Crónica de Lenny Kravitz – WiZink Center (Madrid) – 04/07/2018

Volver al Palacio de los Deportes (cuesta mucho llamarlo WiZink Center o cómo sea cuando llevas más de 30 años viviendo en Madrid) siempre es una alegría. No recuerdo concierto malo allí, sino todo lo contrario, y con un nivel de espectacularidad enorme. Y ahora en él por fin puedo disfrutar de uno de los nombres que me introdujo en el rock, Lenny Kravitz. Ahora cojamos aire y olvidemos fanatismos.

Pasadas las 21:35 se apagaron las luces y la gente aprovechó para apelotonarse en las primeras filas mientras comenzaba el show, y a lo grande, con “Fly away” con Lenny en el nivel más alto del escenario. Siendo objetivo, este es uno de los temas más simples de su carrera, pero es por él y su extrema, casi cansina difusión, por lo que estoy hoy aquí.

Bajando y colocándose al frente, y sin dejar de lado su lado más rockero, viajamos a 2001 para “Dig in”, pero aquello no acababa ahí, ya que le continuaron “Bring it on” con su aire clásico, y la versión de The Guess Who, “American woman”, que acabó mezclando con el “Get up, stand up” de Bob Marley, iluminando con rojo, verde y amarillo y saliendo de un lateral el resto de la banda: saxofón alto, otro barítono y una trompeta, apareciendo en varias canciones más, todos, solo la trompeta o cambiando alguno su instrumento por una flauta o percusión.

Lenny aprovechó para dirigirse al público, hacer apología del amor y dar las gracias a todos por estar ahí y “raise vibration”.

El ritmo de la actuación bajó quitándose la guitarra e interpretando dos de los temas de su próximo disco, “It’s enough” y “Low”, a los que le siguió, de nuevo guitarra en ristre, la archiconocida balada, “It ain’t over ‘til it’s over” y “Can’t get you off my mind”, esta vez con la acústica. El sentimiento que imprimió a cada uno de estos, alargándolos lo justo, hizo que fuera imposible salirse del concierto a pesar de la bajada de revoluciones que continuó con “Believe in me”, ganando enteros respecto al estudio. Pero es verdad que, llegado a este punto, empezaba a echar de menos algo de potencia, aunque la elección de canciones era bastante adecuada, ya que Lenny Kravitz jugó sobre seguro con “I belong to you”.

Y pareció que me leyó el pensamiento, ya que tras ella y presentar a sus siete compañeros, cayó “Always on the run”, perfecta para retomar el rock. Y no era un espejismo, ya que le siguió “Where are we runnin?” y seguidamente “The chamber”, que nunca me terminó de entrar. Un poco mejor en directo con Lenny y el trompeta Ludovic Louis, subidos en lo más alto del escenario, pero para mí sigue siendo prescindible. 

Y así llegamos a “Again”, la elegida para marchar del escenario.

¿Y que nos esperaba a su regreso? Una de sus piezas más antiguas, el medio tiempo “Let love rule” con Lenny paseándose entre el público y que nos prepararó para el final, con ese riff imposible de olvidar, “Are you gonna go my way”, con miles de personas saltando.

Vivir un concierto en el Palacio siempre es un placer aunque este no sea un perfecto y con el añadido de ver a público que no se circunscribe a un solo estilo. El despliegue de medios que tienen las bandas que tocan ahí no es ninguna tontería, y sí, claro que se pierde cercanía, aunque Lenny interactuó con bastante frecuencia con los asistentes, pero esto se disfruta a otro nivel.

Texto: Alejandro Sanz

4 Comentarios
  1. Sergio dice

    Gracias por compartir. Una pregunta: ¿Quien es el artista invitado que acompaña a Lenny en su gira en España?

    1. A. Sanz dice

      No hay artista invitado.

  2. icodcodi dice

    Siento discrepar, pero excepto un par de canciones que alargo y se salió de las notas y tonos de los discos, me parecieron excesivamente iguales a las canciones de estudio. Pagar esta pasta para escuchar un disco…
    Me da la sensación que nos hemos vuelto demasiado exquisitos con los directos, esperamos que todo salga perfecto, pero… dónde quedó la improvisación de los buenos músicos de antes…

  3. Daniel dice

    Lenny es una maquina ,conciertazos , canta mejor que si estuvieras escuchando el cd en una yamaha, los pelos de punta, gracias maquina

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close