Cuando la broma deja de hacer gracia

No puedo evitar ser un payaso. En algún momento de mi vida hablé en voz alta e hice gracia así que lo repetí, y repetí, y repetí… y a veces acierto, pero son las menos. Eso sí, hay temas en los que me especializo, o me lo ponen demasiado fácil. Y por más que los exploto, son una mina sin final. Sin embargo a veces pienso lo que hago y sobre todo, qué me lleva a hacerlo. Y me doy doy cuenta de que quizá es el momento de parar, porque esto ya no tiene ninguna gracia.

Porque es muy fácil hacer leña del árbol caído. Machacar y machacar a aquel que ya estaba en el suelo desde que llegaste. Analizo la situación y pienso “si es que se lo merece”. Piensas en todo lo que ha hecho, o no ha hecho, y todo justifica esas acciones. Lees lo que pasó antes y creo en que lo que estoy haciendo es un caramelo, nada en comparación con lo que habría que hacer u otros le harían si pudieran.

Y así sigo. Cada vez con más sorna. Creyéndome creativo. Teniendo un montón de palmeros que me ríen las gracias, porque tengo que reconocer que estas se me están dando bien. Tan bien que puedo permitirme hasta el experimentar. “Voy a probar a decir las cosas así”, y sigue funcionando, porque es un filón que nunca acaba y que encima viene a por más, ya que cuando se me había olvidado y vuelvo a mi mediocridad, regresa y durante unos minutos puedo volver a ser el rey. Pero pienso…

Pienso en que en realidad esto nunca ha tenido ni puta gracia. Los (y todo supuesto, nunca es culpa, los demás son los responsables) engaños, estafas, lloriqueos, pataleos, mentiras… Todo retrata algo que se ve que no está bien. Algo que a mí y a muchos nos hace perder el tiempo. Pero que a otros les hace perder la ilusión.

Así que yo digo, basta ya. Basta ya de volver a hacer lo mismo una y otra vez. Programar conciertos para cancelarlos constantemente. Me dan absolutamente igual los motivos. Porque a estas alturas no se te puede creer. Quizá alguna vez tuviste razón, hasta un reloj parado acierta dos veces al día, pero ya son demasiadas durante demasiados años. Por mi parte se acabó, lo dejo, búscate a otro que ría las cosas cuando lo que mereces son desprecios.

Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close