Crítica: Lacuna Coil – Black Anima

Regresan Lacuna Coil, tras tres años desde la edición de un disco tan sublime como fue Delirium y la celebración por todo lo alto de su vigésimo aniversario, con un show espectacular en Londres recogido en The 119 show: Live in London, la edición de su libro Nothing Stands in Our Way y la edición limitada de la caja The Presence of the Past (XX Years of Lacuna Coil) con toda la discografía completa de la formación italiana.

La tropa comandada por Cristina Scabbia y Andrea Ferro vuelven dispuestos a seguir mostrando esa línea ascendente que empezaron hace cinco años con Broken Crown Halo y que desde entonces nos ha dejado cada vez canciones más oscuras, más potentes y con una subida de calidad espectacular, una segunda juventud para la banda italiana que se confirma en este Black Anima.

Según la propia banda, este Black Anima es una evolución de Delirium, algo que se puede notar desde el comienzo del disco, cuando vamos a ver que ese sonido oscuro y contundente que lograron en su anterior trabajo discográfico ha ido un paso más allá para reforzar esa sensación, generando también el ambiente perfecto para exponer los temas que han querido tratar a nivel lírico en este álbum, temas propios de la condición humana como venganza, muerte, justicia, positivismo…

Empieza el disco con “Anima Nera”, una introducción de casi dos minutos y medio que sirve para ir calentando motores a base de sintetizadores y la voz de Cristina Scabbia, una forma interesante de comenzar un disco huyendo de la típica introducción puramente instrumental y también del uso de un tema contundente, haciendo una canción que en definitiva es lo que es, una introducción, pero algo más elaborada de lo habitual, lo cual es muy de agradecer, y de paso nos sitúa rápidamente en esa atmósfera que la formación italiana pretende crear para este disco, esa sensación de oscuridad que desprende la canción es palpable casi desde el inicio, y se refuerza a las mil maravillas con el uso del teclado y de la guitarra.

El primer asalto con la artillería pesada al completo lo realiza “Sword of Anger”, un corte que se inicia con Andrea Ferro haciendo gala de esa privilegiada garganta que nos viene mostrando en los últimos discos, haciendo unos guturales marca de la casa para dar muestra clara de por qué este disco es una evolución de Delirium, pues los primeros acordes me han recordado a su anterior trabajo, lo que da clara muestra de la línea continuista que han adoptado para este álbum, y creo que ha sido un completo acierto. Un despliegue de fuerza descomunal por parte de la sección instrumental de la banda que llega al clímax más absoluto con la entrada de Cristina Scabbia y con un estribillo sensacional, logrando un corte espectacular que engancha desde el inicio, pero desde luego el trabajo que resalta sobremanera (el trabajo de toda la banda es una verdadera maravilla en esta canción) es el de un cantante espectacular como el ya citado Andrea Ferro y la clase magistral del uso de la voz que nos imparte en apenas 4 minutos que dura el tema.

Seguimos este viaje con “Reckless”, una canción que desde el inicio muestra una línea de bajo que me ha fascinado, llevando gran parte del peso instrumental de la canción y jugando a las mil maravillas con las guitarras. A nivel vocal en este corte vamos a cambiar el principal protagonista, pues el turno de lucir todas las cualidades que atesora en su garganta es de Cristina Scabbia, que lleva a cabo un trabajo sublime, con un juego de tonalidades muy interesante y manejando a las mil maravillas su registro para dar el máximo y lograr un tema que, de nuevo, es una verdadera maravilla por parte los italianos, con una ambición clara y una calidad incuestionable.

