KITSUNE ART – Signals of Synchronism

Desde hace ya un tiempo se está oyendo eso de que el numetal (ese género que tuvo una gran repercusión en el mundo de la música entre los años 1999 y 2005, aproximadamente) está prácticamente extinto. Una afirmación que, a día de hoy, intenta tener su parte de razón, debido a la aparentemente escasa existencia de grupos que lo reivindican, pero que hace que no se tenga muy en cuenta al ver a bandas clásicas como Korn, Deftones o Hed P.E., por nombrar a tres, publicando nuevo disco en este pasado año 2016. Del mismo modo, si nos centramos en el territorio nacional, podemos observar como igualmente hay grupos que en su día fueron claves en la escena numetal y que continúan en activo (se comenta mucho el regreso a los escenarios de Coilbox, por ejemplo), y aparte de esos, surgen además nuevos dispuestos a rescatar en gran parte la esencia de aquella época, sumándose así a las recientes apuestas por el apoyo a tendencias tales como el hardcore, el deathcore, el stoner, el heavy o incluso el thrash, consiguiéndose por todo eso que se pueda hablar de una afortunada y variada época en el metal español.

Una de esas agrupaciones es Kitsune Art: una banda originada en Madrid a finales del año 2011. Con una fresca propuesta para los tiempos que corrían, dieron su importante primer paso publicando el EP de debut titulado Live All You Can, poco antes del verano de 2012. Un EP que constaba de cuatro cortes y que fue producido por Alex Cappa en los madrileños estudios The Metal Factory, el cual suponía una gran aproximación al sonido actual buscado por la banda, es decir, un predominante metal alternativo con grandes influencias del mencionado nu metal. Consiguieron por aquel entonces una bastante buena aceptación por parte de los medios, lo que les abrió las puertas para poder actuar en distintos conciertos, no solo nacionales, como por ejemplo Granito Rock, sino también en el extranjero, como pudo ser el caso del festival rumano Artmania, en el que pudieron compartir escenario con bandas de renombre como My Dying Bride o Epica. A todo eso y más, se le sumó el hecho de haber ganado distintos premios como los de los concursos Wolfest Fight for music o Mostoles suena en el sur en ese mismo año del lanzamiento del EP, entre muchos otros. Con el paso de los años desde aquel primer trabajo, la actividad de Kitsune Art como grupo no cesó, y tras un ligero cambio de formación (el reemplazo del primer vocalista, Alexander, por el actual, Héctor) continuaba sorprendiéndonos con video singles como su particular versión de “Ragnarok” de Periphery.

Así pues, tras un largo periodo de espera de más de cuatro años, en el último mes de 2016 salió a la luz finalmente el primer disco largo de la formación, titulado Signals Of Synchronism. Un álbum nacido en Bullet Games Studios, estudio propiedad del bajista del grupo Carlos Prieto, quien se ha encargado de la grabación y producción de los doce cortes que lo componen. Su portada, de la que se ha encargado un conocido artista que ha trabajado con famosas editoriales del mundo del comic como por ejemplo Marvel, con unos llamativos tonos morados de fondo y una especie de escultura de un zorro, hace alusión directa al propio nombre de la formación, que viene a querer significar algo así como evolución y adaptación (del zorro, en este caso, si tenemos en cuenta su traducción literal del japonés).

Como comprobaremos a continuación, todos los cuatro temas que contenía su anterior EP han sido incluidos repartiéndose a lo largo en este disco (eso sí, no sin antes haber sufrido un buen lavado de cara para la ocasión), lo que con casi toda seguridad alegrará a sus fans más antiguos y acérrimos… Comienza con “Fading Away”, composición que muchos conocerán ya al haberse usado hace unos años como una anticipada presentación de este Signals Of Synchronism, no perteneciente al EP, en la que contaban todavía con su anterior cantante y de la que publicaron videoclip oficial. Ahora, con las voces de Héctor, supone un recordatorio del sonido adoptado por el grupo, además de una notable demostración de que ha mejorado desde entonces.

Continúa con el inicio armónico y con redobles de “Keep The Flame Inside”, tema muy cargado de rap en las partes previas a unos estribillos con potentes voces melódicas que irremediablemente recuerdan a las de Chester Bennington. En él encontramos además, casi al final, el primer solo de guitarra que desemboca en compases con riffs en forma de punteos y baterías cada vez más intensas. Es actualmente el tema más reciente del que la banda ha realizado videoclip oficial. Tras él, volvemos a Live All You Can con “Puppets” y su sonido de helicóptero al principio: otro corte ya a estas alturas más que conocido por muchos, con mucha reivindicación política en sus letras y una todavía mayor influencia del rap metal (Rage Against The Machine siempre han sido uno de sus mayores referentes), pudiéndose incluso afirmar que seguramente sea uno de los temas emblema del quinteto, por ser de los que más popularidad les ha brindado. “My Mind”, cuarto corte, recuperado también del EP, es hasta el momento el que posee el tempo más lento, pudiéndose escuchar ahora una gran cantidad de registros del nuevo vocalista (melódicos, guturales e incluso apoyándose en algunos efectos de eco).

