Crónica de SFDK – Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (Sevilla) – 16/03/2019

Lo que se vivió el pasado sábado en Sevilla fue una auténtica fiesta del hip hop español. Uno de los grupos pioneros del rap en este país como es SFDK tenía preparado un mastodóntico evento para celebrar sus 25 años de carrera. Para ello, contarían con un recinto acorde a su magnitud como el CAAC, en donde se celebran festivales como el Interestelar o anteriormente el Territorios. Y eso después de que el Auditorio Rocío Jurado se les quedase pequeño, agotando entradas en horas, para luego hacer lo propio en este nuevo recinto, agotando en un abrir y cerrar de ojos las 18000 entradas disponibles para vivir esta cita histórica. Gente de toda España se dio cita en la capital de Andalucía. Los más fanáticos, haciendo cola desde la noche anterior. Quién se lo iba a decir a Zatu y Óscar cuando fundaron SFDK allá por 1994, cuando casi nadie imaginaba tan siquiera que pudiera prosperar el rap en castellano.

Pero qué sería del recinto y del público sin música, ¿verdad? Y para ello el dúo sevillano se rodeó de una buena parte de lo más top del panorama rapero estatal. Alrededor de 30 invitados. ¿El objetivo? Hacer de aquella una noche inolvidable para los fans repasando canciones de toda su carrera, muchas de ellas difíciles de escuchar hoy día en concierto, ayudados por aquellos compis de profesión que les han marcado en este largo camino y con los que han hecho colabos. Algunas de ellas recientes. Otras, sin duda, lograron poner la piel de gallina a muchos de los asistentes. Todo esto a lo largo de medio centenar de canciones y cuatro horas de conciertos que, a buen seguro, a una buena parte delos allí presentes se le hicieron cortas.

Cuando llegué al recinto, la enorme multitud aguardaba expectante el inicio del show sobre la explanada del Monasterio de la Cartuja mientras terminaba la sesión de R de Rumba, mítico DJ de los célebres Violadores Del Verso. No sería el único integrante del grupo maño en subirse al escenario esa noche. Antes, la gente fue haciendo ambiente desde las seis de la tarde, hora en la que abrieron las puertas. Como casi siempre en este tipo de eventos, nos encontramos con la habitual nota negativa por parte de la organización de no dejar introducir comida ni bebida a un evento de muchas horas en el que la actividad principal no es gastronómica. Como contrapunto, decir que se podía caminar con cierta comodidad por el recinto pese al sold out y que se llevó un rigor con los horarios establecidos.

Pasadas las nueve de la noche, las dos pantallas gigantes situadas a ambos lados del escenario se encendieron para mostrar imágenes y pequeños cortes de vídeo en los que se podía ver al grupo desde sus comienzos hasta la actualidad. Hasta la entrevista de Zatu con Broncano se pudo ver en última instancia. Sin más dilación, la pareja (o trío, pues el MC Legendario se encargó de apoyar en todo momento los temas de los sevillanos sobre las tablas) asaltó el escenario: Acción Sánchez en un segundo plano, en un lugar elevado. Su compañero, Saturnino Rey, sería como de costumbre quien acapararía inevitablemente el protagonismo, pese a su insistencia en que se valorase a cada miembro como un 50% de la banda.

Como era de esperar, su último disco Redención se asentó como una parte crucial de su setlist, con muy buena respuesta por parte del público. “Lucifer” y “Cara B” fueron las primeras en sonar, esta última con la primera colaboración especial de la noche: la de Javier Beret. Seguidamente, tocaría contentar a los fans old school con temas como la imperecedera “Pruébalo”, con Óscar bajando a primera línea con su particular plato con forma de guitarra (la “platarra”, como la han bautizado), “35 Rimas” o “1 Cada 20”, de su debut Siempre Fuertes, disco del que rescatarían muchos de sus cortes. Tampoco faltarían hits de su anterior Sin Miedo A Vivir, como una muy celebrada “Todo lo que importa”, junto a Fyahbwoy, “Lo intenté”, que Zatu dedicó a su hija después de un emotivo discurso y mostrando el tatuaje de su abdomen, “Manos en el Aire” u “Orgullo Banderillero”, de las más coreadas con diferencia por la multitud.

