Editorial: ¿Por qué publicamos críticas negativas?

Desde mis comienzos tuve una cosa clara, y es que mentir sobre que me ha parecido algo no entraba en mis planes. Cuando un disco o concierto no me ha gustado, lo digo, argumentando, pero lo digo. No me parece de recibo escribir otra cosa. ¿Para qué? No hago ningún bien a ninguno de los implicados. Y al revés tampoco.

Pero no es ningún secreto que no siempre funciona así. En las webs abundan no ya solo las críticas buenas (por suerte, muchos de nosotros podemos elegir que escuchar o a qué asistir) sino las edulcoradas a posteriori, por miedo a la reacción de después o porque simplemente no se quiere. Todavía puedo comprender a los primeros, porque algunos fans dan miedo, pero los segundos…

Un conocido medio de esos que propagan las guitarras distorsionadas, se vanagloriaba recientemente de la total ausencia de críticas negativas, puntualizando que no todas eran extremadamente positivas, pero que para decir cosas malas no estaban, con la excusa de que así no apoyaban la música. Entonces, a ver si yo me entero, ¿mintiendo apoyas mejor este mundillo? Aunque claro, a esa pregunta sólo cabe una respuesta, que ellos no mienten, sólo omiten lo negativo. A mí me vais a disculpar, pero ocultar la verdad me parece la misma puta mierda, falto de valor y de espíritu crítico.

Y es que es verdad que para estar detrás de un medio musical hay que tener la piel bien curtida para que las palabras sobre tu trabajo (cuando este no ha sido una obvia basura) no te afecten, pero hasta el momento más de una banda, y más de dos, y más de tres, nos han dado las gracias por expresar que lo que han hecho no nos ha gustado, muchas de ellas argumentando que les parecía sospechoso que a absolutamente todo el mundo les gustara lo que hacían.

Así que lectores, grupos, discográficas, promotoras, fans (que son lectores pero diferentes) si crees que somos como aquel colegio en el que todo el mundo puede aprobar con solo asistir, os habéis equivocado de lugar. Cada miembro de Fotoconciertos tiene su propio criterio, con sus filias y sus fobias, pero todos tienen una característica en común, la exigencia, y si algo les parece una mierda lo van a decir, desde el respeto, pero lo dirán. Flaco favor haríamos a esta industria siendo unos hipócritas.

Pd: no me vengáis con lo de las críticas destructivas. Os reto a encontrar una en Fotoconciertos.

Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close