Crónica y fotos de Desakato + Misiva – Sala B (CAEM) (Salamanca) – 15/03/2019

Desakato volvía a Salamanca después de dos años sin pasar por la capital. Prometía ser una parada fuerte dentro de la gira Antártida de los asturianos y así fue. Aquella última vez que visitaron las tierras charras lo hacían reventando la sala Potemkin, pero esta vez daban un salto en cuanto a escenario para rugir en la Sala B del CAEM. Y este cambio de sala estuvo más que justificado, ya que el público salmantino respondió de manera brutal a la llamada, y la manada de lobos hambrientos fulminó todas las entradas cuando todavía quedaban algunas semanas para la fecha señalada. Tal era la demanda de entradas que Desakato confirmó una nueva fecha para la ciudad, la noche anterior a la fijada desde el principio. Y es que hoy en día, muy poquitos grupos pueden presumir de reventar dos noches seguidas en una ciudad como Salamanca y con un aforo generoso como tiene la Sala B. Pero sin duda, esto es debido a la clara trayectoria ascendente de la banda asturiana, que se encuentra en el mejor momento de su carrera, y no se les ve intenciones de cambiar la dinámica, ni mucho menos.

Misiva SalaB Salamanca 15 03 2019

La velada la abrió Misiva, grupo que Desakato se trajo desde su tierra, Asturias. Me sorprendió ver una banda muy compacta, segura, y con las cosas claras: no venían de paseo, tenían que comenzar a poner la sala patas arribas, calentar el ambiente antes de que llegara el huracán de Desakato, y lo consiguieron, y de manera sobresaliente además. Y es que en verdad es de agradecer ver un público tan entregado con la banda que abre un concierto, la gente estaba muy animada y la mayor parte del público estaba ya dentro cuando actuaban los teloneros.

Pero Misiva no se achantó y tiró la casa por la ventana, animando a la gente incluso a abrir pasillos y crear los pogos en temas como “Punk rock”, y el público charro respondió. Seguro que más de uno se ha apuntado esta banda asturiana para seguirles muy de cerca. Recomendables.

Desakato SalaB Salamanca 15 03 2019

A las 23:15 se volvían a apagar los focos y empezaron a sonar por los altavoces los Rage Against the Machine, a ritmo de la clásica “Killing in the name”, y puso a los lobos en alerta, era la llamada. Y así fue como arrancó el concierto de Desakato en Salamanca, vuelta al silencio y comienza a sonar la intro que abre su último EP y da nombre a la presente gira: Antártida. Al igual que en el EP, “Humo negro” fue el primer tema, acoplado con la intro, y la batería de Nano empezó a rugir para dar entrada al resto de la banda. La locura empezaba, el público ya había calentado con Misiva y estaba listo para la guerra, y no hizo falta más que este tema para poner la sala del revés. “Octubres rotos” fue el segundo disparo de los asturianos, más leña para la hoguera con una de las canciones más populares y supuso el combustible necesario para que ardiera todo el concierto de principio a fin.

“Trompetes de Xericó” fue la siguiente canción elegida, la lengua asturiana volvía a estar presente, y es que Desakato siempre saca a pasear en los conciertos a su patria querida. La cuarta canción fue “Animales hambrientos”, uno de los nuevos estandartes de la banda, perteneciente a La Teoría del Fuego, uno de sus trabajos más exitosos hasta la fecha. Con “La ira de los hambrientos” iban hacia otro de los clásicos más punkrockers que tienen, tema más que coreable y que hizo mover las cabezas y levantar los brazos de los asistentes.

Desakato SalaB Salamanca 15 03 2019

Para continuar tiraron de repertorio antiguo y rescataron un tema no tan habitual en los setlist de la banda como es “África”, que abría su segundo disco: Miseria, sangre y plomo. En mi opinión está bien repescar temas un poco olvidados pero que no por ello tienen menos calidad o fuerza, un acierto incluir este tema en el show. “Estigma” y “Pasajeros” fueron las siguientes canciones antes de ir a “Batalla final”, con ese comienzo más pausado, añadiendo un toque más melódico al concierto, hasta que llega Pepo a romper con sus impecables voces guturales. Usaron “Sonrisa certera” del disco Inercia para retomar otro de los temas poco habituales en los conciertos.

