DIMEFEST 2014 – Sala Paddock (Madrid) – 13/12/2014

Podría empezar esta crónica hablando de lo mucho que significan Pantera y Dimebag Darrell para mí, pero mentiría. Si bien es cierto que Pantera fue de las primeras bandas que me metió en el mundo del metal, nunca les presté excesiva atención. Conozco bien los discos “Vulgar Display Of Power” o “Cowboys From Hell” y algunas cosas más, pero ya. Pese a ello, un evento como el Dimefest si me despertaba curiosidad, y hace dos años tuve que cancelar mi asistencia horas antes. Así que ahora, con una nueva oportunidad, ni la molesta lluvia ni un gran resfriado me iban a hacer faltar otra vez.

Primer enfrentamiento cara a cara con la Sala Paddock, con una grandísima localización y un sonido que la mayoría del tiempo fue el correcto pero que acabó sufriendo de varios acoples, aunque con tanto intercambio de instrumentos y músicos tampoco extraña.

Casi por sorpresa, pillándonos a muchos sin preparar (entiéndase por los tapones, cámaras etc.) al poco de abrir la sala, saltaron al escenario Evil Impulse. Aún éramos pocos en el recinto y eso se notó habiendo muy poco movimiento.

Sara Esparza

Poco más hubo con los siguientes, una fusión entre Forced Rejection y Deathsurrection. Eso sí, no fue por falta de ánimos, ya que Gabriel, vocalista de los segundos, puso todo su empeño buscando un wall of death, que sí, sucedió, pero tuvo poca participación.

La cosa empezó a animarse un poco más cuando llegó el turno de los gallegos 2 Sisters ya que no desaprovecharon la ocasión para llevar los cortes que interpretaron a su terreno, con la percusión extra que usan incluida.

Sara Esparza

El ambiente comenzaba a calentarse y se notó con el combo compuesto entre Aphonnic, Display of Power y Txema, cantante de Somas Cure, que se unieron para “This love” y desatando la primera locura de la noche.

Sara Esparza

La representación gallega continuaría, siguiendo Aphonnic en las tablas y subiéndose Pla de Mutant Squad. Esta formación sólo duraría un tema, ya que Aphonnic bajaron para subir el resto de Mutant Squad, teniendo como vocalista al cantautor Jamie Fifthring. Los cuatro rompieron con la tónica de tocar temas de Pantera para abarcar dos del proyecto country de Dimebag Darrell, Rebel Meets Rebel, “Nothin’ to lose” y “Get outta my life”.

Aquello ya era un no parar, y las combinaciones entre Overdry y Violent Eve, posteriormente Rown Houland (ex-Clockwork), intercalándose los siempre impresionantes Cuernos de Chivo, no hacían más que aquello siguiera in crescendo.

Palabras mayores para la que liaron Vita Imana, Alex Cappa, Rown Houland y Miguel Rocha. Este último, guitarrista y voz de los disueltos Gauntlet, es la representación de la locura. Empezó subiéndose a las tablas envuelto en papel higiénico, lo cual no es más que una broma simpática, pero perdí la cuenta de las veces que se tiró al público. Una de ellas durante la actuación de los que les sucedieron, Display of Power, mientras tocaban “Rise”.

Sara Esparza

Los siguientes serían Jacob de Vendetta Fucking Metal con el bajista de Dark Confessions y Achokarlos a las seis cuerdas. He visto varias veces a Jacob con su banda, y en varias de ellas me acaba cansando porque le veo muy exagerado en sus gestos, pero en esta ocasión estuvo relativamente comedido ofreciendo un gran espectáculo. Con ellos apareció nuevamente Txema de Somas Cure para cantar mi tema favorito de Pantera, “Cemetery gates”. Aunque el micro de Txema se acopló varias veces, lo disfruté como un crío.

Recta final y de los que había sólo permanece Achokarlos que acompaña a Crisix, los cuales sugieren tocar algo de la etapa glam de Pantera, pero no, porque fue la potente “Cowboys from hell” la que sonó.

Sara Esparza

Tras ella sólo quedó el quinteto catalán junto con Daniel, guitarra de Gauntlet, para deleitarnos con “I’m broken”. Tras ella el escenario de la Paddock se convirtió en una fiesta ya que la canción final llegaba y eso no se podía celebrar de cualquier forma. Con “Walk” (¿soy el único que siempre lo asociará a Rob Van Dam?) empezamos a ver músicos y músicos en el escenario, muchos de ellos con el móvil haciendo fotos desde allí visiblemente emocionados. Crowdsurfing por doquier, Javier Cardoso por los aires… Y lo más loco aún no había pasado. Desde uno de los palcos de la sala apareció Miguel Rocha, quien agarrándose a un alto empezó a balancearse, ¡¡¡para acabar tirándose al escenario y nuevamente al público!!!

Probablemente estoy ante uno de los mejores conciertos de mi vida, viviendo una de las mayores locuras en una sala y una gran sensación de hermanamiento con un montón de personas que no conocía de nada.

Perdón por aquellos artistas que me he dejado porque el movimiento en el escenario fue constante. En cualquier caso, escribo esto algo más de doce horas después de su final y aún sigo muy emocionado. No sé si merecerá la pena repetirlo porque parece que se ha tocado techo, pero si vuelve a hacerse, iré cancelando todos mis planes para volver a ser parte de esta grandísima fiesta.

Texto: Alberto Sanz / Fotografía: Sara Esparza

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close