De entre todas las colaboraciones, una de las más especiales fue la de Juaninacka, artista al que Zatu no dudó en definir como “quien enseñó a rapear a los raperos”. Juntos interpretaron “Al Filo”, “Rap Romántico” y “Bailes de Salón”, de sendos primeros trabajos de SFDK. También fue llamativa la incursión en el escenario de Ose Him, con quien el de Pino Montano se dividió el público para que cantasen el estribillo de “Disfruten del Show”, un tema original de La Trama en el que colabora el MC de SFDK. “Una de Piratas” o “Terapia Extrema” también revolucionaron al respetable, que veía cómo el grupo alternaba los temas antiguos con otros como “Agua Pasá”, “La Amalgama”, para la que Zatu portó un traje de flamenca o la no menos reivindicativa “Ovarios y Pelotas”, donde se quedó solo sobre el escenario sentado en un taburete. “Cuando Todo Acabe” contó con la presencia de El Chojin, mientras que “Bajo El Mismo Sol” hizo lo propio con el malagueño Little Pepe, resaltando ese canto a la unión entre las ciudades de Málaga y Sevilla.

Después de un pequeño parón en la que se mostraron en las pantallas los saludos y felicitaciones de gran cantidad de raperos, esta primera parte del show fue completada con una ristra más de temas entre los que se encontraron los dos que hicieron revivir a Mala Juntera junto a Capaz, “Los Peliculistas” y “El ornitologo”, con la colaboración de la voz de Vicky Luna. No faltó tampoco “El Niño Güei”, con personaje incluido sobre el escenario vestido como en el videoclip de la canción. ¿Y por qué digo que esta era solo la primera parte del show? Pues porque tras un parón de unos quince minutos que en un principio no entendí, mi sorpresa fue que a la vuelta se encontraban varios músicos más sobre el escenario: batería, bajo, guitarra y varios instrumentos de viento. Ellos eran Los Hermanos del Groove.

Esta instrumentación dio a los temas un aire diferente y fresco. Una idea fantástica. “2005”, “El Liricista en el Tejado” o “Dónde Está Wifly” sonaron como nunca con esta colaboración, antes de la más obvia “Los Funkcionarios”. Y entonces llegó uno de los momentos más ansiados de la noche: buena parte de Violadores Del Verso, o lo que es lo mismo, Kase O y Sho-Hai se subieron al escenario para interpretar junto a Zatu primero Espacio Vital, el enésimo tema de su Lista de Invitados. Después, Javier Ibarra se quedó para dedicar unas palabras a sus colegas y recordar con ellos cómo en los inicios de ambos grupos se escribían por carta y vendían los cassettes el uno del otro en Zaragoza y Sevilla. Prueba de que el rapero maño es muy querido allá donde va es que se metió al público en el bolsillo en un momento, antes incluso de que junto a Zatu interpretase “A mí no me lo cuentes”, del primer disco de los sevillanos. Y claro, la gente enloqueció.

Estábamos llegando a la recta final. Para el último sprint, SFDK nos regalaban “S.E.V.I.L.L.A.”, el himno “Yo Contra Todos”, cuyo estribillo resonó en toda la ciudad, “Años Muertos” y “Sin Miedo A Vivir”, con la promesa de Zatu de vernos de nuevo en el 50 aniversario del grupo.

No sé si será verdad a día de hoy aquella letra que decía “esto del rap no da dinero y mucho menos en Andalucía”. Lo que sí dio esa noche fue felicidad a miles de personas, después de cuatro horas que no olvidarán fácilmente.

Texto: Alberto Zambrano

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close