Crónica de Sylvania + Kroom – Sala Rock City (Almàssera) – 16/02/2019

Acostumbrada a cómo se viven los conciertos en Madrid, abriendo a la hora de la merienda y acabando para la de cenar, se me hizo muy raro el pasado sábado acudir a un concierto que abría sus puertas a las diez de la noche y acabó pasada la una de la madrugada. Pero lo cierto es que mereció mucho la pena.

Cogí el coche y fui a la sala Rock City, en el municipio de Almàssera, para disfrutar de la presentación de Testigos de las Estrellas, el último disco de Sylvania que vio la luz el mismo día. Venían acompañados por Kroom para abrir la noche, banda que, sinceramente, no conocía de nada.

Cesó la música, solo para que un silencio bastante incómodo llenara la sala, hasta que Kroom anunciaron que tenían algunos problemas técnicos. Cuando por fin comenzaron a tocar, apenas había una veintena de personas frente al escenario. Por suerte, poco a poco, la sala comenzó a llenarse.

Presentaban el debut de dos de sus integrantes: Pablo a la guitarra y Miguel a la voz. El último era debutante solo como cantante, pues anteriormente fue guitarrista en la banda.

He pasado bastante tiempo dándoles visitas en YouTube para comparar su evolución, y la conclusión a la que he llegado es que la entrada de Pablo le ha dado más calidad al grupo. Si siguen este camino, dentro de un tiempo puede que los veamos más arriba en un cartel.

Se notaba también que era la primera vez de Miguel cantando, se le veía nervioso y, en ocasiones, se le iba alguna nota y parecía perder algo de voz. Nada que no pueda remediarse con más ensayos, tiempo y más noches sobre un escenario.

Al ser bastante desconocidos para los asistentes, les costó hacer vibrar al público, aunque con la cover que se marcaron de “Night Crawler”, de Judas Priest, consiguieron empezar a encender a algunos de los allí presentes.

Entrada la noche y con la Rock City bastante llena, sonaron los primeros acordes de “Mare Tranquillitatis”, seguida de “El Reino de los Sueños”, (uno de los nuevos temas), y “Transylvania”, que fueron increíblemente bien acogidas por el público, sobre todo ésta última, coreada por todos al unísono durante su estribillo.

Probablemente, en una zona más alejada del escenario el sonido fuera perfecto a lo largo de todo el concierto. Pero en las primeras filas, la batería sonaba demasiado fuerte y tapaba, en ocasiones, la voz de Alfonso.

Sylvania tocaron prácticamente su nuevo álbum entero (para algo era la presentación oficial, que a veces digo cada cosa…), siguiendo con “La Maldición de Dabria” y “Sangre, Sudor y Lágrimas”.

Pero, sin lugar a dudas, el tema más solicitado durante la noche fue “La Princesa Prometida”, pedida varias veces incluso después de tocarla. Y con la potente voz de Alfonso, sinceramente, creo que suena infinitamente mejor, y no me hubiera importado si la hubieran tocado más de una vez.

Sin duda, el momento más emotivo de la noche llegó con “La Senda del Olvido”, escrita y dedicada para aquellas personas que han tenido que vivir de cerca la durísima enfermedad del Alzheimer.

Pero no todo iba a ser emoción, mecheros y linternas de móvil al aire y alguna lagrimita, pues aún quedaba mucha noche por delante. Tras un ligerísimo parón (se notaba que los chicos tenían más ganas de estar tocando que de hacerse de rogar), siguieron con temas algo menos recientes: “Un Mundo Infeliz” (en la que podemos escuchar, en la versión de estudio, a José Vicente Broseta y a Zarach Llach, de Opera Magna y Lèpoka, respectivamente), y “Eagle Fly Free”, versión del clásico de Helloween.

Para acabar la noche dejaron “Testigos de las Estrellas”, canción que da nombre al nuevo disco, y “Vivo en tu Memoria”, que, posiblemente, sea el tema que les ha hecho crecer en cuanto a fama, dar un golpe y decir: “Hey, aquí estamos y os vamos a dar mucha guerra”.

Fue una noche mágica e inolvidable para el conjunto valenciano, y, quién me lo iba a decir, pero para mí fue más que divertida y entretenida, aunque acabara tan tarde (sí, soy una abuela acostumbrada a que me echen de las salas a las once de la noche, qué le vamos a hacer). Espero, sinceramente, poder volver a verles sobre un escenario muy pronto, y, además, para la próxima ya habrán ganado a una fan más para sus filas que se sepa las canciones.

Texto: Lidia Zig

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close