ENCHANT – The Great Divide

“The Great Divide” es el octavo disco de la esta banda estadounidense Enchant después de 11 años sin grabar en estudio. Este disco se compone de 8 pistas de un Heavy Progresivo que recuerda a grupos tan importantes como Marillion en las que destaca unos riffs de guitarra melódica genialmente ejecutados junto con el sonido de los teclados que nos transportan a épocas pasadas.

Enchant The Great Divide

Las canciones tienen una duración que varía entre los apenas 4 minutos de la canción “All Mixed Up” y los poco más de 9 minutos de la canción que da título al disco. Las canciones, aun siguiendo un ritmo bastante lineal en un aspecto general, tienen multitud de variaciones de ritmo que hacen que no te aburras de escucharlo. En todas ellas los teclados tienen un papel melódico muy importante pero sin restar protagonismo a ningún otro instrumento. Cada uno ejecuta su parte a la perfección integrándose con los demás y con la voz para formar unas canciones increíbles.

Enchant

El disco empieza con el tema “Circles”. A los teclados, que marcan una introducción a la canción, se suman el resto de instrumentos y rápidamente la canción se va estructurando con una gran variedad de sonidos que hacen que viajemos en el tiempo. La voz cantando en un tono suave, y que a veces nos recuerda a Nickelback, se ve acompañada de unos coros bien introducidos. El sonido de los teclados nos recuerda a esos primeros tiempos del heavy progresivo. Los constantes cambios de ritmo nos animan a cerrar los ojos y disfrutar de la música. El punteo suena con la distorsión necesaria, con partes melódicas y otras más virtuosas.

La segunda canción “Whitin An Inch” comienza con la guitarra haciendo un riff sencillo al que le acompaña la batería con golpes de timbales para acabar marcando el ritmo junto a esa melodía de escasa variedad de notas. Las variaciones a ese riff se deben por una parte a los teclados y por otra a la introducción de acordes sobre esa base para acabar con pequeños punteos en los estribillos junto con cambio de ritmo en batería y bajo. El solo de teclado tiene un sonido muy clásico dentro de este estilo para acabar con sonido de piano acompañando a la voz. Le sigue el punteo de guitarra con un sonido que en ocasiones recuerda a Joe Satriani y con la voz en susurros. Acaba con el estribillo seguido por un final que se ha dejado caer como la voluntad de la voz después de decir “I’m tired” (estoy cansado).

El tercer corte es el que da el título al disco “The Great Divide”. Comienza con el bajo punteando mientras la guitarra refuerza los golpes de las baquetas sobre el Charleston. El bajo cede el turno de punteo a la guitarra, acabando con un cambio de ritmo al introducir la voz. Todos los instrumentos marcan las frases de la voz, cantando con ella y construyendo una base sobre la que fluye esa voz, volviendo en ocasiones a ejecutar el riff inicial de guitarra. El punteo, como no podía ser de otra forma, es muy melódico, tranquilo al principio y en ocasiones muy rápido. Son 9 minutos cargados de cambios de ritmo en una canción perfectamente estructurada dentro de la multitud de partes que se pueden diferenciar en ella, con sus momentos lentos y los no tan lentos. La canción acaba bajando el volumen de los instrumentos en un final muy tranquilo.

El siguiente es “All Mixed Up” empieza de una forma contundente en el que la guitarra desarrolla una melodía que siguen los teclados y a lo que se suma la voz. Después tiene un cambio de ritmo en el que se tranquiliza para volverse un poco más contundente, y vuelta a empezar. Esta canción es una montaña rusa de cambios de ritmo mezclados, como sugiere su título. El punteo del tema más corto del disco es melódico, siguiendo el sello del grupo, con sus momentos lentos y rápidos.

El quinto tema se titula “Transparent Man” y comienza con los teclados y pequeños toques de platillos para coger rápidamente un tono machacón en el que la guitarra toca los acordes al ritmo de la batería. Es la canción más “sencilla”, con menos cambios de ritmo del disco y, para mi gusto, con el estribillo más pegadizo debido a la voz y al ritmo que le imprimen. El primer punteo se desarrolla en el mismo ritmo que las estrofas, con los teclados de fondo, mientras que al finalizar la canción se produce otro punteo alternado con voz para acabar el tema con vibraciones de los platillos.

El siguiente corte es “Life in a Shadow” y comienza con todos los instrumentos al unísono para bajar el ritmo y dar paso a la voz al finalizar una melodía de guitarra. Es un tema que me recuerda un poco a Extreme, con sus cambios de ritmo y de tonalidad de la voz. El estribillo se puede decir que es un riff de guitarra. La voz y la guitarra se compaginan perfectamente en los cambios de ritmo. Los coros de esta canción, sin ser muy complejos, están muy bien metidos.

La séptima canción se titula “Deserve to Feel”, tiene un comienzo bastante cañero con los instrumentos de cuerda junto con la batería. Rápidamente cambia el ritmo para dar entrada a la voz, que descansa cuando el resto de instrumentos desarrollan una melodía para después volver al primer ritmo de la voz. El punteo se desarrolla con la marca de la casa y continúa con los teclados uniéndose en las mismas notas que la guitarra para acabar de forma cortante con un par de segundos de silencio y empezar de nuevo con la voz. Posteriormente tenemos un solo de teclados alternándose con la guitarra solista, en estas ocasiones podemos escucharla haciendo tapping, para finalizar en una bajada de volumen para terminar la canción.

El octavo y último tema del disco es “Here And Now”. Comienza dando cuerda a un reloj que empieza a sonar junto con el sonido del bajo usando tapping con el ritmo de ese reloj, acompañado con los teclados, para acabar con el cambio que da entrada a la voz y al resto de los instrumentos en la línea melódica inicial. Es una canción relativamente tranquila en la que el bajo tiene un poco más de protagonismo que en el resto de canciones. Este tema es el más tranquilo del disco. En el estribillo se puede oír de fondo a los teclados desarrollando una melodía que apoya muy bien a la voz. En las estrofas la guitarra hace arpegios para acompañar a la voz. El solo comienza con el sonido del reloj seguido por los teclados y la guitarra para luego dejar a esta última hacer su parte de forma impecable. Acaba al entrar la voz con los coros y el resto de instrumentos en otro de sus cambios de ritmo. Cuando la canción finaliza, lo hace con la línea de bajo inicial.

Aunque no es un disco que anime a dar saltos, es perfecto para escuchar cerrando los ojos, recordando tiempos pasados con una sonrisa en los labios y quizás con una buena cerveza en la mano.

Formación:

Ted Leonard: voz y guitarra
Douglas A. Ott: guitarrra y voz
Ed Platt: bajo
Bill Jenkins: teclados
Sean Flanegan: batería

Tracklist:

1. Circles
2. Within An Inch
3. The Great Divide
4. All Mixed Up
5. Transparent Man
6. Life In A Shadow
7. Deserve To Feel
8. Here And Now

Si queréis saber más sobre ellos, podéis obtener más información de la banda en sus distintas redes:

Javier Ramos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close