Crítica: Mayhem – Daemon

El nombre de Mayhem siempre irá inevitablemente asociado a Dead, Euronymous y Varg, pero mucho ha pasado desde aquella época, y pese a todo lo acontecido los noruegos han sabido seguir adelante, prueba de ello es Daemon, nuevo trabajo de estudio de la banda que mediante el sello discográfico Century Media Recordspromete envolvernos de nuevo en ese halo de la vieja escuela quelos blackmetaleros iniciaron hace ya más de tres décadas.

Esa superación musical de la que os hablaba se hace patente ya desde el comienzo con “The Dying False King”, piel de gallina desde el minuto uno gracias a punteos y riffs de la vieja escuela, creados y ejecutados con malévola supremacía, un Attila en plena forma dominando cada registro, ya sea gutural o limpio, con magistral destrezay la habilidad de encajar los tempos escrupulosamente, cual engranaje de maquinaria relojera, deleitándonos con pasajes violentos entremezclados con otros macabramente atmosféricos.

Vomitando azufre y blasfemias “Agenda Ignis” nos arrolla con la brutalidad con la que se inicia, para dar paso a un juego de tiempos que nos conducirán al límite de la enajenación, creando un angustioso estado de ansiedad en sus fragmentos ralentizados, disparando todas nuestras alarmas de peligro internas, las cuales se verán corroboradas con la ascensión de los ritmos, aniquilando cualquier atisbo de cordura que pudiera permanecer en nosotros.

La rabia emanada por “Bad Blood” nos sume en un estado agresivo, transformándonos en un artefacto a punto de detonar, debido en su mayor parte a la grave afinación de las guitarras de Teloch y Ghul, en perfecta simbiosis con el bajo de Necrobutcher, profundidades que se verán elevadas de forma súbita y demoledora conduciéndonos al éxtasis junto al devastador doble pedal de Hellhammer.

De forma irremediable “Malum” nos traslada a la época del De Mysteriis Dom Sathanas, cuestión que en absoluto posee connotaciones negativas, todo lo contrario, el guiño a la pureza, el descarte de teatralidad, son recibidos cual placentera droga inoculada a través de pesados tempos entremezclados con otros de crudeza y celeridad extremas, todo un homenaje a la inclemente maldad del pasado.

¡Hail Satanás! “Falsified And Hated”, tema que ya nos anticipó como sería la esencia de éste Daemon, se muestra como un destructor torbellino de furia y malévola putrefacción, sanguinarios blast beats martillean nuestra materia gris hasta descomponerla en pasajes sosegados plagados de elementos que conllevan a la demencia, acentuada por un Attila escupiendo odio y genialidad a partes iguales por sus cuerdas vocales.

La Bestia prosigue con su ensañamiento en “Aeon Daemonium”, donde su ominoso y marcial comienzo resulta ser tan sólo una treta de lo que está por acaecer, una vorágine de elaborados riffs, tortuoso doble pedal y punteos incineran todo lo que encuentran por su paso, para después volver sobre los pasos caminados descubriendo un paraje desolador.

Acelerando nuestra presión arterial hasta el borde del colapso “Worthless Abominations Destroyed” continúa con el despiadado linaje de la vieja escuela en cuanto a materia instrumental se refiere, crudo, rápido y sucio, en contraposición a la versatilidad que nuevamente muestran unas cuerdas vocales ora emitiendo blasfemos guturales ora absorbiéndonos con fascinantes tonos cavernosos u operísticos.

Tomamos un ligero respiro con “Daemon Spawn” donde pesadas guitarras y bajo arrancan lentamente y con alevosía pequeños fragmentos de nuestras entrañas, creando un sufrimiento inhumanamente extremo del cual unos elaborados y aplastantes riffs parecieran deleitarse con cada víscera extraída de nuestro ser.

Tras la pausa acaecida nos enfrentamos a un mundo envuelto en inmundicias y descomposición en “Of Worms And Ruins”, donde los noruegos vuelven a mostrar sus orgullosos orígenes en una demoledora proyección de todo lo que conllevó el black metal escandinavo en los noventa, estados delirantes provocados artificialmente, blasfemias, violencia, odio y rebeldía plasmados con minuciosa perfección sobre el pentagrama.

Alcanzamos el ocaso de este Daemon con “Invoke The Oath”, iniciándose de forma atmosférica e inquietante y guiándonos hacia un abismo de perdición absoluta, diferentes cambios de tiempo, blast beats orientados hacia nuestro exterminio junto a maquiavélicos riffs y punteos se dan cita en una más que perfecta bajada de telón.

Siendo sincera, tenía mis reservas respecto a este nuevo trabajo de los noruegos, ya que por supuesto, descartando la obra maestra y álbum referencia que supuso De Mysteriis Dom Sathanas, he sido de la opinión que Mayhem ha vivido todo este tiempo de su nombre. Y entonces, cuando ya pensaba que la banda no remontaría me topo de bruces con Daemon, un disco que me ha fascinado no sólo por su creatividad, calidad y producción superiores, si no también porque ha sabido mantener la esencia que conlleva asociado el nombre de Mayhem a la vieja escuela del black metal y a su vez crear algo fresco y atractivo, una pieza musical que hará las delicias tanto de los discípulos de antaño como de las nuevas generaciones de adeptos.

mayhem daemon

Formación

Necrobutcher: bajo
Hellhammer: batería
Attila: voz
Teloch: guitarra
Ghul: guitarra

Tracklist

1. The Dying False King
2. Agenda Ignis
3. Bad Blood
4. Malum
5. Falsified And Hated
6. Aeon Daemonium
7. Worthless Abominations Destroyed
8. Daemon Spawn
9. Of Worms And Ruins
10. Invoke The Oath

Ana Teresa Cuevas

9
  • Puntuación 9

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close