A partir de este momento volvía la tralla y lo hacía para quedarse con “La Cura”, tema que fue utilizado como single del nuevo EP y que es un verdadero disparo en la cara. “Columnas de humo” volvió a poner a cocer la sala entera, con el público entregado convirtiendo la sala entera en una lavadora gigante girando al ritmo de la banda. “Tiempo de cobardes” sirvió para continuar la dinámica, manteniendo La Teoría del Fuego. Volvían al EP con “Salvajes” bajando con cabeza las revoluciones de un sala hirviendo. Y lo forzaron incluso un poco más con “Tu avalancha”, en mi opinión uno de los temas estrellas de la banda, que además se había quedado fuera en la última gira, un punto a favor el recuperar un tema de estas características, punto de inflexión perfecto. Pablo, su guitarra y su voz pusieron los corazones al rojo vivo, se vieron mecheros encendidos en la sala y los brazos al viento mientras la sala entera coreaba una canción a mi parecer indispensable en los conciertos de Desakato.

Pero la noche no iba de baladas o canciones lentas, y Gabri fue el encargado de romper esa dinámica con la guitarra machacona de “Pánico en Frankfurt”, se avecinaba tormenta después de la calma, una canción que ha sido relegada a una posición más central en los conciertos, en vez de situarse al final como nos acostumbraba. La gente volvió a enloquecer y la sala entera comenzó a girar a las órdenes de Pepo para reventar como debe ser en el estribillo, adictos a la adrenalina. “Huellas” fue la canción que tenía el difícil papel de ir detrás de un tema como “Pánico en Frankfurt”, y con ella se liquidaba la presentación del EP, de las que faltó “Nuestra cabaña”, quizá demasiado tranquila para la ocasión, que requería artillería pesada.

Desakato SalaB Salamanca 15 03 2019

Artillería pesada como es “La tormenta”, y con ella comenzaba la traca final para despedir la noche. Una canción directa al cerebro, imposible no dejarse llevar y gritar el estribillo hasta dejarse la garganta. Ahora llegaba otra de las canciones siempre esperada de los asturianos, hablamos por supuesto de “Cada vez”. Otra vez Pablo solo contra el mundo, y perdió la batalla. La perdió porque cuando salió la cuarta palabra de su boca ya se escuchaba más al público que a él, que acompañó con la guitarra mientras fue el público quien cantó hasta que volvió la distorsión a inundar la Sala B del CAEM, que soportaba como podía lo que estaba ocurriendo en sus entrañas.

“Fueu y solombres” sirvió para dejar constancia otra vez del asturiano en Salamanca, y a los charros tampoco había quien los parara y se animaron a corearla sin miedo a esa lengua norteña. Aquello ya era una olla a presión, Pepo ya volaba por encima de los asistentes, tradición que tampoco puede faltar en sus conciertos. Volvieron con dos cortes más de Inercia para ir cerrando la noche, “Carta de un paria” y “Cuando salga el Sol”, se presagiaba el final de una noche más que redonda con este último tema, pero Desakato aún tenía un as en la manga. No podían irse de allí sin hacer sonar “Heridas abiertas”, y así fue el colofón final, la banda ya lo había dejado todo en las tablas, y el público lo mismo desde su posición, pero el pacto era darlo todo de principio a fin, Pepo seguía dejándose la garganta en sus voces como en el minuto uno. Este tema sirvió para despedir el concierto.

Desakato SalaB Salamanca 15 03 2019

Poco después de apagarse el sonido, tanto como Pablo como Pepo se acercaron al hall de entrada del CAEM para agradecer y fotografiarse con los asistentes que aun aguardaban en la sala. Da gusto ver artistas de esta magnitud con esa humildad.

En conclusión, la gira de Desakato continúa con el viento a favor, desatando sus tormentas allí por donde pasa, colgando el cartel de sold out en muchas de sus paradas. Sin duda estamos ante una de las bandas con mejor posición de la música nacional, y que sin duda está marcando ya tendencia y comienza a ser referente para muchos nuevos proyectos del género, eso sí, ganado a base de sudor y sangre.

Texto: Pablo de Miguel | Fotografía: Gabriel Wolfsherz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close