Crónica y fotos de Magnum – Sala But (Madrid) – 16/04/2018

Es duro tener que escribir una crónica negativa, y más, cuando has ido por propia voluntad. Por tachar un nombre mítico, el de Magnum, de la lista de bandas que te faltan por ver, porque su Sacred Blood, Divine Lies está en el coche como uno de los discos fijos, y Lost on the Road to Eternity va camino de serlo también. Pero, si es lo que hay, es lo que toca, aunque quizás (espero) fuese una mala noche.

Magnum Sala But Andrés Abella 2018 04 16

El caso es que ya desde el primer tema se apreciaba que la voz de Bob Catley está apagada. Que sí, que son 70 años, uno encima del otro, pero no hace tanto, Joe Lynn Turner, otro clásico del hard rock, pasó con mucho más brillo, con tan solo cuatro años de diferencia. Al señor Catley -que me pareció magistral las veces que le he visto con Avantasia-, desde el principio, se le notaba cansado en la voz, sin fuelle, sin garra, aunque a su favor he de decir que no tiró de voces pregrabadas -no sé si decir afortunada o desafortunadamente-, oídas las idas de tono que se marcaba de tanto en cuanto.

Pero, independientemente de la voz, tampoco estuvo el sonido a la altura: el bajo de Al Barrow estaba total y absolutamente pasado de volumen, llegando no solo a tapar la voz de Catley, sino que también eclipsando las guitarras y en ocasiones, incluso la batería de Lee Morris (Paradise Lost). Batería que, por cierto, quizás fue lo mejor del concierto, junto con los teclados de Rick Benton, aunque… demasiado altos, tapando al quinto miembro que falta por nombrar: Tony Clarkin.

Magnum Sala But Andrés Abella 2018 04 16

Clarkin, por su parte, estaba… pero no estaba. En su rincón, sin hacer mucho ruido, a pesar de ser el compositor principal de la banda, y sin que su papel fuese ya no brillante, sino ni siquiera reluciente. Es dificil brillar, aunque sea un poquito, cuando tu instrumento está solapado por el resto incluso en un solo de guitarra.

En cuanto al show en sí mismo… sinceramente, me esperaba algo más que las clases de aerobic de Catley trasladadas al escenario. Una presentación bastante pobre de este Lost on the Road to Eternity, del que sonaron cuatro temas, y finalizado con “When the World Comes Down” a modo de despedida y cierre.

Si quieres colaborar a que Fotoconciertos.com siga siendo un medio independiente, te recordamos que todas las fotografías del concierto están a la venta aquí

Texto y fotografía: Andrés Abella

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close