Crónica de Avalanch – Garaje Beat Club (Murcia) – 03/10/2019

Reconozco que tenía algo de inquietud por volver en directo a esta banda. Puedo decir que hace unos años, bastantes ya, fui seguidor de su trabajo. Pero de un tiempo para acá, tantos cambios en la formación, cambios de estilo y parón incluido, hizo que me distanciase de los asturianos Avalanch, perdiendo totalmente el interés por sus trabajos discográficos. Sin embargo, este revival de El Ángel Caído que protagonizaron hace unos años, despertó en mí la ilusión, no sé si movido por la nostalgia, de volver a reencontrarme con el Power Metal tan característico que la banda ha mostrado en gran parte de su carrera. La ocasión de este encuentro con la ciudad de Murcia venia justificada por la presentación de El Secreto su último trabajo discográfico, editado hace apenas unos meses.

A las 22:30h, con una precisión milimétrica, Avalanch, tomaba el escenario de la sala Garaje Beat Club de Murcia. Cargado de detalles, mostraba una imagen de banda consagrada, avalada por su propia trayectoria. “El Oraculo” fue el tema encargado de calentar a una sala que en ese momento contaba con la mitad del aforo, algo que fue aumentando de manera progresiva canción tras canción. Tras la baja por enfermedad de Isra Ramos, vocalista de esta nueva formación, el encargado de las voces a lo largo de esta gira será Jorge Berceo, vocalista de la Zenobia, un vocalista que se adaptó al papel de sustituto sin demasiada trascendencia.

Tras este comienzo siguieron temas como “Demiurgus” correspondiente también a su último trabajo discográfico. Una canción de riff crudo y pesado que estuvo acompañado por la excelente ecualización de la sala. En este momento del concierto, el público estaba totalmente ganado, un Alberto Rionda totalmente entregado al concierto no dejaba de interactuar con cada uno de los asistentes. Tras “El Peregrino”, la banda asturiana le dedico un guiño a su álbum Muerte y Vida, editado en el año 2007. El tema elegido fue “Otra Vida”. Una canción intensa y melancólica que sirvió de escenario perfecto para la evidente técnica de Jorge Salán. Un músico de gran nivel que en este momento milita en las filas de Avalanch, entre otros proyectos. Y es que además de buenas canciones, Alberto Rionda sabe juntarse de músicos de gran nivel en su particular Dream Team del Heavy Metal.

Con “Delirios de Grandeza” el foco estaba puesto directamente en El Angel Caido, el álbum editado en 2002 que hizo que esta banda diera el gran salto en su carrera. Un tema que agito a toda la sala, haciendo que corearan cada segundo de esta gran canción. Le siguió “Pies de Barro”, pieza donde se hace muy difícil no extrañar a Ramón Lage, el vocalista que cantó esta gran canción, allá por el año 2007.

Siguieron cayendo grandes clásicos como “Mil Motivos” o “Alborada”, hasta llegar a “El Alquimista” tema de su último disco de estudio, marcado por la actitud de un conjunto de músicos como Mike Terrana o Dirk Schlächter, famosos por su paso por bandas como Rage o Gamma Ray, respectivamente, demostrando que estaban disfrutando de cada segundo sobre el escenario. Tras esto nos llegó uno de los momentos más intensos de todo el concierto, el solo de batería de Mr. Terrana, toda una bestia sobre los timbales, demostrando una precisión de lujo sobre el doble bombo. Un solo descontrolado, marcado por la técnica y la pasión, en el que se aventuró incluso a tocar con las manos, al más puro estilo John Bonham, rotura de parche incluido.

Con “Baal” y “Alas de Cristal”, la banda realiza un breve interludio donde ahora es Dirk Schlächter en encargado de entretener al público a través de un solo de bajo caótico, marcado por la distorsion y la disonancia. Tras esto da paso a Alberto Rionda y su banda para interpretar “Alma Vieja”. Para esta ocasión, Avalanch cuenta con un invitado de lujo. Isra Ramos se sube al escenario para sorpresa del público. Un vocalista de gran capacidad, pero que sigo sin terminar de ver como frontman de una banda de Heavy Metal. Con el cayeron los mejores momentos de la discografía de Avalanch, tal como “La Flor en el Hielo”, “Xana” o “Lucero”, grandes canciones que forman parte del imaginario de cualquier fan de la banda asturiana.

Tras una breve interactuación con el público en el que estuvo presente el clásico “Another one bites the Dust” de Queen, Jorge Berceo vuelve a aparecer en el escenario para interpretar “Torquemada”. Canción que suponía el fin de un concierto equilibrado y bien medido, de ejecución precisa y sonido excelente, pero que, en mi opinión, le falto pasión y actitud. Un conjunto de músicos de la talla de Jorge Salán, Manuel Ramil, Mike Terrana o el propio Alberto Rionda, mostraron un evento de gran nivel musical, aunque limitado en la puesta en escena. Un concierto que no estuvo mal, pero que tampoco fue para tirar cohetes.

Texto: Israel López

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close