ensayar en la tienda y tocar con una versión de 21 de mí. Una parte de mí no pensó en ninguna posibilidad, el resto de mí tenía mucha confianza, así que el domingo fui a su casa y le toqué las canciones, le conté sobre la exposición de radio y esperé que él pudiera ayudarme. Tico me dio una oportunidad y he sido su cantante desde entonces.

Entonces, Tico, Alec y Dave Sabo, quienes tocaron en Skid Row, me ayudaron y condujeron a un par de shows promocionales. Y una noche en el Fountain Casino de Aberdeen, Nueva Jersey, Alec invitó a Richie Sambora a que viniera a vernos tocar. Richie vino detrás del escenario y nos llevamos bien. Cuenta la leyenda que me dijo que iba a estar en la banda y le dije: “Bueno, vamos a juntarnos y escribir un poco. Veamos si nuestros estilos funcionan. Veamos si funciona para la visión”. No tardé ni un minuto en darme cuenta de que Richie era un gran cantante, un gran escritor y un gran guitarra, y no tardó demasiado en aceptar unirse a nosotros.

El éxito de “Runaway” condujo a un acuerdo con PolyGram que firmé en 1983 y la discográfica sigue siendo nuestro hogar hasta el día de hoy. Con la banda a mi lado, un contrato de grabación en el lugar y una canción en la radio, era hora de buscar un manager. Varios de ellos mostraron interés, cada uno ofreciendo algo único, pero Doc McGhee simplemente lo quería más. Y recuerdo que en el 83 entrando en una tienda de discos con él hablando de música, mirando portadas de álbumes y programas de giras, hablamos sobre mis influencias y los grandes nombres del momento como Van Halen, como Journey. Él me dijo que podíamos ser como ellos, solo que más grandes. Él lo creyó. Yo le creí. Firmé ese trato.

El disco salió en 1984 y “Runaway” consiguió el Top 40. Recorrimos los EE. UU. con los Scorpions y luego fuimos a Europa con Kiss y luego a Japón por primera vez con Whitesnake. Aprendimos a conquistar a una multitud que no conoce tu nombre, que no conoce tus canciones, ni siquiera entiende tu idioma, todo en 40 minutos o menos, así que a todos aquellos que nos permitieron abrir y aprender de ellos en la carretera, le doy las gracias.

En el ’85, nuestro segundo disco tuvo un par de los éxitos Top 40 y otro año más escribí otro disco de American Gold que nos preparó para el tercer álbum, Slippery When Wet. Ese disco cambiaría nuestras vidas. Hubo la combinación mágica de nuestra banda, Bruce Fairbairn, Bob Rock, Desmond Child, nuestro chico de A & R, Derek Shulman, Doc, un estudio poco conocido llamado Little Mountain en la ciudad de Vancouver. Nada volvería a ser lo mismo. “You give love a bad name”, “Wanted Dead or Alive”, “Livin ‘on a Prayer”. Comenzamos a tener éxitos consistentes y finalmente nos convertimos en cabezas de cartel. Y todos los que estuvieron involucrados en ese disco y la gira sacaron lo mejor de sí mismos, el uno del otro. Muchos millones de discos y cientos de shows más tarde se convirtieron en el álbum New Jersey y millones de discos más, cientos de shows más, el mismo equipo, los mismos resultados. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, casi nos mata, pero vivimos para ser más fuertes, así que gracias a todos los que ayudaron a escribir ese capítulo. A Bruce Fairbairn, que produjo Slippery y New Jersey, gracias por su confianza, su fe, su paciencia y su amabilidad. Tu recuerdo vive cada vez que escuchamos esos discos, y gracias Doc McGhee por ayudarnos.

En 1992, la música rock tuvo la patada en los dientes que necesitaba con la escena de Seattle. El movimiento del grunge fue un punto de inflexión en muchas de las carreras de mis compañeros. Los grandes y felices himnos de los años ochenta habían pasado de moda y había muchos que pensaron que lo dejaríamos. Luego abrí Bon Jovi Management con Paul Korzilius. Cierta gestión, ciertamente, no era la más moderna que un artista puede hacer, pero gracias a Paul, BJM tuvo una muy buena carrera de 25 años.

Pasó el tiempo y Keeping the Faith reinventa la banda, seguimos teniendo éxitos, y ahora estamos tocando en los estadios más grandes del mundo. Alec deja la banda y Hugh McDonald se une a la gira. A medida que los años 90 se terminaban, escribimos el siguiente capítulo de nuestra carrera. Llamamos en el nuevo siglo y nos presentamos a una nueva generación con “It’s My Life” y el disco de Crush.

En 2005, Jack Rovner se une al equipo y desafía el status quo. Con la ayuda de Jack, la banda gana un Grammy y planta las semillas de lo que finalmente se convierte en la JBJ Soul Foundation. John Shanks, nuestro productor, colaborador, sistema de soporte “tiene un buen día” (Have a Nice Day). Richie y yo continuamos escribiendo “Who Says You Can not Go Home”. Somos la primera banda de rock en tener un single country en el número uno. Luego son tres álbumes más número uno seguidos, Lost Highway, The Circle, What About Now, las cosas van realmente increíblemente bien, así que si este esuno de esos episodios de Behind the Music, aquí es donde termina la mierda.

