Crónica de [In Mute] + Absalem + Scila – Sala Potemkin (Salamanca) – 10/02/2018

El Acorazado Potemkin es una película rusa muda de 1925 que trata sobre cómo unos marineros se amotinan en dicho buque contra el mando zarista debido a las condiciones de trabajo denigrantes a las que eran sometidos. No os podéis imaginar cuán irónico es que la sala en la que se realizaba el concierto de estas tres bandas se llame POTEMKIN. La primera vez que puse un pie allí fue una oscura noche (oscura porque era de noche, evidentemente, pero también por la ingesta desmedida de espirituosas) de hace 15 años, en mi primer año de carrera. Tierna juventud. Desde entonces, he fiesteado, he acudido a conciertos y yo mismo he tocado mil veces en esa sala y he visto cómo decaía cada vez más. Vale que haya que pasar por detrás del escenario (por la zona, supuestamente, reservada a músicos) para ir al baño. Vale que el escenario sea menos estable que el barco de Chanquete en medio de un tifón y que esté separado del público por unas precarias vallas de obra. Vale que los baños hayan visto mejores tiempos… Allá por el año 1925 (he estado en Rusia, sé de lo que hablo cuando digo que los baños de allí se parecen a esto). Pero lo que no es de raciocinio y sapiencia humana es que en todo el concierto hubiera DOS leds rojos como toda iluminación. Dos. Leds. Rojos. Y encima de tamaño Game Boy. Es una falta de respeto. No ya para las bandas, que pagan el respectivo alquiler de sala. No ya para los medios, que intentamos cubrir con molestos flashazos esas carencias. Es una falta de respeto hacia el público, que tiene que intuir a las bandas por las que ha pagado por ver. Pero, claro, aprovecharse de ser la única sala céntrica de la ciudad tiene su aquél. En fin.

SCILA Potemkin 10 02 2018

A las 23:00 en punto se abrían puertas (esa es otra, los horarios maravillosos impuestos por los de arriba, intuyo que para ahorrarse pagar una hora más de sueldo a los trabajadores) y con poco margen de tiempo, se subían a la palestra los alicantinos Scila con un sonido aplastante y con los huevos de tocar sin su guitarrista solista y llevar su sonido disparado. Un metal pesadote y muy groovy con buen gusto en las partes más melódicas. La descarga de energía y juventud estuvo totalmente en equilibrio con el buen hacer y la contundencia, destacando “Dethroned”, como una apisonadora, y “Colossus”, un tema donde se desarrolla todo el repertorio de recursos de estos alicantinos. Desde aquí, me declaro nuevo fan.

Inciso para agradecer el buen trabajo de los chicos de Global Sound, que han conseguido hacer que el sonido de la sala sea más que respetable, mimándolo desde hace ya un par de años y logrando una mejora más que plausible, que hace que ahora las bandas suenen de verdad.

ABSALEM Potemkin 10 02 2018

Acto seguido, tras un rápido cambio de backline, subían los locales Absalem. Juegan en casa y en casa se les quiere cada vez más. Eso se nota en cómo el público los arropa y los trata con mimo. Mucho mejor posicionados, tanto en lo musical como en lo escénico, que en el pasado Farbidden (la última vez que los vi), descargaron su set con profesionalidad y energía, aún con una Gin que adolecía unas anginas de las que hacen de un bolo una tortura. Pero aguantó como una campeona. Temas como el single “Sinner” sonaron francamente bien en la oscuridad absoluta de la sala. Cerraron, cómo no, con el gojiresco “Silvera”, que parece haberse convertido en la cover obligada de sus conciertos. Otra banda que crece exponencialmente y que dentro de poco dará que hablar.

INMUTE Potemkin 10 02 2018

Y llegaba el plato fuerte de la velada. Cerca de la una de la mañana, los excelsos [In Mute] comenzaban su descarga arrolladora. Y es que, desde que en 2014 la banda representara a nuestro país en el Wacken Open Air, arrollando a las bandas que se presentaban en dicho festival y haciéndose con el primer lugar de la Battle, todo ha sido éxito y reconocimiento para ellos a nivel musical. Y venían a una Salamanca en la que todo el mundo sabe de quién hablamos, pero en la que el público adolece de lo que yo llamo “pereza de bolsillo”. Y fue precisamente la aplastante presencia de las huestes de Steffi lo que me sacó de tales pensamientos. Y es que no hay otra manera de definirlo: [In Mute] son un ciclón de hostias en la cara. Sólo con estar ahí, ya se comen el escenario. Steffi tiene una garganta que parece un paseo por el infierno, la base rítmica es un bombardeo constante y exacto, las guitarras completan el trabajo y se complementan a la perfección y el cambio de dirección hacia un sonido más complejo e intrincado les sienta la mar de bien. Se encuentran en el escenario como si los hubieran parido sobre las tablas y les hubieran puesto a hacer música desde ese mismo instante. Lejos queda el buenísimo “Waiting” (que sigue siendo un trallazo en directo), ahora es el momento de “Human Obsolence” y “Dance of Destruction”. Arrancaron del público un bien merecido wall of death, pero algo escaso debido a la ligera escasez de público (no fue un desastre, por supuesto, pero un servidor hubiera esperado mucho más para esta velada), además de una merecidísima ovación tras rematar cada tema.

Definitivamente, [InMute] son una de las joyas del panorama nacional. Un panorama que necesita más conciencia de sí mismo como ente en movimiento y en continuo progreso, tanto a nivel de público como a nivel de músicos y de medios. Una pena que el concierto tuviera que ser más intuido que visto y que sólo el buen hacer de los técnicos y las bandas salvó del desastre.

Texto y fotografía: Gabriel Wolfsherz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close