Crónica de El Último Ke Zierre – Sala Mon (Madrid) – 20/01/2018

El Último Ke Zierre llegaba a Madrid para la primera fecha de presentación de su último trabajo discográfico que vio la luz en diciembre: “El Mutante Del Barrio Chino”. La cita era en la sala Mon Live, donde consiguieron reunir a un gran número de seguidores.

La sala se fue llenando paulatinamente y destacaba ver la diferencia de edad de los asistentes al concierto, recordamos que la banda lleva veinticinco años repartiendo leña en los escenarios. Es bonito ver que el punk-rock sigue calando a los que comenzaron a seguirles en los años noventa, pero más bonito es todavía que haya gente joven que cante estas canciones como si llevara veinte años escuchándolas.

El grupo castellonense arrancó el concierto apostando fuerte por los temas de su nuevo disco. Para ello, la primera canción que sonó (con mucha fuerza) fue “Con la moral de un carnaval”, el mismo tema que abre el citado álbum. Los pogos no se hicieron esperar, la gente empezó a saltar dispuesta a echar abajo la sala madrileña. Le siguió otra de las nuevas, “En el barro”, para pasar a una más antigua como es “Yo también puedo ser malo”, que fue la tercera canción de la noche. La primera tanda de cuatro canciones la cerró “Empacho de orfidal”, perteneciente también al nuevo disco.

Dieron una pequeña tregua antes de volver con su nuevo trabajo para poner la sala patas arriba con temas más antiguos como son “Veneno” o “Vuelta al infierno”, esta última quizá una de las más esperadas de la noche. “Insurgente” fue el siguiente corte elegido antes de volver con “Sois fango” al disco que nos presentaban. Tras esta canción, la banda dio un respiro y bajó una revolución con “No es amor”. Pero esto duró poco, estábamos allí para dejarnos las gargantas y nos lo pusieron en bandeja cuando la guitarra rugió esa potente intro de “¿A dónde vas?”. “Efímero” fue la siguiente canción presentada, uno de los temas más sonoros del nuevo disco. Estábamos llegando al ecuador del concierto y El Último Ke Zierre nos regaló “Camino de rosas”.

Se avecinaba un vendaval de ruido de los de verdad, “Escupiré jodidos” fue la encargada de hacer que las gargantas de toda la sala volvieran a gritar. Después sonó el que ha sido el primer adelanto de “El Mutante Del Barrio Chino”, “La lluvia y el Sol”. A este le siguió “No tengo miedo” para llegar al momento más esperado de la noche. Sonaron los primeros acordes de “Tus bragas” y el público enloqueció. Roberto “Feo” desistió y dejó que fuese la gente quien coreara el estribillo.

Lo que venía ahora era caña, caña y más caña a mano de sus discos más antiguos. “Hasta que pierda la voz” fue el siguiente corte, seguido de “Para qué quiero más calor”. “A cara de perro” y “Ansiedad” sirvieron para despedirse del público antes de desaparecer de las tablas.

No hacía falta que se hicieran mucho de rogar para salir de nuevo al escenario, todos sabíamos que aquello no iba a terminar así. Los castellonenses saltaron de nuevo a escena para arrancar con la pausada pero profunda “Mi revolución”. Los pogos no tardarían en volver a aparecer en la Sala Mon Live ya que justo después tronaron las guitarras de “Fiesta o duelo”. “Yo podría ser tu perro” fue la siguiente canción, la cover española de “I wanna be your dog” de The Stooges de Iggy Pop.

Se estaba llegando a la recta final de la noche, y para ello utilizaron “La Luna me sonríe”, corte de su último disco, otra de esas canciones profundas pero que no le falta su dosis de distorsión. “Tú me vicias” fue la siguiente canción, una de esas canciones cañeras de los primeros discos de la banda que hacen que no dejes de cantar desde el principio a fin. Para cerrar la noche decidieron volver a su último disco, algo quizá no muy habitual, pero ellos quisieron cerrar con una novedad y la jugada les salió bien. “La noche, el día, la droga y el sexo” fue el último coletazo que dio El Último Ke Zierre en el primer concierto de presentación del disco en Madrid. Comenzó a sonar esa base que lleva el tema en el disco lanzada desde mesa mientras Kusio esperaba detrás de la batería para entrar a reventar en los estribillos.

En definitiva, fue un concierto intenso con un sonido impecable. Veintisiete disparos de puro punk-rock que para nada se hizo largo, incluso se echaron en falta temas tan clásicos de la banda como “Soldadito español” o “Mis calzones”. Aun así no hay nada que reprochar a esta banda, nos han traído un nuevo disco bajo el brazo y se agradece escuchar en directo la gran mayoría de esas creaciones. Habrá que ver si en los numerosos festivales que visitarán este año nos mantienen un setlist basado en sus nuevos temas o apostarán por sus canciones más clásicas.

Texto: Pablo de Miguel Pérez

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close