Entonces, durante el tour Because We Can, Richie ya no está a mi lado. Una vez más, Phil tiene que coger su teléfono y responder a la llamada. Tico, no tiene una, sino dos, cirugías de emergencia y actualmente tenemos un baterista sustituto que se sienta para 11 shows de estadio. Una noche miro 80,000 caras en Rock in Rio y me vuelvo hacia David y pienso: “Mierda, estoy de vuelta en una banda de versiones”. Hugh, ahora Phil, eventualmente Tico, David, y yo toco otros 105 shows y todavía logro tener los engranajes en alto.

Para 2014, 2015, estoy lidiando con el desorden de las compañías discográficas, así como con la partida inesperada de mi compañero creativo y guitarrista. Mi roca, mi abogado, mi padrino, él se enferma y tiene que retirarse. Hubo mucha pérdida durante este tiempo, mi voz ya no tiene interés en trabajar para mí. Te lo juro, mi guitarra me hizo una peineta. Entonces, parafraseando a Malcolm X, mi mujer me recordó que no hay mejor lección que la adversidad. Y busqué ayuda en cualquier lugar donde pudiera encontrarla, tanto profesionales como guías espirituales en la forma de mis ángeles. Todos me ayudaron a volver a armarme. Entonces, cuando volvimos al estudio en la primavera de 2016, fue un renovado sentido de orgullo y propósito y terminamos grabando en el mismo estudio en el que solía ser un pringado en 1980. El mismo estudio donde firmé el contrato de grabación con PolyGram en 1983 y donde extendimos ese trato en 2015. Y esta vez, fue como la primera vez, hubo una exuberancia y una alegría que se puso en cada nota que había porque había una sensación de una banda trabajando junto con algo que decir.

This House is Not For Sale. David, dio un paso al frente y llenó las lagunas creativas y emocionales que quedaron atrás. Siempre has estado ahí para mí, pero en este disco, estabas doblemente allí, y te agradezco. Tico, trajiste a Billy Falcon, pusiste tu corazón en este disco. John Shanks produjo cada nota en este disco con orgullo y con la urgencia de entregarme lo que necesitaba, lo que quería, lo que representaba. This House is Not For Sale entró en las listas en el número uno.

Y eso nos trae aquí, entre la clase de 2018 para entrar al Salón de la Fama del Rock and Roll. Gracias a todos los artistas por una experiencia increíble. Ser parte de este increíble viaje durante los últimos 35 años y que todos los fans que apoyaron a esta banda compartan este honor conmigo porque nada de eso es posible sin que todos vosotros nos guiéis.

Hay tantos de vosotros aquí que quiero abrazar y quiero dar besos y quiero dar las gracias. Sin mis padres, no habría yo. A mis hermanos, Matt y Tony, que siempre han estado a mi lado, mi padrino, mi protector, a Paul Korzilius, el único hombre que quería conmigo, gracias, Paul. Para Obie O’Brien, mi mejor amigo. A Mike Rue, un hombre de la derecha durante los últimos 20 años que me ha dado lo mejor cada día. Desmond Child, amigo mío, me has enseñado muchas cosas en el camino, gracias por tus talentos… David Massey, eres un honor. Siempre has creído en nosotros y nos has apoyado a lo largo de nuestro disco, a nuestra familia de 35 años, gracias. Agradezco a Ken Sunshine y Tiffany Shipp, aparte de enseñarme palabras en yiddish como mensch y schmuck, sois el equipo que siempre ha mantenido la palabra y siempre cumple. John Sykes, amigo mío, tu apoyo inquebrantable a lo largo de mi carrera no se puede comparar. Robert Norman, Alison McGregor, Chris Dalston y todos los CAA, pero especialmente Rob Light, que simplemente se negó a aceptar un no por respuesta, luchaste por esto, has estado en mi esquina siendo mi agente durante más de 25 años. Para mis hijos, Stephanie, Jesse, Jacob y Romeo, sois mis mejores éxitos. Gracias. Y a mi mujer, Dorothea, eres mi todo. Eres el mejor regalo que Dios me pudo haber dado. Estás allí cuando respiro y solo quiero preparar tu té y decirte cuánto te quiero por siempre.

Y finalmente, el final de mi discurso. Lo sé, lo sé, ya es hora. Y ese ha sido el tema de nuestro fin de semana, así que todo depende de cómo lees esas palabras, “ya es hora”, porque el tiempo es el bien más preciado que tenemos. Agradezco a mis estrellas de la suerte por el tiempo que tengo que pasar con cada uno de ustedes, Alec, Richie, Hugh, Tico, David, para vosotros, para nosotros, para todos ustedes, esta noche la banda que veis que acordó hacerme un favor, así que puedo darles las gracias por hacer realidad este sueño.

Y además os dejamos con toda la ceremonia y actuación de la banda:

bon jovi

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close