La Ska Brass – Mírela (Review)

A finales de enero llegaba el nuevo y esperado trabajo de La Ska Brass, la banda de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) había tardado cuatro años en volver a traer material inédito a nuestras orejas. Mírela es su tercer disco de estudio, después de su trabajo anterior, El país de los ciegos, disco que supuso un importante salto en su carrera.

Lo primero que me llama la atención es la portada. Muy original, subliminal. No aparece el título como tal en la portada, pero sí aparece una televisión en la que podemos ver un tresillo (tres notas), y ahí es donde sacas el título del álbum si sabes un poquito de música: Mi –Re –La. La nota mi lleva un acento: Mírela.

El disco está formado por 12 temas, y en líneas generales mantienen un sonido y patrón muy similares a su álbum anterior. Esto significa un sonido contundente y claro, fresco, muy fresco, no tiene ese típico sonido de muchas bandas de ska. En mi opinión, es una banda que consiguió un sonido muy característico y lo saben mantener.

Los puntos fuertes en mi opinión están claros: una voz potente y limpia, muy preparada para este género musical; y por otra parte, los vientos. Si algo diferencia a esta banda es lo trabajado que tienen las líneas melódicas y arreglos de viento, me parece algo muy característico y punto diferente. Sin menospreciar, por supuesto, al resto de instrumentos, en verdad todo está perfectamente ensamblado, cada uno cumple su función sin ningún pero.

El disco lo abre “Un ciudadano ejemplar” y no podemos negar que sea un inicio potente. Guitarra y batería arrolladoras abren el tema y ya empiezas a menear la cabeza. Los vientos enseguida toman su protagonismo, esto es ska. Este tema fue elegido como single (exceptuando “Postureo del terror”, que salió hace ya dos años), y bueno, la canción está bien, pero creo que para primer single podían haber optado por otro. El tema habla básicamente de la familia Rato y en especial de Rodrigo Rato y sus andaduras económicas. Es un tema divertido y que seguro que dará juego en directo, eso desde luego. “Artículo 20”, ese que habla de la libertad de expresión y derecho de la comunicación. Pues os podéis imaginar de qué va esta segunda canción. Defensa de la libertad de expresión con un temazo muy contundente, para mí, de los mejores del disco y de su discografía entera, con un señor puente que nos lleva a un estribillo de diez. Además, me parece una temática muy necesaria por los tiempos en los que vivimos.

“¡No es no!” es el siguiente tema. Tampoco es difícil adivinar de qué trata este corte. Otra de las potentes, más punk que ska, más cera. Tema directo contra el patriarcado. Si algo caracteriza a esta banda, es su compromiso social, que con este álbum ha dado incluso un paso adelante. Después aparece el tema que da nombre y portada al disco: “Mírela” habla de la manipulación y la telebasura que inunda los salones de cada casa. Este corte también sirvió como single, y me parece mucho más acertado que el primero, con un abanico sonoro muy trabajado y amplio, aparecen sonidos nuevos de sintetizadores. Muy buen tema.

Ahora viene otro de los cañonazos del disco, “1 d’ octubre” nos habla de lo que pasó en Cataluña ese día del 2017. Un tema muy rápido y cañero en contra de la represión del pueblo catalán sufrida tras el intento de votación sobre su independencia. Un tema muy guitarrero que incluye sonidos más electrónicos. Además, se atreven a incluir estrofas en catalán. Con la siguiente canción no puedo evitar acordarme de “Tonto comercial”, de su anterior trabajo, pero es que “Consumo global” habla más o menos de lo mismo. Quizá una canción un poco más arriesgada, pero que funciona. Vuelta al ska, con ritmos más calmados que los anteriores cortes, pero no menos bailables, por supuesto.

Entramos en la segunda mitad del disco y “Postureo del terror” nos lleva a lo más alto del álbum. Este fue el exitoso single lanzado hace un par de años y que les dio un plus de popularidad, y con razón, es un verdadero pepinazo. Eso sí, no es idéntica a la versión ya conocida, musicalmente y de estructura es igual, salvando algún arreglito y adorno por ahí, pero adecuada a la masterización del conjunto del disco que le dan un sonido todavía más redondo y agresivo. Sin duda uno de los mejores temas de su carrera. Bajan de revoluciones con “¿Cuánto?”, vuelta al ska con, según mi opinión, otra de las mejores del disco. Me encanta el estribillo, un baile de dinámica brutal con las frases, jugando con la distorsión para volver al rasgueo limpio del ska. Un tema que seguro funcionará de maravilla en directo. Para destacar en este tema, si nos perdonan las guitarras y los vientos: el bajo.

Atmósfera más íntima para arrancar “Sin pensar”, quizá un tema que deja claro por qué Ska-P es una de sus más importantes influencias. Zapatilla en estrofas, con unos puentes limpios de ska para romper con fuerza en los estribillos. Además, incluyen un acertadísimo solo de guitarra que desemboca en unos arreglitos de saxofón muy bien recibidos. “La dedocracia” vuelve al puro ska, tema muy dinámico y divertido que hará que los pies se te levanten del suelo, a levantar rodillas y verter la cerveza. El nombre de la canción también es bastante claro respecto a la temática de la canción. No será de los temas más fuertes del disco, pero sin duda, es toda una delicia para los oídos si te mola el rollo ska. Que vienen los pogos.

Entramos en la recta final del disco con “De cero”, y la verdad que tiene un comienzo pesado que puede que nos anuncie el fin. Una canción un tanto diferente, parche a la temática social para hablar de las relaciones, se agradece también este cambio. Es un tema lento (y el único que llega a los 4 minutos) pero con mucho fondo detrás de la letra. Nada despreciable. Y ahora sí, llegamos al último corte del disco, “No hagas ruido” vuelve a subir la velocidad del metrónomo, ska y potencia en unas melodías brutales, continúan los sintetizadores para crear un ambiente especial, festivo, y es que de eso trata esta canción, de beberse la vida sin parar, subir el volumen y disfrutar. Mandan callar y nos mandan a dormir, que el disco se termina. Pero antes… hagamos ruido y que nuestras voces se hagan escuchar.

Para concluir, nos encontramos ante el tercer disco de esta pedazo de banda catalana, probablemente no muy conocida a un nivel nacional, por desgracia, porque a pesar de llevar solo tres discos en su carrera, han conseguido tener un sonido muy concreto, puro y propio. Con canciones muy trabajadas tanto en lo musical como en producción, se merecen llegar bien arriba en el panorama del ska y punk estatal. Tenía muchas esperanzas puesta en Mírela después de que me dejaran el listón muy alto con El país de los ciegos, y La Ska Brass ha pasado el examen con muy buena nota.

La Ska Brass Mirela

Formación

Alexandre García: voz
Marc Gauchola: guitarra
Iñigo Parra: bajo
Dídac Llambrich: teclado
Jordi Alcazar: batería
Martí Giner: trombón

Tracklist

1. Ciudadano ejemplar
2. Artículo 20
3. ¡No es no!
4. Mírela
5. 1 d’octubre
6. Consumo global
7. Postureo del terror
8. ¿Cuánto?
9. Sin pensar
10. La dedocracia
11. De cero
12. No hagas ruido

Pablo de Miguel

9
  • Puntuación 9

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.