Fosos comunes: de inicios, wrestling y nostalgias

Llevo, en el momento en el que escribo esto, 17 años en medios de una u otra índole. Al final escribo de lo mismo. Aparte de mil noticias, cuando me salgo de la tangente para dar una opinión, es para quejarnos, como en la vida real. ¿Pero cuántas veces me pongo a hablar de música? ¿A divagar un poco, contar historietas o sí, quejarme, pero de otra forma? No sé si al final haré eso, quizá ni lo intento, pero al menos pondré una letra después de otra con cosas relacionadas de la música. Habrá algunas entradas buenas, otras interesantes y la mayoría una puta mierda que sólo querré leer yo y mi club de fans, más numeroso de lo que puede parecer por una horrenda casualidad.

Y es que sí, llevo 17 años en medios, que joder, se dice pronto. Fundé TGWW (si a alguien le suena le pongo un piso en la Gran Vía) en el año 2000, pero llevo desde antes escuchando esta cosa que llamamos rock y metal. Aunque estos mundos se interrelacionan. TGWW era un pseudo-medio dedicado al wrestling, wrestling que me descubrió a Megadeth, en los albores de Internet en España (larga vida a Jet Internet). Noches aburridas de viernes cuando aún no tienes edad para ir cerrando bares hicieron que me enganchara a la extinta WCW. Goldberg y la promoción de Soldado Universal 2 hizo el resto. Ni vinilos de un familiar, ni amigos que me prestaran una cassette… Y descubrí Napster unos años después.

Alberto Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close