Crítica: Hellyeah – Welcome Home

Los estadounidenses Hellyeah están de vuelta tras más de tres años desde su último Unden!able y vienen pisando fuerte con su Welcome Home, el cual fue estrenado el pasado 27 de septiembre. Esta pieza se ha convertido en una muy especial debido a que es el último álbum en el que se podrá escuchar la tan característica forma de tocar la batería de Vinnie Paul. El tan amado músico se reunió con su hermano en junio del año pasado, pero no sin antes terminar de grabar sus últimas notas para dicho disco.

Welcome Home lo forman 11 canciones variopintas, donde Chad compuso 6 de esas letras en memoria a su querido amigo, intentando que fuesen lo más perfectas posibles para hacer que se sienta orgulloso allí donde esté. Así que estamos ante un álbum lleno de sentimientos encontrados que se superponen los unos a los otros. Y sin más dilación, adentrémonos en materia.

Las tres primeras canciones no nos pillan de sorpresa ya que constan de videoclips y ya las habíamos escuchado con anterioridad, aunque esto no quita que ver vídeos siempre tiene una reacción distinta a escuchar todo el disco al completo. “333” abre de manera abrupta el CD: aquí no hay intros ni dilaciones que valgan, se va al grano y punto. El primer minuto me resulta caótico mientras mi cerebro trata de asentarse para analizar todo lo que se escucha y tanto cambio rítmico de repente (literalmente ha sido la misma reacción a cuando escuche mi primera cancion de Meshuggah). Pero bueno, a medida que la canción avanza todo cobra más sentido y se torna en un conjunto muy potente donde te incitan a seguir el ritmo y cantar el estribillo aunque no lo busques. “Oh My God” es otro muy buen tema que lleva consigo ese sonido combinado de Pantera con Mudvayne creando un estribillo bastante “groove” de esos que tanto gustan. El ritmo de la batería y los redobles complementa de muy buena manera el conjunto y la lírica “I’m the bullet, he’s the gun” (yo soy la bala, él es el arma) ya que parece que se trate del sonido de disparos.

Nos adentramos con una más tranquila, entre comillas, “Welcome Home” que consta de una letra muy potente, muy bien elaborada y sentimental, ornamentada con una música un tanto más simple pero que crea una atmósfera ideal para lo que la canción pretende transmitir. Eso sí, un vez más con sus altibajos de agresividad y melancolía caminando de la mano. Sin duda alguna, esta es mi preferida y me da escalofríos cada vez que la escucho. “I’m The One” baja un pelín el listón de sus hermanas y da paso a “Black Flag Army” con un estribillo al más puro estilo Pantera. Una canción muy potente y dinámica que vuelve a subir el listón del CD.

Proseguimos con el sexto corte “At Wicks End”, el cual no es que sea mi favorito que digamos, no sé porqué, pero en esta estrofa principal la voz me taladra el cerebro y me parece un tanto irritante. A parte de eso, continua con ese poderoso groove que tanto nos gusta a sus seguidores. Las animadas y “buen rolleras” “Perfect” y “Bury You” dejan un buen sabor de boca evocando esa energía que te hace sentir que te puedes comer el mundo al más puro estilo metal de finales de los 90’ principios de los 2000.

Llegamos así a “Boy” y a su interminable letra. Esta canción es muy potente y desprende un aroma a la buena época de Mudvayne. Este corte emprende un ritmo más acelerado, preparandote para su agresivo estribillo, como cuando estás en ese instante justo antes de que empiece un wall of death. “Skyy And Water” es un tema tranquilo, melancólico y acústico, que hace desaparecer toda ese energía descargada con anterioridad, como cuando una tormenta se desvanece y los primeros rayos de sol aparecen en el cielo, haciendo de puente para acabar con “ Irreplaceable”. Esta última, no es una canción como tal, sinó que tras unos treinta segundos de silencio se escucha a Vinnie decir “A good time is a good time, a bad time is a bad time, and a wonderful time is irreplaceable” (que en español vendría siendo “un buen momento es un buen momento, un mal momento es un mal momento y un maravilloso momento es irremplazable). Me ha parecido simplemente sublime esta forma de concluir la obra.

Esta es una de esas bandas en las que no sabría en qué categoría meter. Hellyeah es simplemente Hellyeah. Tiene un sonido característico y que solo ellos tienen. Tiene un aura a su alrededor que los hace fácil de reconocer y siempre aflora tres sentimientos en mí: melancolía, rabia y fuerza. En mi opinión, no considero que la banda haya hecho un gran salto en evolución compositiva con este último álbum, pues se ha seguido los mismos pasos de Unden!able y de Blood for Blood. No es un disco que me sorprenda, pues era exactamente lo que me esperaba, pero es un buen disco al fin y al cabo. Tiene temas muy buenos y que sin duda se nota que han sido muy bien trabajados y pensados, como es el caso de “Welcome Home” o “Oh My God”, recordando a sus míticas ya “Moth” o “Hush”. Cabe añadir, que las letras han sido muy elaboradas (más de lo normal, me atrevería a decir) y una vez más le dan un plus a las canciones.

hellyeah welcome home

Formación

Chad Gray: voz
Tom Maxwell: guitarra
Christian Brady: guitarra
Kyle Sanders: bajo
Vinnie Paul: batería

Tracklist

1. 333
2. Oh My God
3. Welcome Home
4. I’m The One
5. Black Flag Army
6. At Wicks End
7. Perfect
8. Bury You
9. Boy
10. Skyy And Water
11. Irreplaceable

Tamara Llenas

9
  • Puntuación 9

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close