Crónica del Resurrection Fest 2019 día 1 – Viveiro – 04/07/2019

Empezaba el primer día grande del Resurrection Fest y aunque estábamos advertidos de que en el fin de semana, en algún momento iba a traer lluvia e incluso se advirtió por la mañana de que habría tormenta eléctrica, nadie se esperaba en que todo eso acabara en algo tan épico como lo vivido el jueves, pero empecemos desde el principio.

Si ya el miércoles se notaba que este año había mucha más gente, las consecuencias de ésto no se notaron de verdad hasta este día, algo de falta de previsión se notó a la hora de subir en los buses del festival desde el pueblo, suerte que para los dos días siguientes el número de buses se vio incrementado notablemente, no obstante, llegué a tiempo para ver por primera vez a Bones Of Minerva, sé muy bien que Crystal Lake hicieron un bolo redondo en el escenario principal, pero yo tenía reservado empezar este día con algo más ecléctico en el Desert Stage y la verdad es que para empezar la jornada me vino como anillo al guante, me sumergieron en su mundo mientras las amenazantes nubes iban llegando al recinto, en algo que servía como previo a lo intenso de la tarde; las primeras lluvias hacían presencia y en las barras se repartían chubasqueros rojos que inundarían el festival, suerte que tuvieron ésto en cuenta desde la organización para todos aquellos que ya estábamos por allí y pudimos hacernos con uno.

Las madrileñas dieron un concierto absorbente, con una Blue Rodríguez demostrando que no es una cantante cualquiera, dándolo todo en los registros guturales pero mostrando una suavidad increíble en las partes suaves, en la que la banda juega con ritmos post mezclados con influencias incluso árabes; la puesta en escena era cautivadora, ya que la música se ve plenamente acompañada de los movimientos en el escenario, sin duda un directo fantástico en el que demuestran que su creciente éxito no es casualidad y defienden su atrevida propuesta con elegancia y actitud.

Acto seguido, los bilbaínos Altarage ofrecieron otro más que intenso concierto, oscuro, con unos riffs envolventes y un doble bombo incesante, el black metal procedente de los velos negros que les cubrían acabaron enganchando al personal que echaba de menos la oscuridad de la noche para acabar de penetrar en el ambiente que consiguieron.

Tercera visita de los reyes franceses, Gojira, al Resurrection Fest y si bien de nuevo demostraron que son una de las mejores bandas que puedes ver en directo en el panorama metalero, con una fuerza descomunal, y una técnica instrumental desorbitante, he de decir que este fue el concierto de los tres que menos disfruté, y eso que en esta ocasión, el montaje de fuegos, humo y confeti, biodegradable eso sí, los caminos que están cogiendo últimamente, mucho más atmosféricos, no me terminan de convencer en directo.

Algo seguro que tuvo que ver que el sonido dejaba bastante que desear, bastante bola, seguramente la lluvia empezaba a dar los primeros problemas técnicos ya que incluso en los primeros temas, la pantalla izquierda del escenario no funcionaba; pese a ello, y pese a que temas como “Silvera” me sacan un poco del concierto, infalibles como “L’enfant Sauvage” hicieron que de nuevo celebrara volver a verlos y fue impresionante ver como el batería Mario Duplantier cogía unas olas de gente en bodyboard.

De vuelta al Desert para en esta ocasión observar producto gallego de calidad, los vigueses Cró! Sin duda dieron una nota distinta a la jornada, con una mezcla de estilos variados que acompañan con su peculiar puesta en escena, ¿un guitarrista/ cantante sentado en el resu? Rubén Abad fue fiel a su estilo de siempre y defendió su postura mientras la mayoría de la gente intentaba refugiarse de una ya abundante lluvia, las carreras empezaban y ellos defendían su mundo de atmósferas mientras tanto, dando un concierto quizá falto de intensidad, pero muy interesante.

