Cuando todo esto pase

Estas palabras llevan juntándose muchos días y originalmente iban a llevar por título «Cuando todo vuelva a la normalidad», pero no creo que eso que antes llamábamos «normal» vuelva en ningún momento.

Nunca he sido una persona muy sociable. Me he rodeado de unos pocos, pero creo que eso me ha ido bien. No he tenido que sufrir puñaladas de personas queridas. Mi naturaleza desconfiada (si piensas mal de todos acertarás la mayoría de las veces) me ha ahorrado muchos disgustos. Eso sí, una cosa es que mi círculo de confianza se muy estrecho y otra que no quiera estar junto a más gente.

Las salas de conciertos son mi vida desde hace muchos años. He estado en todas las que he podido, como público y como fotógrafo, o persona con cámara, pero casi siempre, aunque las cosas no fueran como me gustaría sobre el escenario, feliz. La música siempre tendrá algo que para mí, la pone por encima de todas las cosas, y en directo más aún. Ahora me han arrancado algo muy importante.

No voy a debatir las medidas tomadas, ni se me ocurriría. Pero nunca nadie pensó que en algún momento nos viéramos abocados a ver como todo concierto se cancela o se aplaza, en el mejor de los casos, para dentro de unos meses.

Probablemente hasta que no pise una sala y la banda se ponga a tocar, yo no me creeré que esto ha pasado. Y ese es el peor sentimiento de todos los que se me han pasado por la cabeza en estos días, la incertidumbre. Nadie puede asegurar nada. Mejor o peor escenario sólo son otras palabras que vaticinan algo que, por cerca o lejos que esté, no veo.

Toda esta situación da lugar a una ausencia de novedades muy grande. Apenas hay anuncios de giras, discos, singles… Y este bajón del ritmo se agradece para volver a retomar fuerzas.

La música no se acaba, ni se acabará. Aprovechando que poco a poco se están posponiendo también lanzamientos, es un buen momento para ponerse al día con todo lo pendiente. Escuchar tal o cual disco que quería y que al final no lo hacía. Sorpresas agradables, indiferencia y «¿en qué estaban pensando cuándo componían esto?»

Esto no va a llevar a ningún lado. Cada día, como muchos, me enfrento a mi mismo a diez versiones diferentes de mí. A sentimientos arremolinados que me dicen que todo va a salir bien, que se ríe de las conspiraciones, pero que tiene un ojo fijo en las noticias.

Todo esto pasará, y estaré ahí. Y Fotoconciertos. Y mi cerebro.

Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close