Crónica de Massive Attack – Palacio Vistalegre (Madrid) – 17/02/2019

Y ahí estaba, en Vistalegre, en Madrid, quitándome una de las espinas más grandes que aún me atravesaban: Massive Attack. Y más importante, por Fotoconciertos, algo que hace un año me hubiese parecido imposible. Encima celebrando los 21 años de esa obra maestra llamada Mezzanine. Muchos sentimientos a flor de piel.

El set iba a consistir en Mezzanine, no siguiendo el orden de lo publicado, junto a puñado un versiones de las que incluyeron samples en aquel trabado. Eligieron empezar con una de esas versiones, y con media hora de retraso respecto a lo anunciado, “I Found a Reason” de The Velvet Underground, pero tras ella no se hicieron más de rogar y comenzaron a desgranar el Mezzanine con “Risingson”.

A pesar de unas luces que me hacían acordarme mucho de los pobres fotógrafos (aunque esta vez por nuestra parte pues no pudo ser), disfruté como un niño. Es un disco que tengo muy trillado, sobre todo “Teardrop” y especialmente “Angel”, por su aparición en multitud de anuncios y bandas sonoras. Pero con un concierto así te das cuenta de la calidad de este álbum, que este no acaba en esos dos temas, y de la importancia de las voces de Horace Andy y Elizabeth Fraser, que ya estuvieron con ellos 21 años atrás, y hoy también, y que prácticamente fueron uno más con Massive Attack. Sólo recordar las interpretaciones de “Man Next Door” o “Black Milk” me pone los pelos de punta. La pega, sin duda, recae en “Dissolved Girl”, que me parece una pieza clave del disco y cuyas voces fueron disparadas, aunque con un vídeo de Sara Jay, vocalista de la canción, cantándola.

Llegados a este punto puedo empezar a hablar de lo bien llevadas que estuvieron las covers del “Bela Lugosi’s Dead” de Bauhaus o del “10:15 Saturday Night” de The Cure, donde un enfermo del gótico como soy yo, estaba muy pendiente de sacar la puntillita, pero no, en absoluto. Tampoco quiero olvidar las proyecciones durante las canciones, a las que apenas he hecho referencia, a veces no aptas para epilépticos, a veces con textos en español, inglés, francés e incluso catalán (som una nacio nosaltres decidim) y vídeos en referencia a la canción, de carácter reinvidicativo y crítico en la mayoría de las ocasiones.

Y así podría seguir, pero sería reiterarme en lo mismo. Además Vistalegre, un recinto con no demasiada buena fama, estuvo a la altura en cuanto a sonido, rozando lo excelente.

No sé a vosotros, pero a mí los domingos me duelen. Generalmente son días muy tontos que quedan desaprovechados mientras esperamos que llegue un odiado lunes. Esto fue una noche cuasi perfecta que elevó este domingo a unos niveles que la mayoría no llegan. Además, siempre es un placer ir a un concierto y ver todo tipo de personas, no vestidas de uniforme, de aquellas que en otro momento diríais que van por el postureo, por hacerse la foto, y no. Eran miles sintiendo cada instante de Massive Attack, emocionándose, sin pensar en nada más que aquello que estaban disfrutando. Viviendo.

Texto: Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close