La resistencia de la coherencia

Dice Barón Rojo que «ni asume ni comparte ninguna utilización que se haga de cualquiera de sus canciones para fines políticos, partidistas o de simple crítica, sea cual sea el signo o tendencia política que esté o parezca estar detrás de ello». Por su parte, su contrapartida oscura, Sherpa, presume constantemente de lo reivindicativo que es, de lo en contra del poder que está, volviendo a recordar por enésima vez que «Resistiré» es más suyo que de los hermanos De Castro, incluso pervirtiendo el tema con una versión de dudoso gusto, no sabe ni encarar una broma de un diario satírico y hace ojitos a los partidos de derechas.

Que nadie me malinterprete, defiendo que piensen, reivindiquen o se quejen de lo que les dé la gana. Ellos y cualquiera. Menos aquella que apele a la intolerancia, defiendo cualquier corriente de pensamiento. Sobra decir que también defiendo la crítica a esta y más si cabe, el reírse de todas. También del batiburrillo de cosas que conforman la mía.

¿Vosotros pensáis lo mismo que hace 30 años? Yo desde luego no, tenía cuatro, sería absurdo, y de haberlo hecho habría dado mucho asco. Pues evidentemente ninguno de los integrantes de Barón Rojo tampoco. Ni los tiempos eran los mismos ni ellos. Ya si además pensamos en el archiconocido y archimencionado «Resistiré» (el suyo, el otro no existe, es mentira) nos vamos a 1982, 38 años. Hay que ser muy cabezón para no haber variado la forma de pensar.

Ahora bien, no hay que ser un licenciado en Políticas para ver el alto contenido de la misma en este tema y en muchos otros de Barón: «Campo de concentración», «Caso perdido»… Y un tema que no ha faltado en ninguno (casi ninguno, no podría afirmarlo al 100 %) de sus directos desde que lo grabaron: «Hijos de Caín».

Barón Rojo han sido un grupo de marcada tendencia política, viéndose muy de lejos hacia que lado se inclinaban, por lo menos a la hora de componer. Pero insisto, los tiempos cambian y las personas también. Ejemplos hay muchos a nivel histórico, y varios de los representantes de la derecha española formaron parte en su juventud del PCE. Fases que dirían algunos.

Lo que está claro es que ni los De Castro ni Sherpa, o más bien Carolina Cortés, hubiesen escrito esas letras hoy en día.

Entonces voy con una de las preguntas más tontas que se pueden hacer, pero que considero que tiene cierta relevancia, ¿por qué siguen cantando canciones que se encuentran en las antípodas de sus ideologías? ¿No es de una hipocresía feroz seguir haciendo caja con ellas?

Los mencionados no son casos aislados, ni los más flagrantes que pueda recordar. Además, yo ya estoy de vuelta de todo para creerme que todo artista canta solamente aquello que le representa. Si fuera por eso Alex Ubago hubiese sido ingresado en un psiquiátrico por depresión crónica hace muchos muchos años. ¿Pero os lo imagináis diciendo que no está de acuerdo con que sus canciones se usaran para llorar, ligar o cualquier fin romántico, del signo que sea? Me siento idiota de solo escribirlo.

Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close