Crítica: Northlane – Alien

Hubo un tiempo en que los australianos Northlane eran una de las bandas más prometedoras del metalcore progresivo. Su segundo disco, Singularity, les puso en el mapa internacional allá por 2013 cuando la inesperada marcha de su entonces vocalista Adrian Fitipaldes marcó el nuevo rumbo de la banda de un modo determinante. Con Marcus Bridge a las voces llegaron dos nuevos lanzamientos en los que el grupo mantenía su esencia, aunque a su vez ofrecía una cara más amable y accesible. En plena madurez de la formación llega su quinto disco de estudio, titulado Alien.

¿Qué nos encontramos en esta nueva entrega del quinteto de Sídney? Pues una cosa está clara: han apostado por la evolución. Aunque, no me queda claro hacia dónde. Han empezado por revestir muchos de los cortes de este Alien con una electrónica que se me antoja sobrante en la mayoría de los casos. Ocurre en el tema que abre el disco, “Details Matter”, donde pese a la voz desgarradora de Marcus encontramos a unos Northlane simples, pero reconocibles. No puedo decir lo mismo respecto al corte que le sucede, “Bloodline”, en donde dejan de lado cualquier rastro de metal progresivo para quedarse en un metal alternativo que puede recordar a la evolución que han tomado Bring Me The Horizon. El tema tiene gancho, pero las cosas como son: no se han roto mucho la cabeza. Cuando escuchamos “4D” ya queda claro que esto va de “estábamos aburridos de lo de siempre y salió esto”. Una canción que recuerda a Linkin Park, sin que esto sea necesariamente peyorativo. De hecho, es de mis favoritas de este Alien porque implementan mucho mejor las ideas con las que han querido dotar a su obra de un nuevo aire.

Pero todavía quedan un par de temas que conseguirá descolocar al seguidor de la banda. El primero de ellos es “Eclipse”, la pista número 7, con la que los australianos se pasan al metal industrial sin despeinarse. A mi parecer es un gran tema donde abrazan a Fear Factory sin dejar de sonar a ellos mismos, aunque no deja de chocar por el cambio tan radical respecto a la batería. El segundo es el corte que le sucede, “Rift”, donde escuchamos a unos Northlane más soft que nunca, sin distorsión, con una base electrónica y con la voz limpia de Bridge durante toda la canción. Es curioso por la novedad, pero sin más. En el resto del metraje encontramos una banda más parecida a la de Node y Mesmer, con momentos brillantes como en el final de “Talking Heads”, “Freefall”, donde recuperan su similitud con Architects, o el comienzo de “Jinn” y otros decepcionantes como “Paradigm”, que se queda a medio camino de la nada.

En definitiva, Alien es un trabajo que explora nuevos horizontes, pero horizontes muy inestables. Dicen que hasta un reloj estropeado marca bien la hora dos veces al día. Este nuevo álbum de Northlane tiene buenos temas y, sobre todo, buenos fragmentos, pero contiene una cierta carga de caos compositivo donde se nota que la banda aún anda explorando hacia dónde quiere ir. ¿Lo sabremos con su siguiente disco?

northlane alien

Formación

Marcus Bridge: voz
Jonathon Deiley: guitarra
Josh Smith: guitarra
Nic Pettersen: batería
Brendon Padjasek: bajo

Tracklist

1. Details Matter
2. Bloodline
3. 4D
4. Talking Heads
5. Freefall
6. Jinn
7. Eclipse
8. Rift
9. Paradigm
10. Vultures
11. Sleepless

northlane

Alberto Zambrano

6
  • Puntuación 6

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close