Crónica de Michael Bublé – WiZink Center (Madrid) – 28/09/2019

Tras un parón en la actividad musical debido a la enfermedad de su hijo Noah al que se le detecto un cáncer, Michael Bublé no solo nos daba una alegría anunciando un nuevo lanzamiento discográfico si no también una gira mundial que además haría parada en nuestro país en Barcelona y Madrid. El canadiense no pisaba los escenarios españoles desde 2014 y eran muchas las ganas que había por ver de nuevo al ganador de cuatro premios Grammy y considerado el heredero del trono dejado por la voz, Frank Sinatra.

El Wizink Center madrileño presentaba un aspecto magnifico y no era para menos, la cita era para vestirse de gala, tal cual apareció Michael Steven Bublé en lo más alto de las escaleras de un escenario que separaba a derecha e izquierda la sección de viento con la de cuerda. Todo milimetrado, absolutamente todo en el guion y “Feelin´ good” rompiendo el silencio de un pabellón deseoso de vivir una noche con genuino sabor americano. Y es que es eso lo que realmente ofrece Bublé, un espectáculo Yankee cien por cien, divertido, charlatán, música de orquesta y un showman que se lleva de calle a la audiencia.

A este tipo le debe doler algo, no se puede ser “perfecto”, las tiene locas, basta con escuchar el griterío femenino nada más verle aparecer, canta como pocos y además…es simpático! Con un español muy bueno, seguramente gracias a su mujer Luisana que es Argentina, se permitió incluso hacer bastantes bromas pero la que sin duda se llevó la palma fue con la que anunciaba que “había un amigo esta noche con él, Pablo Alboran!” dos por el precio de uno debieron pensar las féminas a juzgar por el ruido generado pero…”Noooooo, no está aquí, deberíais haber visto la cara que ha puesto esa chica!! Ha sido de ahhhhggggg” para terminar con un “pues ahora sabéis como me siento”. El espectáculo más allá de lo musical continuaba cuando le cogió el teléfono a una fan de la primera fila que estaba haciendo una videollamada “¿Cómo te llamas? Diego, free tickets!” le comento mientras todos le veíamos en la pantalla del móvil enfocadas por las del show antes de interpretar “(Up a) Lazy river” de Hoagy Carmichael dedicada a su abuelo.

La casualidad llego cuando en busca de un lanzado que quisiera cantar con el se encontró con Jacobo, “Diego’s brother”, sí, el del teléfono, para que quieres más, la carcajada general fue inmensa y el nombre, Jacobo, le sirvió a Bublé para hacer bromas durante el resto del concierto. Por cierto, Jacobo eligió cantar “Dream a little dream” y aunque no supero a Alba y su “My way” de Barcelona, no lo hizo nada mal. Michael necesitaba un descansito y para ello cedió el escenario a su saxofonista Jumaane Smith para que interpretara “You´re nobody til somebody loves you”, nada que pudiera sorprender, estaba claro que la orquesta al completo era algo asombroso como no podía ser de otra forma y la voz de Jumaane muy soul, fantástica.

Llegábamos a la mitad del show y el WiZink se ponía romántico, “When I fall in love”, “Love you anymore”, “Forever now” dedicada a sus hijos y “Home” bajaban por completo cualquier atisbo de decibelios antes de que parte de la banda se fuera al centro del pabellón para, esta vez sí, poner a bailar a las más atrevidas con “Just a Gigolo” y el clásico de Chuck Berry “You never can tell”. La voz de Bublé había estado de notable, salvo pequeños instantes puntuales, y como estábamos llegando al final decidió que se acabaron las ataduras, calificar de soberbio lo de “Cry me a river” y “You are always on my mind”, con la que cerro el show, posiblemente sea quedarme corto, asombroso, estratosférico, el Pequeño Frankie quería despedirse por todo lo grande Madrid, a la que dio las gracias en infinitas ocasiones, que autentica demostración de virtuosismo, duda que me pueda llevar a los oídos algo parecido a esto en mi vida.

Cual Moisés abriendo las aguas del Mar Rojo, una trampilla central se abrió en el centro del escenario para que el canadiense desapareciera lentamente por las escaleras con el mismo aire sobrio y tranquilo con el que nos había hecho disfrutar durante todo el concierto. Madrid se convirtió esa noche por un par de horas en la capital de EEUU con un espectáculo Made in USA que no será nada fácil de olvidar por los cerca de 15.000 espectadores que lo disfrutamos.

Texto: Raúl Blanco

4 Comentarios
  1. Jorge dice

    Solo poner una pega a tu artículo. Jumanee Smith es trompetista, no saxofonista

  2. Carolina dice

    Alguien debería asesorar mejor a M.B. para que haga traducciones correctas en bromas y anécdotas. En Toronto aludió a su mujer y la reacción al vídeo en términos mucho más graciosos y respetuosos. En Madrid resultó chabacano. Y el comienzo del concierto fue más frío de lo necesario porque gasto lo que para él era una broma y a los madrileños una provocación innecesaria. Y lo consiguió empeorar con lo de Pablo. ( Se imagina gastando esa broma en Argentina a los seguidores del Boca?) Por lo demás, un espectáculo increíble y todo el equipo hizo un trabajo increíble ( luces, sonido,…)

  3. Rosa dice

    Simplemente.. GRANDIOSO

  4. ANGELUIS dice

    YO TB ESTUVE ALLI Y FUE ESPECTACULAR. Y POR MUY MADRIDISTA QUE SE SEA, -Y YO LO SOY- COMO BROMA ESTUVO GENIAL, Y COMO MALAGUEÑO QUE SOY, LO DE PABLO ALBORAN FUE SUBLIME. ESO SE LLAMA SENTIDO DEL HUMOR !!! Y MUCHA COÑA !!!!! ES UN VERDADERO SHOWMAN !!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close