Tras él, se siguen sucediendo los tempos más tranquilos con “Demons And Angels”, compuesto por un bonito a la par que curioso riff lleno de fuerza que deriva en partes muy melódicas con interesantes toques ambientales de fondo, lo que amplía y enriquece el rango de sonidos general de Kitsune Art. Posteriormente, un “Let´s go!” combinado con un riff al más puro estilo gamberro de Papa Roach nos introduce de lleno en “Last Breath”, el tema más cañero y con más influencia del rock más animado, de los más rápidos y también de los más cortos, junto al siguiente, “Chi”, el cual por el nombre que le han otorgado resulta ser un evidente homenaje al fallecido hace cuatro años bajista Chi Cheng. Este, de carácter mucho más oscuro y pausado (y el más condicionado por el nu metal, más concretamente por Deftones, por qué no decirlo), representa de manera muy clara la pasión por las artes marciales de algunos de los miembros de la banda, al mostrar un sonido más contenido en las partes previas a los estribillos, que es cuando da la impresión de descargar todo su potencial.

Con el octavo corte, titulado “The Antagonist”, también con videoclip oficial, llega uno de los momentos que podríamos decir más se sale de la línea compositiva de la banda, al tratarse de un tema formado por varias partes que se diferencian claramente, pero que se enlazan de una manera muy apropiada: un rápido metalcore del estilo más clásico que se contrasta de manera muy acusada con una parte final tranquila, melódica y emotiva. Una tranquilidad que continúa con los primeros segundos de “Those Memories”, pero que va desapareciendo según van avanzando, al ser otro corte que en la línea del sonido del grupo sigue jugando con los contrastes, haciendo que termine de una manera muy diferente a como comenzó. Le sigue “Another Chance”, con la introducción melódica más larga de todo el disco, en la cual van apareciendo sucesivamente todos los instrumentos, que desemboca en un riff que cambia radicalmente de velocidad al entrar en escena Héctor, convirtiéndose en uno de los temas más progresivos. Destaca su último minuto, completamente frenético tras ese solo, que combina veloces dobles bombos de la batería de Jon con agresivas voces guturales. Tema rescatado de Live All You Can, al igual que su siguiente y penúltimo de este largo, “Lost Soul”, corte con una gran carga de sonidos orientales (sobre todo en su comienzo) y marcadísimos cambios de ritmo, que nos va acercando al final del conjunto, a falta únicamente de “Withered Rose” (que también cuenta con su video, pero esta vez en forma de “lyric video”), el cual da comienzo de manera bastante parecida a la de “Last Breath”, veloz e incitando al cabeceo. Con riffs rápidos y cañeros (exceptuando en los estribillos, los cuales son más lentos y melódicos, con voces limpias) en casi toda su totalidad, es acompañado de unos sonidos electrónicos (que pueden recordar al sonido ofrecido por un xilófono) que se encuentran presentes hasta el último segundo, ganando estos especial protagonismo en los dos minutos finales, dando por acabado este plástico de una forma elegante y sutil.

Tras la correspondiente escucha, habiendo oído su EP anterior, se demuestra que el nuevo vocalista Héctor encaja perfectamente en el perfil que Kitsune Art necesitaba. Complementa los doce temas del largo, los cuales instrumentalmente son ya de por si variados, con recursos electrónicos e influencias no solo del tan nombrado nu metal (se pueden encontrar hasta detalles ocultos detectables tras unas cuantas escuchas, como esa especie de violín en “Another Chance”), compuestos en su mayoría por melodías sencillas, nada enrevesadas pero queresultan ser efectivas, enganchando casi a la primera y que fácilmente pueden poner los pelos de punta. Su apartado lírico tampoco desmerece la atención, el cual resulta ser correcto y elaborado, abarcando distintos temas. Además, es notable su producción, realizada en estudio, lo que confiere en términos generales un valor añadido a esta propuesta. Algo negativo (siendo un punto relativo, por cuestión de gustos) puede ser que haya oyentes que echen de menos algo más de agresividad y locura… Pero, el hecho es que, con este disco, los madrileños dejan claro que su estilo de metal alternativo también puede ser de calidad sin tener que ser necesariamente brutal ni extremo, y es que Signals Of Synchronism es, en resumidas cuentas, metal, pero metal hecho con clase y buenas intenciones.

Tienda Fotoconciertos.com

Formación

Héctor Montesdeoca: voz
Fernando Lima: guitarra
Jose Carlos Prieto: guitarra
Carlos Prieto: bajo y electrónica
Jon Carrión: batería

Tracklist

1. Fading Away
2. Keep The Flame Inside
3. Puppets
4. My Mind
5. Demons And Angels
6. Last Breath
7. Chi
8. The Antagonist
9. Those Memories
10. Another Chance
11. Lost Soul
12. Withered Rose

NOTA: 8,5/10

Serguei Igorovich

8.5
  • Puntuación 8.5

2 Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close