Crónica del Resurrection Fest 2019 día 3 – Viveiro – 06/07/2019

Irremediablemente, todo tiene su final, y después de tres intensos días nos encaminamos al último día de esta edición del Resurrection Fest, que para mí empezaba con andaluces Atavismo en el Desert Stage, toda una demostración de calidad instrumental fusionando psicodelia con ritmos flamencos, como una progresión de los Triana más experimentales, que sin duda me resultó ideal para empezar la tarde, todo un descubrimiento.

Uno de los principales nombres del día llegaba pronto, Testament no se puede decir que tuvieran el tiempo a su favor en su última visita a Viveiro, y las ganas de revancha por su parte y de verlo en condiciones por la nuestra estaban latentes, una de las bandas más representativas del Thrash metal por derecho propio, tienen la suficiente experiencia para hacer que su concierto no defraude.

Desde las primeras “Brotherhood of the snake” y “The pale king” Cguck Billy demuestra que está en un estado de forma impecable, pese a los años y a los problemas de salud que ha tenido que superar en su vida, y con un carisma atronador nos anima desde el principio a unirnos a su fiesta, con una puesta en escena tan sencilla como sincera.

Los riffs de guitarra de Eric Peterson y Alex Skolnick son puro oro y su calidad está fuera de toda duda regalándonos un show en donde la tregua no existe, con clásicos como “Into the Pit” o “Over the Wall” hicieron las delicias de todo el personal, dejando el nivel de la última jornada realmente alto, para acabar con un gran circle pit en “The Formation Of Damnation” que ponía broche final a un concierto sobresaliente.

De vuelta al Desert, los vascos Cobra dieron un auténtico bolazo que, a los que los habñiamos visto previamente, no nos sorprendió en absoluto, ya sólo la tremenda energía del vocalista Lete es un valor seguro para el directo, mientras que la base rítmica formada por Ekain a la batería y David, que haría doblete en el festival actuando con Berri Txarrak un rato más tarde, al bajo, es una demostración de fiereza y potencia, mucho tiene que decir esta banda en el futuro en el rock cañero del norte.

Uno de los momentos más esperados del festival para mí llegaba con cita de nuevo en el Main Stage y Lamb Of God dieron, sin duda, el mejor concierto del festival, una auténtica animalada que puso Viveiro patas arriba.

Desde las primeras “Omerta” y “Ruin” el público se entregó a la lección de fiereza sin artificios con numerosos circle pit y crowdsurfing mientras que Randy Blythe molineaba sin descanso sus grandes ratas a la vez que demostraba todo su poderío vocal, las guitarras de Mark Morton y Will Adler emitían a velocidad de vértigo nota tras nota y el bajo de John Campbell y la batería de Artz Cruz, que sustituía para la ocasión a Chris Adler machacaban en explosiones rítmicas, impresionantes.

Show sin artificios, directo a la yugular, hay que decir que con ciertos parones también, pero en una demostración de energía apabullante, “Engage the Fear Machine” o la tremenda “Descending” fueron trallazos que nos dejaron claro que sin duda, hay muy pocos grupos que puedan ofrecer este nivel de intensidad en directo; con “Laid to Rest” y “ Redneck” acababa uno de los shows más bestiales que he visto en la historia del festival.

La elección para el siguiente concierto era muy difícl, asistir a la despedida de Galicia de Berri Txarrak o al concierto que algunos amigos habían insistido en recomendarme, Trobled Horse, por lo que decidí repartir la hora y de esta forma asistir un poco a los dos, ya que apenas hacía una semana que había visto a los vascos.

Empecé por Berri Txarrak en el Ritual Stage, con gran alegría por ver el gran número de gente que estaba en este escenario para ver, por última vez, la gran entrega de esta banda en directo, que además, para la ocasión, se habían decantado por un setlist más cañero que de costumbre, David tomaba más protagonismo en escena que en el concierto con Cobra, sin para un minuto con una gran colección de poses sobre los amplis mientras que Gorka Urbizu nos cantaba sus “Ez dut nahi” o “Espero zaitzaket” mientras guitarreaba para deleite de un público que se metió en el show desde el principio, y es que la comunión del público gallego con ellos siempre ha sido notable, pura unión norteña.

Con pena por la solapación, pero intrigado por lo bien que me habían hablado de su directo, me dirigí al Desert para ver la segunda mitad del show de Troubled Horse y menos mal que las referencias habían sido acertadas, ya que fue el gran descubrimiento para mí de esta edición del resu, su propuesta rockera con reminiscencias de Deep Purple me resultó tremendamente atractiva, unas composiciones lentas pero brillantes, con un Martin a las voces que da un gran espectáculo, quizás no era el concierto que gran parte del resu esperaría en su cartel, una propuesta más acorde con el Azkena por ejemplo, pero sin duda, una joya que me sorprendió y me dejó con ganas de más.

Nunca me atraído en absoluto Within Temptation, por lo que he de reconocer que aproveché el tiempo de su actuación para recuperar fuerzas cenando algo y compartiendo, ya que era el último día, las impresiones sobre lo vivido en el festival con los muchos amigos que tomaron la misma decisión que yo en este momento, antes de tener que tomar otra decisión complicada, ver a Cult of Luna o el siempre adictivo show de Miss Lava, me decidí por los portugueses finalmente, sabiendo que no iban a defraudar y deseando tener otra ocasión de encontrarme con los suecos, a ser posible en sala por la gran carga visual que sé que manejan en su directo.

Miss Lava son todo un acierto siempre, sobre todo por la forma que tienen de conectar con el público, su stoner con gran carga psicodélica atrapa y el carisma de su cantante Johnny Lee es siempre efectivo, consiguiendo un directo merece mucho la pena repetir una y otra vez; de guitarras para hincar rodilla y diversión contagiosa, con temas como “Ride” sin duda dejaron contentos a los que ya los conocíamos como a los que los veían por primera vez.

Turno para el cabeza de cartel del último día, todo un clásico como King Diamond, que, ofreció un show con mucho teatro, como era de esperar, pero que a mí no me convenció en lo musical, ya me puede venir la policía del metal a detener, pero su música se me hace un poco trasnochada a estas alturas y, sobre todo, a última hora de un festival en el que presenciamos auténticas joyas antes, eso mismo debió pensar mucha gente más, ya que el público en el Main Stage era notablemente inferior a los otros cabezas de cartel, pero los presentes se entregaron al ritual con temas como “Voodoo” o “A Mansion in Darkness”.

Eso sí, las guitarras de Andy LaRoque y Mike Wead, aunque un poco flojas en la mezcla de sonido, eran un aliciente reseñable en lo musical y el teatro, con muñeca, escalinata, bailarina, etc, realmente resultaba himnótico, aunque no lo suficiente para mí como para acabar el show sabiendo que el final de festival se daba en el Desert con Colour Haze como protagonistas, con la suerte en este caso de que cuando me acerqué apenas había empezado su show debido a un retraso.

Lo de los alemanes fue sin duda el mejor broche de oro que podía haber para esta edición del resu, concierto realmente atmosférico, en el que sobresale la guitarra de Stefan Koglek, de una exquisitez y una clase sobresaliente, sumergiéndonos en su mundo de texturas sonoras y melodías que invitan al puro trance.

Con joyas como “Temple” o “Love” daba fin una de las mejores ediciones del Resurrection Fest, la que nos deja para el recuerdo momentos épicos, sorpresas, descubrimientos, pocas decepciones y un abanico enorme de propuestas, todo un lujo tener de nuevo este festival en Viveiro, y que dure…

Texto: Juanpa Ameneiros

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close