Hypocrisy (Hipocresía)

No, esta entrada no tiene nada que ver con Peter Tägtgren. Es más un desagradable canto de sirena, uno de esos pensamientos que se vienen a la cabeza y que, de alguna forma, tengo que expulsar de mi mente.

Todo comienza con Steel Panther, unos chicos que llevan tocando con el glam por bandera desde comienzos de este milenio (y eso suma, en este momento, la friolera de dieciseis años). Cierto es que pasean sus culitos respingones bastante poco por nuestro país, pero cuando lo hacen -léase el Leyendas del Rock este mismo verano-, no dejan a nadie indiferente.

Se vertieron ríos de tinta (digital, que es más barata y contamina menos el medio ambiente) sobre su supuesto machismo y el hecho de que sus letras sean un conglomerado de tetas, chochitos y felaciones, no ayuda mucho a lavar su imagen. Una imagen construída, todo sea dicho, con la mayor ironía. Analicemos pues alguna de sus letras, para saber si es tan grave la cosa:

(1)

Fuck yeah, we fuckin’ rock
We like chicks that suck our cocks
We drink in the morning
Do coke all day
Look at me babe, I’m okay
I’m fuckin’ horny babes
So here’s the truth
You’re not that pretty but you got great boobs
Come on here, woman, let me tell you what’s on my mind
I wanna get you naked cuz we’re runnin’ out of time!

Horrible, ¿verdad?. ¡Pues esto no es todo! Prácticamente todos sus temas llevan el mismo estilo. Sigamos con varios ejemplos más:

(2)
Don’t mind your name
Don’t mind your age
I want it to be dirty
And I want it now

Otro ejemplo, con apología de la violación incluída!

(3)

Long legs and short skirts
These girls hit me where it hurts
I can’t wait to get my hands on them
I won’t give up until they give in
Now I’m not lookin’ for a love that lasts
I need a shot and I need it fast
If I can’t have her, I’ll take her and make her

Tienda Fotoconciertos.com

¿Son el demonio? ¿Son peor aún? Leed las siguientes estrofas:

(4)
Raped a tourist
As soon as I left the jail
And she paid me for it

(5)
I’m dirty, mean and mighty unclean
I’m a wanted man
Public enemy number one
Understand
So lock up your daughter
Lock up your wife
Lock up your back door
And run for your life

Tras todo este maremagnum de letras, hay que aclarar algo… solamente una de ellas, la primera, se corresponde con un tema de Steel Panther. El resto son de artistas tan “sagrados” como los patrios Bürdel King (número 2), Poison (número 3), los madrileños Burning (número 4), o los idolatrados AC/DC (número 5).

Podríamos seguir listando temas que todo el mundo canta desgañitándose en los conciertos, sin tener ni idea de lo que están cantando -aunque nos meteríamos ya con la pronunciación y el conocimiento de los idiomas ajenos que existe en este país de pandereta-, y a buen seguro nos quedarían muchos versos en el tintero, pero creo que con estos ejemplos el trasfondo de la cuestión (el conceto, que diría Pazos) queda más que claro.

Son un grupo irreverente, divertido, y que intentan dar un espectáculo para que se hable de ellos. Y lo consiguen, vaya si lo consiguen. Han puesto en su ¿corta? vida a los más progresistas en su contra, por no hablar del feminismo más férreo. Aunque mucha gente olvida que el glam es precisamente eso: provocación, sexo, drogas, buena música y cardados (o pelucones, que tanto da).

Dejemos de mirarnos el ombligo, y de atacar a quienes se lo pasan bien encima -y debajo- de un escenario. ¿Que piden que salgan 17 chicas al escenario? Si no sale ninguna, habrán ganado sus detractores. Si se pelean por salir, y una vez en el escenario, las chicas hacen topless por propia voluntad, ¿dónde está el problema?. Quizás olvidamos que este estilo musical, el que amamos, se basa en la transgresión y el macarrismo.

Steel Panther Publico

Luego nos extrañamos y nos llevamos las manos a la cabeza cuando gente de “ese partido político que nos gobierna” que lidera “ese hombre del que usted me habla” intenta que alguna banda no toque en según que comunidades autónomas, y les descalificamos, aunque luego hagamos exactamente lo mismo. “Les damos lo que nos piden”, decía un miembro de la UIP mientras se bajaba la visera de su casco, y desenfundaba su porra, en la cabeza de una manifestación.

Andrés Abella

También podría gustarte...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close