Editorial: La promoción mal entendida

Si los mánagers y publicistas volasen, sería imposible ver las estrellas. O casi, porque como en muchas otras profesiones, últimamente la de llevar a una banda y la de hacerles promoción, parece estar de nuevo en auge.

Pero, como siempre, no es oro todo lo que reluce, ni mucho menos. A diario en Fotoconciertos recibimos unas cuantas decenas de notas de prensa, por las vías más inverosímiles. Desde el correo (noticias @ fotoconciertos.com), hasta por mensaje privado en nuestras cuentas personales de redes sociales, pasando por llamadas de teléfono, SMS -si, aún se usan, a veces-, WhatsApp, por no contar todo el spam variado que nos llega en todos y cada uno de los muros de nuestras cuentas de Facebook, Instagram, Twitter, y un largo etcétera.

¿Qué pasa con toda esa información?. La respuesta es bien simple, y extensible a todos los ámbitos de la vida: si llega al receptor adecuado, por la vía adecuada, triunfa. Si no, simplemente se desecha, se olvida, e incluso, si se persiste, se intenta ignorar al remitente.

En todas nuestras redes sociales, página web, e incluso en algunas de nuestras cuentas personales, se explicita el canal por el que nos gusta recibir la promoción de los eventos relacionados con la música, labor que desempeñamos en esta página web: por correo.

¿Y por qué el correo? Porque nos permite organizarnos, filtrar, y en definitiva, tener una buena actitud. El WhatsApp, nuestras cuentas privadas de Facebook… son canales no adecuados, por ser personales.

¿Y por qué hay gente que no usa el e-mail, público y colocado en un lugar visible? La verdad, no tenemos ni idea. Pero son los que luego se quejan de que su promoción no sirve para nada, esos mánagers, o PRs, encargados de la visibilidad de las bandas, que se quejan de que tienen mucho trabajo, y comparten cuando pueden y como pueden -habitualmente en los 4, 5 o 15 grupos de Facebook dedicados a la música- los carteles de sus eventos. Solamente ahí. De forma exclusiva. Luego, se quejan amargamente de que sus eventos tienen poca difusión, y no se explican como “con un cartel tan bueno”, la sala estaba vacía. Si me leen, se lo digo yo con una imagen:

teoria comunicacionTú, como PR, eres el emisor. Yo, como medio, soy el receptor. Hasta ahí, todo correcto, ¿no?. El código, el idioma, es el mismo (en Fotoconciertos hablamos castellano, inglés, gallego, catalán, alemán y ruso, además de alguna lengua no oficial, así que… complicado será que no aciertes). El mensaje, lo que tengas que decirnos, puede ser más o menos interesante, pero si nos llega por el canal adecuado, lo leeremos, y si coincide con nuestra línea editorial, lo publicaremos.

Así que, teniendo en cuenta todo el párrafo anterior… ¿qué es lo que falla?. Exacto, señores. El canal. No, no nos queremos enterar de tus eventos por Facebook. Tampoco queremos que nos envíes un privado -ni a nuestros perfiles personales, ni, si puede ser, a nuestro perfil como página-. Menos aún, por WhatsApp, Twitter o Instagram. Lo queremos por e-mail (de nuevo, para quienes no se hayan enterado, noticias @ fotoconciertos.com ). Solo y exclusivamente por e-mail.

Y si no nos lo mandas así, no llores, por favor. O te tendremos que enviar un bonito meme: el de la buaambulancia.

buambulancia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close