Un comienzo potente es lo que nos encontramos con los primeros acordes de “Layers of Time”, la canción más potente en este primer tercio del disco, sobre todo visible en una base rítmica que desprende fuerza por doquier. Unas guitarras sumamente agresivas se unen a los guturales para dotar de aún más contundencia al tema, y desplegar un maravilloso estribillo que parece ser la calma en mitad de la tempestad. El juego de batería es realmente espectacular, manejando los cambios de ritmo con una facilidad casi pasmosa, haciendo unos cambios que pueden parecer un poco bruscos pero que aportan mucho a esa contundencia que adquiere la canción. El pasaje que nos encontramos al encarar el último tercio del tema, donde durante unos instantes solo tenemos guitarra y voz femenina es una auténtica delicia musical. Un corte muy completo y con el sello de Lacuna Coil claramente reconocible en cada segundo de duración de este tema.

Encaramos el ecuador del disco con “Apocalypse”, una canción que, al menos a mí, me ha recordado y mucho a la parte más clásica de la formación italiana, recordándome a aquéllos tiempos de Comalies o Karmacode, con un ritmo más pausado respecto a los cortes anteriores, con un sonido de guitarra bastante más melódico y con un juego vocal maravilloso, sin renunciar a algunos elementos de esta etapa más actual de la formación, como la presencia de guturales (algo que apenas se veía en los tiempos de los discos citados en estas líneas), una especie de conexión con el pasado que se agradece, y no por ser un nostálgico de aquéllos tiempos, pues como ya he dicho previamente, Delirium me pareció una obra maestra; se agradece por ver esa muestra de que, si quieren y la canción lo pide, son capaces de volver a esos discos que también nos han dejado canciones inmortales en el repertorio de los italianos, algo, esto de volver a conectar con un sonido tan lejano, que a veces parece casi imposible, y que sin embargo han logrado sin ningún tipo de problema. Sencillamente: chapeau.

“Now or Never” arranca de una forma tan melódica que la entrada de los guturales y el paso a la artillería pesada pilla casi por sorpresa, desatando una tormenta sonora en toda regla. El juego entre voces limpias y guturales que desempeña Andrea Ferro es muy interesante, sin perder de vista la contundencia que ofrecen las guitarras en este corte, el trabajo espectacular que realizan tanto la batería como el bajo, y el aporte, siempre maravilloso, de Cristina Scabbia, haciendo esos estribillos que suenan de maravilla. Una canción que de nuevo realiza un despliegue en el que no se guardan nada en el bolsillo, con el fin último de lograr una de esas canciones que acabe por convertirse en uno de los himnos, de las fijas en los set-list de ahora en adelante, y desde luego el tema tiene todos los elementos necesarios para que así sea, ya que de nuevo muestra una completitud fuera de toda duda, con una complejidad a tener en cuenta también y unos giros (hay un giro espectacular en la voz femenina) muy trabajados y muy bien estructurados, un trabajo de matrícula de honor.

La siguiente en la lista es “Under the Surface”, y si con “Apocalypse” hablaba de esa conexión con el sonido más clásico de la banda, “Under the Surface” es la otra cara de la moneda, una explosión del sonido más actual de Lacuna Coil, mostrando todos esos elementos que han ido incorporando en los últimos trabajos hasta tener este sonido tan particular que muestran desde hace relativamente poco tiempo. Un cóctel sonoro interesante, potente, con un juego vocal entre los dos cantantes exquisito y con un resultado magistral, una canción que tiene todo lo necesario para funcionar a las mil maravillas en los directos y ser de las más aclamadas por el respetable, al menos para mí ha sido de las mejores del álbum, y eso que tenemos entre manos un disco que pone realmente difícil elegir una canción por encima de otro, ya que el nivel en general es muy alto, pero esta me ha gustado por ser directa, cañera, con mucho ritmo y por el juego vocal que desempeñan Cristina Scabbia y Andrea Ferro.

