LEYENDAS DEL ROCK Día 1 – Polideportivo Municipal (Villena) – 08/08/2013

Tocaba salir de Madrid el jueves 8 de agosto, rumbo al Leyendas del Rock 2013, aunque por motivos laborales, tuvo que ser más tarde de lo esperado, con lo que solo conseguimos ver a Medina Azahara, Mojinos Escozíos y Santelmo, antes de que el cansancio hiciese mella en nosotros. Y es que esos tres grupazos eran solo el comienzo del festival, uno de los más potentes que este país ha parido en tiempo.

Como decíamos, llegamos un tanto justitos, y entre localizar la entrada de Villena desde la carretera, atravesar el pueblo, conseguir dejar el coche, y localizar al resto de la troupe que amáblemente nos estaban reservando un buen (es un decir) sitio en el camping, procedíamos a plantar la tienda de campaña entre la cantidad de piedras, restos de zapatos y zapatillas que allí coexistían con unos cuantos cientos, sino miles, de peludos, llegados de todos los rincones de la península (y probablemente, alguno, de más allá).

El primer día, el jueves, al ser gratuíta la entrada, nos encontramos con unas taquillas para las pulseras medio vacías (aunque, en previsión de la avalancha del dia siguiente, y dado que sólo había un máximo de cinco ventanillas, procedimos a marcar nuestras muñecas con las tan ansiadas pulseritas), que daban acceso a la zona de festival en sí misma, cuesta arriba, hasta tener a tu izquierda una especie de pista de atletismo/campo de fútbol, que era donde se desarrollaban los conciertos, entre una agradable alfombra de césped por debajo de tus pies. Un diez para la ubicación de los conciertos, al menos, los dos escenarios grandes, el «Jesús de la Rosa», y el «Azucena», ya que por su parte, el «Mark Reale» estaba un poco alejado y en una pista cubierta, lo que nos hacía temer por la calidad del sonido.

Medina_Azahara_03

Llegar a Medina Azahara, como decíamos, y ver la explanada de hierba llena de gente, nos recuerdan el tirón de los cordobeses (y la gratuidad del primer día, ya que hasta el concierto de WarCry, no se volvería a ver en éste estado), que tuvieron un sonido más que correcto, con sus ya clásicos temas y arriesgando poco o nada en cuanto a su actuación y puesta en escena. Al fin y al cabo, si llevas casi 35 años encima de un escenario, el público ya sabe lo que quiere ver, y tú sabes perfectamente qué es… así que se lo das.

Mojinos_Escozios_04

Algo parecido pasa con los Mojinos Escozíos. El Sevilla, frontman carismático donde los haya, sabe que si bien no por su físico, tiene al público metido en el bolsillo desde el primer acorde. O desde la primera lata de cerveza. O desde el primer chiste. O la primera tocada de KinderSorpresa, tanto da. Un concierto repleto de chistes, letras con doble (y a veces, tripe sentido), incluyendo fans (femeninas) a hombros de gente, a petición del propio Sevilla, sin camiseta, para que les dediquen un tema… En definitiva, un conciertazo de sonido, luz, risas, aunque me intuyo que si hubiese por allí algún censor, le pondría más de tres y cuatro rombos de los de antes, pero… por eso estamos allí, no? Por su sonido y letras desenfadadas.

Santelmo_03

Con Santelmo la cosa vuelve a ponerse seria. Los de Jerónimo Ramiro, a pesar de llevar ya un tiempo sobre los escenarios, siguen siendo en gran medida unos desconocidos del público, que después de los Mojinos hicieron en su gran mayoría una bomba de humo, poquito a poco. En nuestro caso, si que nos quedamos un rato, hasta que el cansancio del día se hizo tan patente que las cámaras se me estaban cayendo de los hombros, y apenas lo notaba. Así que, tras ver algunos de los temas, comprobar que el sonido seguía estando al mismo nivel que los dos conciertos anteriores, tanto en calidad como en volumen, y darnos una vueltecita por el otro escenario (que, aún estando cerrado, pudimos echarle una ojeada por encima), decidimos irnos a la tienda de campaña.

Conclusión del primer día: Zona de escenarios, un 10/10. Zona de acampada: Vertedero con vistas a la autovía. El único aspecto a mejorar de todo el festival, pero comprensible teniendo en cuenta el cambio de localización, y el poco tiempo con el que se contaba.

Texto y fotos: Andrés Abella

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close