Editorial: ¿Por qué no regalamos las fotografías a nadie?

Hoy nos toca hablar de un fenómeno común -creemos- a todos los fotógrafos, y por extensión, a los medios: las peticiones.

Junto con todos los correos con giras, conciertos nuevos, actualizaciones de bandas, disoluciones… recibimos también correos de artistas, discográficas, managements y fans que nos piden las fotos que hemos hecho, para usarlas en redes sociales, para CDs, para enmarcarlas en su casa (bueno, a veces de estas cosas nos enteramos por las redes…), o simplemente, para tenerlas de recuerdo.

Y por norma general, no tenemos ningún problema en cedérselas a artistas, a cambio de una pequeña cantidad de dinero. Porque es nuestro trabajo, y por decencia profesional: estamos totalmente en contra de los personajes que se hacen llamar fotógrafos y que regalan su trabajo a gente que puede, sin demasiado problema, más allá de quitarse una copa un fin de semana, pagarla.

Sí que nos toca la moral cuando la gente, directamente, las coge, las retoca a su gusto, y/o las sube a sus redes sin haber preguntado. Porque siempre decimos lo mismo: PREGUNTA, y te sorprenderás de lo barato que es tener una imagen nuestra, de forma legal, y colaborando con que Fotoconciertos siga adelante. Porque, amigos, amigas, al final, aunque Fotoconciertos sea una pasión, el material que usamos cuesta dinero. Y tiempo. Tiempo para aprender a usar ese material, tiempo para llegar al evento, tiempo para volver, escribir o editar las fotos, tiempo para subirlas a la web… Un tiempo que podríamos estar utilizando para, por ejemplo, estar viendo la última serie de Netflix o HBO (¿habéis visto ya Chernobyl? Pues nosotros aún estamos en ello…), pero que usamos en editar las imágenes tomadas con nuestras cámaras de cientos de euros (y objetivos no incluídos).

Alguien, sin tener ni idea, dirá que las fotografías les pertenecen a los músicos, que son los que salen en ellas. Pero a ese alguien le recomendaría que, antes de mear fuera del tiesto, le de un repasito a la Ley de Propiedad Intelectual, en la que se dice que la fotografía es de quien dispara. Otros, sin saber muy bien de qué va la vaina, por mucho que sean “el muñeco del cromo”, dirán que a ellos nadie les preguntó si se les podía hacer fotos. A estos les diría que hablen con quien les ha (con suerte) pagado, es decir, a quien monta el concierto, y que pregunten si entre sus mails nos han dado una acreditación, autorizándonos a fotografiar el concierto. Más que nada, porque si no estamos acreditados, pagamos religiosamente nuestra entrada (si la banda nos interesa, como cualquier mortal), y vamos a disfrutar, no a trabajar.

Y sí, amigos y amigas, esto, para nosotros, es un trabajo. Agradable -a quién no le gusta ir de conciertos?-, pero desagradecido la mayor parte de las veces. En el que gastamos más dinero de lo que ingresamos (que no es difícil, ya que el robo de imágenes está a la orden del día, y siempre vamos a gastar dinero, aunque sea en transportarnos hasta la sala), y en el que todavía hay quien opina que su trabajo está por encima del nuestro, porque “solo apretamos un botón” -os juro que si me diesen un céntimo por cada vez que he oído esta frase, habría sacado más que vendiendo fotografías!-.

Así que, ya seas el artista, el management, la discográfica, la promotora, o el Papa Francisco, por favor, colabora a que sigamos haciendo lo que nos gusta, y según tú, se nos da tan bien porque te “superencantadelamuerteporquesalestancuquiquequieresmorir”: las fotos en las que sales y que nos pides. Colabora con que la gente pueda invertir en mejores equipos para sacarte más cuqui. En formación para que pueda aprender a quitarte tus lorzas y dejarte ese tipo fino que buscas quince días antes de que empiece el verano. Colabora en que los hijos de los fotógrafos puedan ir a clase y aprender a leer. ¡Compra fotografía y no la pidas gratis!.

No, este logo tampoco se puede usar sin pedir permiso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close