“Veneficium” se inicia con una muestra de calidad y poderío vocal por parte de Cristina Scabbia que me ha parecido espectacular, cantando de una forma que pocas veces se le ve usar dando pie a un tema con un ritmo lento, pausado, algo pesado (en el buen sentido), con un bajo poderoso y unas guitarras que generan un ambiente oscuro y muy apropiado para el despliegue vocal que vamos a ver por parte de ambos cantantes, mostrando de nuevo una canción muy completa con un buen puñado de recursos muy bien empleados, logrando así seguir manteniendo este disco en un nivel muy alto, con una canción soberbia, sin salir de esa línea de poner muy difícil destacar una por encima de las demás, sí diría que esta está en el podio de las mejores, si es que no es la mejor a nivel técnico. Llegados a este punto me arriesgaré a decir que posiblemente nos encontramos ante uno de los mejores discos de la historia de Lacuna Coil, porque si en su momento pensé que sería difícil superar el nivel marcado con Delirium, con este Black Anima ya tengo claro que lo han hecho y además haciendo que pareciese fácil lograrlo.

Entramos en el tercio final con “The End Is All I Can See”, una canción que se inicia con un sonido algo diferente, tirando de recursos para lograrlo sin salir de ese sonido tan característico que tienen los italianos. La línea de bajo es realmente sublime, quizá la más potente del álbum para este instrumento. Con una atmósfera que se torna aún más oscura (dentro de que estamos calificando la atmósfera del disco, a nivel general, como oscura) para tener un corte con cierto toque exótico, apreciable tanto en las guitarras como en la voz femenina, con cierto aire casi seductor en las estrofas. Los estribillos están muy trabajados para lograr un resultado excepcional y dejar registrado otra gran canción en un disco superlativo.

“Save Me” se inicia con unas guitarras sublimes que actúan solas durante unos segundos, hasta que un par de golpes de caja dan paso a todo el arsenal sonoro del que disponen los de Milán para deleitar al mundo con otra canción que tiene esa reminiscencia de tiempos pasados en su sonido pero cogiendo de su faceta más actual la parte que afecta a la guitarra y al bajo, siendo más potentes de lo que solía ser en esos discos clásicos citados unas líneas más arriba, haciendo esa simbiosis perfecta entre pasado y presente con vistas al futuro. Una canción pegadiza, con gancho, fuerza y un resultado espectacular de nuevo, un gran trabajo para lograr una canción de las de reproducir en bucle durante un rato.

Cierra el álbum el corte que le da título, “Black Anima”, de nuevo recurriendo a un inicio muy tétrico ayudado por un teclado que le da esa dosis extra de oscuridad y una entonación por parte de Cristina Scabbia adaptada a las mil maravillas a lo que requiere la canción, así como por parte de Andrea Ferro también vamos a poder apreciar un trabajo vocal destacable en este corte, donde de nuevo vuelven esos guturales desgarrados tan característicos del italiano. Una canción que mantiene durante toda su duración esta atmósfera logrando así el cierre perfecto para este disco.

Un trabajo soberbio por parte de la banda de Milán, donde han logrado hacer patente esa evolución de la que hablaba al principio de este texto, consiguiendo además algo que, como comentaba previamente, es complicado de lograr, que es una simbiosis perfecta entre un sonido empleado en el pasado y el sonido empleado en la actualidad, pero Lacuna Coil ha logrado realizar esto a la perfección, mostrándolo a lo largo del disco y siendo especialmente apreciable en determinados pasajes del mismo. Un trabajo excelente que nos deja un disco espectacular, posiblemente uno de los mejores de la trayectoria de la banda italiana, y eso que hablamos de una formación que tiene auténticas joyas en el mercado.

lacuna coil black anima

Formación

Cristina Scabbia: voz
Andrea Ferro: voz
Marco “Maki” Coti-Zelati: guitarra, bajo, teclados y sintetizadores
Richard Meiz: batería

Tracklist

1. Anima Nera
2. Sword of Anger
3. Reckless
4. Layers of Time
5. Apocalypse
6. Now or Never
7. Under the Surface
8. Veneficium
9. The End Is All I Can See
10. Save Me
11. Black Anima

Adrián Jiménez

9.5
  • Puntuación 9.5

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close