Crónica Del Resurrection Fest 2019 Warm-Up – Viveiro – 03/07/2019

Pues un año más Viveiro nos recibía en la semana más deseada del año para la Galicia de sonidos extremos, Resurrection Fest. Catorce años ya, nada menos, y cada año es más impresionante ver en qué se ha convertido este festival desde aquellos tiempos de las primeras ediciones en el campo de fútbol, poco tiene que ver ya con aquello, algo que algunos critican por estas tierras, pero que yo celebro, sobre todo por la dimensión que ha adquirido y por los logros de traer a un pueblo como Viviero, a la misma tierra de mi madre, algunos de los nombres más grandes del panorama metal, punk, hardcore y, desde hace no mucho, stoner, un rico y variado menú anual de buena música que yo he ido disfrutando y viendo crecer año tras año, faltando sólo a tres ediciones del festival.

No voy a engañar, este Resu empezaba para mí con una decepción, tras pasar las tres anteriores ediciones haciendo fotos en el festival sin photopass, la noticia de que de nuevo sería así, aunque no me pilló por sorpresa, no fue lo que digamos una alegría y me condicionó personalmente; parece que algunos medios estamos condenados a nunca poder a optar a los fosos de Viveiro, o quizás se intenta minimizar el número de fotógrafos gallegos en ellos, bastantes pocos en cada edición, no obstante, lo importante es la música, eso siempre, por lo que, pese a la decepción, os contaré con palabras lo vivido, que de nuevo, fue inmenso.

La primera sorpresa de la Warm-Up de este año fue la cantidad de gente que había ya el miércoles, ante lo que la decisión, ya tomada el año pasado, de usar el escenario Ritual para los conciertos, en lugar del Chaos, era más que lógica, obligatoria, y la verdad es que no era para menos ya que el cartel del día, bien lo valdría.

Yo llegué justo para el final de la actuación de Devil In Me, en la cual la banda había conseguido poner a todo el personal a tono con su efectividad, la energía de su vocalista era increíble y a esta hora tan temprana del primer día ya había realizado el primer crowd surfing del festival lanzándose al público.

El primer plato fuerte del día llegaba con Bury Tomorrow, a los que había podido ver hace apenas unos meses en Coruña y, aunque el concierto no fue realmente muy diferente en lo referente a actitud a aquel, sí que en sala me había llegado francamente más su energía, opinión que no parecía compartir gran parte del personal, plenamente volcado con los ingleses hasta acabar en un “Black Flame” con un concierto que aunque, bueno, se me quedó escaso.

Completamente diferente fue mi impresión con Municipal Waste, salieron como una moto con su crossover thrash fiestero, Tony Foresta encendía a todo el personal mientras que las guitarras de Ryan Waste y Nick Poulos regalaban los riffs rápidos y contundentes que hacían falta para que los pogos y circle pits se sucedieran apenas sin descanso; “The Thing”, “Wolves of Chernobyl” o la final “Born to Party” sirvieron para dejar el pabellón altísimo en la jornada de presentación, con una lógica respuesta del numeroso público.

Tras la descarga de adrenalina, Ignite lo tenían muy difícil, y tuvieron que batallar además con un sonido bastante deficiente, lo cual me hizo separarme un poco del escenario y estar atento al show desde “la barrera” mientras cenaba y hacía tiempo para mi banda favorita del día, que no era otra que Kvelertak; pese a ello, presencié como la parte más punk del público disfrutaba enormemente con “Live for Better Days” o “Bleeding”, incluso hubo quien me contó que fue el concierto que más le gustó del día, y es que en un festival en el que en los días “grandes” que vendrían a continuación la gente se puede separar fácilmente en función de los diferentes escenarios, acorde al gusto de cada uno, la fiesta de presentación hace esta separación por horas, algo lógico.

Y llegó el momento, había conocido a Kvelertak cuando visitaron Coruña acompañando a Anthrax y Slayer y desde entonces mi gusto por ellos había ido creciendo enormemente, por lo que tenía muchas ganas de volver a verlos, ahora ya sí como seguidor de la banda, además de una enorme curiosidad por saber cómo cambiaría su show tras la salida del vocalista Erlend Hjelvik, el cual, a mi entender, era una parte más que importante del espectáculo que había presenciado en el Coliseum un par de años atrás.

Efectivamente, su show ha cambiado, y mucho, desde el casi misticismo anterior, ahora ofrecen una descarga de energía brutal, con un Ivar Nikolaisen pletórico a las voces y a la hora de calentar al público, con esos riffs hard rockeros acelerados de Vidar, Bjarte y Maciek Ofstad y la contundencia y los cambios de ritmo magistrales en la rítmica de Marvin al bajo y Kjetil a la batería, hicieron para mí uno de los mejores conciertos del festival, a golpe de miércoles, a golpe de fiesta de presentación.

Incontables saltadas al público de Ivar, baño de cerveza incluido, temas infalibles como “Nattesferd” o “Bruane Brenn”, primeros fuegos en el escenario, su gran bandera con el tema que les da nombre y sobre todo, su enorme entrega, pudieron con un sonido que, de nuevo, no era todo lo bueno que se podía esperar, algo que creo que el Resu debe empezar a considerar seriamente de una vez por todas.

En resumen, la mejor warm-up del festival que recuerdo, valió mucho la pena haber llegado el miércoles a Viveiro sin duda, y eso que en mi caso, había tenido apenas un día de descanso tras haber llegado del Download que este año había acabado sus días en domingo.

Texto y fotografía: Juanpa Ameneiros

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close