Crónica de Die Selektion + Fatamorgana – Wurlitzer Ballroom (Madrid) – 09/03/2019

Durante el verano del 2016, la banda alemana de cold wave Die Selektion, colocó todos sus instrumentos en el centro de una sala de conciertos. ¿Objetivo? Conseguir un sonido mucho más amplio, insuflándole eco y profundidad y con ello poder reflejarlo dejándolo grabado en su último disco Deine Stimme Ist Der Ursprung Jeglicher Gewaltn (tu voz es la fuente de toda violencia).

Pues bien, este pasado sábado 9 de marzo, gracias a Indypendientes, tuvimos la oportunidad de disfrutar en la Wurlitzer de la presentación de su trabajo.

Para ir calentando el ambiente, subió al escenario Patrycja Anna Proniewska. Algunos, seguro que la conocéis por ser la cantante del grupo Belgrado.

En esta ocasión nos mostró su nuevo proyecto: Fatamorgana. Acompañada de Louis Harding. La formación creada en el foco barcelonés sorprende por tener en su haber un único cassette publicado en el invierno del 2018, y con el que ya han girado por C anadá, Estados Unidos, y dentro de Europa en ciudades como Varsovia o Berlín entre otras.

Dentro del mismo aparecen los temas “Universo”e “Historias del Oriente”.

Durante su actuación, el dúo nos transportó a los ochentas con un synthpop, de sonidos un tanto oscuros, como de estado de ensoñación, incluso aletargados. Y lo cierto es que el nombre lo han escogido con bastante tino, ya que el efecto Fata Morgana, que viene del italiano, significa de personalidad cambiante. Según la leyenda, era un hada hermanastra del Rey Arturo y da nombre a un espejismo o ilusión óptica producida por una inversión de temperatura.

Patrycja, parece encarnar muy bien ese espíritu, subiéndose al escenario con un vestido de lentejuelas y un corte a lo boob de rubio decolorado. No dudo en moverlo y agitarlo con cada estribillo.

Tuvimos momentos en los que nos pareció estar escuchando a Línea Vienesa o incluso a los. Mecano. En su tema “Mirar”, salvando las distancias nos pareció escuchar el mítico tema de “Palomitas de maíz” de los Pekenikes

A continuación subieron los esperados Die Selektion, que arrancaron con“Schatten”entre el trance y lo marcial. El cantante se paso gran parte del comienzo del concierto desfilando como si del día de las tropas se tratase sin quitarse el abrigo cuando los presentes ya estábamos asados de calor, cosa incomprensible siendo de tierras norteñas.

Pareció entrar en razón, y por fin se quitó el abrigo para interpretar “Der Augenblick”tema con el que se fue animando en ambiente.

Después vendrían los temas “Meine Gedanken”, “Triumph”, “Dein Herz wiegt tausend Scherben” “Brennende Brucken”concisos e insistentes

“Gottes Wille” mucho más bailable y animando, usa como base el sintetizador mientras las voces de ambos y la trompeta tocada por Hannes Rief, si la trompeta, hasta ahora no lo había dicho, pero aquí es dónde los Die Selektion ponen el punto diferenciador con el resto de bandas de cold wave, usan un instrumento de viento metal que empasta perfectamente con el resto de sonidos y que va creando la melodía. Combinación que solo ellos llevan a cabo con mucho acierto.

Casi del tirón sonaron los temas“Faust”, “Muskelberg”,“Du rennst”, con letras insistentes y parcas, pero con una fuerza en el escenario innegable.

Luca, el cantante ya en un polo de manga corta y con una toalla sobre el hombro, siguió cantando. Solo he visto hacer con clase eso a Peter Murphy, (risas), pero es que Peter, es mucho Peter.

“Der Himmel explodiert”fue la siguiente canción, una de mis favoritas.

Llegados a este punto, Luca gillian, se subió al altavoz del centro del escenario y siguió cantando desde allí agarrado al techo. Acto seguido se acercó a su compañero de faenas y empezó a desvestirlo desabotonando su camisa de leopardo. Mientras, como no, el público empezó a gritar.

Muy a la alemana, para finalizar dieron las gracias a organización, teloneros y asistentes.

Para los bises, uno de los temas escogidos fue“Kalter Atem”, con el que la gente empezó a subirse al escenario con ellos y los que no, desde bajo no pararon de bailar y saltar.

Lo cierto es que hubiésemos seguido la fiesta. A la espera de que vuelvan, nos queda su discazo.

Texto: Laura Delville

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close