La identidad de los festivales

No falla, si un festival confirma nombres, leer los comentarios que surgen, se convierte en un planazo con el que echar el día. Y es que va más allá de que puede dar la casualidad de que de 50 bandas, 49 te parezcan malas, que oye, hay a quien no le gustan los carteles de Hellfest. Pero una cosa es eso, y otro sentirse decepcionado con el festival, como si este fuese un ente vivo, y culparle, no ya por no confirmar ese grupo que tanto te gusta, sino porque esas que ha anunciado, no responden a lo que tú esperas de él.

Por otro lado, no creo ni que tenga que profundizar mucho en la situación actual de los festivales masivos de hard rock y metal en España para el verano de 2018: hay muchos, y cada uno se las apaña como mejor puede y sabe para sobrevivir. Esta situación, lo de que haya más que nunca, hace que muchos grupos, de fuera de nuestras fronteras, se repitan. Las bandas que girarán durante los meses de junio, julio y agosto son las que son, y tienes 89236748345789345 festivales pegándose para contar con ellas, y en un país con tantísimos eventos juntos, estas se repiten de manera casi constante.

Ahora juntemos lo expuesto en los dos párrafos anteriores: la identidad de los festivales y las bandas que pueden conformar un cartel. ¿Qué ocurre? Pues que la realidad hace su efecto, y que ese evento al que se ha humanizado, demuestra lo que es, un negocio.

La técnica Viña Rock no es aplicable para estos festivales. El mencionado mundo del hard rock y metal es reducido, por lo que, aparte de que no se puede, ir repitiendo el cartel año tras año, es inviable, ya no si se quiere crecer, sino sobrevivir, máxime si hablamos de uno con duración de tres días o más y mínimo 80-100 agrupaciones. Cuando se juntan los organizadores, ¿pensáis que hablan de las bandas que les gustan? No, lo hacen de presupuestos, estimaciones… y con ello montan y contratan a unos u a otros. Escuchar las peticiones de los fans es una cosa, cuadrar las cuentas otra.

Sigo diciendo que en este momento hay demasiados festivales, y más que poco público, hay poco dinero. En los años venideros, quizá no en uno, tampoco en dos, algunos de esos en los que estáis pensando, no existirán, pero ninguno de ellos morirá porque traicionó sus ideales, o a sus fans.

Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close