Llegaba la hora en que Slayer se despedía de España, y que lo hiciera en el resu ya de por sí resultaba motivador, así que fuimos para el Main a pesar de que la lluvia crecía y crecía y los relámpagos y truenos atemorizaban el ambiente, mientras que en las pantallas se sugería que ante tormenta eléctrica la gente no corriera, algo que en aquel momento aún se respetaba bastante,hasta que se supo que habría parón por la tormenta, en ese momento el recinto se convirtió en un auténtico caos de carreras buscando refugio, algo que si bien ya habíamos visto en el festival, con el cielo iluminado por los rayos os puedo asegurar que es mucho más épico, como épico sería el concierto de Slayer cuanto la lluvia cesó, pero la tormenta no, a las 22:30 salían a escena a golpe de riffs salvajes mientras contemplábamos los rayos detrás del escenario, parecía que se iba a abrir el mismo averno y en cada rayo lo celebrábamos.

Para los que los hemos visto unas cuantas veces, hay temas que sabemos que van cayendo de forma imparable, “Postmorten” o “Mandatory Suicide” son agradecidos una y mil veces, pero temas nuevos como “Repentless” encajan en el show de forma brillante, mientras las incesantes guitarras del mítico Kerry King y un mucho más activo que él Gary Holt hacen las delicias del personal, Tom Araya se muestra tan apático como siempre pero con un estado de voz tan bueno como casi nunca, algo que se agradeció mucho sabiendo que era la última vez que veríamos temas inmortales como “Hell Waits” o “ “Angel Of Death” en directo; tras el fantástico show, uno de los mejores vividos por la situación en la historia del resu, se estuvieron despidiendo y dando las gracias durante un buen rato, mientras nosotros agradecíamos también por nuestra parte tanto el show como los años de leyenda que vivimos con ellos como protagonistas.

Impactado por la vivencia y haciéndome hueco entre la masiva gente que había, además de que el parón en el Main no afectó al horario del Chaos Stage, algo que me fastidió bastante, llegué a tiempo para ver el final del concierto de Terror, único concierto que vería este año en este escenario, comprobé una vez más que, pese a no ser muy fan de gran parte del Hardcore, uno de los grupos que me atrapan uno y otra vez son ellos, lo que me dio tiempo a ver fue una lección de dureza y firmeza.

Había tenido ocasión de ver a Parkway Drive en el Download del año pasado, y a pesar de que fue a una hora tardía y en el escenario secundario, había sido para mí uno de los mejores conciertos de aquel festival, por lo que tenerlos en Vivieiro en el escenario principal sabía que iba a ser sobresaliente, y así fue, pese a que el postureo del inicio, con aparición de Winston McCall con abrigo de piel acompañado de antorchas, no me convenció mucho, a partir de ese momento todo fue como se esperaba.

Panel de luces enorme y elegante para acompañar la actitud y energía de una banda que es un auténtico volcán en directo, a veces de fuego intenso, a veces de lava ardiente; temas como “Prey” hicieron que el público se volcara con ellos desde el principio y la comunicación entre banda y asistentes fue continua.

Algo increíble fue la aparición de violoncelos y violines en “Writings on the Wall”, creando un momento realmente mágico, sin duda todo un acierto este añadido al show que avanzó cautivándonos hasta la espectacular pirotecnia que acompañó los finales “Crushed” y “ Bottom Feeder”, ideales para secar el agua que nos había empapado horas antes. Para mí, uno de los mejores que se han vivido en la historia del Resurrection Fest.

Aún quedaba otra cita para mí imperdible, el gran Brant Bjork, mítico “papá” del stoner, habiendo sido fundador de Kyuss y miembro de Fu Manchu, se presentaba en solitario para dar una lección de elegancia y guitarra, inmenso el directo que dio acompañado de una banda que para nada desmerece la leyenda de su protagonista, destacando la colaboración en toda la traca final de un vocalista que es todo un showman en el escenario, con actitud y conexión interminable con el público, Sean Wheeler, invitado de lujo en esta gira; el mejor final posible para la jornada de este año que, pese al clima, más disfruté, inolvidable.

Texto: Juanpa Ameneiros

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close