Los Barones: risas, odio y lástima

Que una pareja se rompa suele ser duro. Todos hemos pasado por eso y seguro que nos arrepentimos de cosas que hemos hecho, dicho… y sobre todo, del tiempo que hemos pasado hasta que lo hemos superado.

Con la música pasa lo mismo. Se me vienen a la cabeza las escisiones de L.A. Guns, que terminó con las aguas volviendo a su cauce. Geoff Tate fundando sus propios Queensrÿche y como no pudo mantener el nombre, cogió el del disco más famoso de la banda. Rhapsody, Rhapsody of Fire, Luca Turilli’s Rhapsody, Rhapsody otra vez y, pensé que nunca llegarían a ello, Turilli/Lione Rhapsody. Y más recientemente Batushka, que a saber cómo acabará.

En España casos ha habido también unos cuantos. Siempre me hizo mucha gracia el que Leo Jiménez se fuera de LEO:037. Y bueno, tenía que pasar… Llegaron Los Barones.

Si habéis estado metidos en una cueva en la última semana, no os habréis enterado que el grupo en solitario de Sherpa, ex-componente de Barón Rojo, endiosado por algunos, alguien que lleva 30 años fuera de la banda para otros, ha cambiado de nombre, pasando a ser Los Barones. Sí, junto a él está otro ex-miembro de aquellos que grabaron Volumen Brutal, el batería Hermes Calabria, el hijo de este a las guitarras, Marcelo (no dejéis de escuchar sus discos como Valdés) y el también guitarra, Sergio Rivas.

Que hay resquemor de Sherpa (supongo que de Hermes también) a los hermanos De Castro, quienes siguen adelante con Barón Rojo, es vox populi. Es uno de los culebrones más viejos del mundillo del metal en el que muchos hemos participado. Unos dicen que Sherpa sigue molando. Otros que Barón Rojo se arrastran. Pero a la hora de la verdad, el nombre de Barón vende más, y si no, mirad los conciertos. Y de eso Sherpa, es consciente. Será muchas cosas, pero imbécil, no.

Hagamos un salto hacia atrás. Después de años de “silencio”, Sherpa volvió en solitario en 2004 con un discazo espectacular como fue aquel Guerrero en el Desierto. Sus dos discos siguientes, El Rock Me Mata (2007) y Transfusound (2013) ni se le acercan a mi parecer. Pero aún así, en directo se sigue portando. No es que esté para carreras por el escenario, pero la voz la conserva, cosa que ni Armando ni Carlos (De Castro Bros) pueden decir. Vamos, que Sherpa ha estado dando guerra, con material propio, a día de hoy, 15 años. Pero será por injusticia, una mala gestión de la promoción o lo qué sea, no ha hecho ni sombra a sus ex-compañeros.

Volvamos al casi presente. En febrero Barón Rojo dice que hasta aquí. Que en 2020 gira y retirada. Y un mes después, Sherpa, como grupo, pasa a llamarse Los Barones. ¿Jugada maestra? ¿Movimiento de marketing que ni Steve Jobs? ¿Morro infinito? Fortuito no ha sido y aprovechado un rato.

No seré yo quien critique que la gente saque partido a las situaciones. Hay que pagar facturas, y la música no es el mejor de los negocios. Pero disculpadme si digo que me parece sonrojante la elección de nombre y que esta llegue cuando llevas 30 años sin formar parte de la banda, dejemos la reunión llena de camaradería aparte, es triste. Es triste porque ahí lo que sobresale es una herida que no ha sido cerrada y me da mucha pena.

Admiro mucho a Sherpa como músico. Pero esto me ha pillado a pie cambiado. Me he reído hasta hartarme, pero analizándolo fríamente veo lo que acabo de decir, una persona que no ha superado algo que ocurrió hace tres décadas, y que a este paso, no lo hará nunca. Quizá me equivoco. Quizá el hecho de fusilar nombre y logo sea una medida puramente comercial, y aquella “Al centro del corazón” decía claramente “Seré siempre un Barón”. Seguro que sus conciertos superarán a los de Barón Rojo, lo tengo clarísimo, y procuraré dejarme caer por alguno. Aún así, las impresiones son otras, y por el momento nada ni nadie me ha podido hacer verlo de otra manera.

Alejandro Sanz

2 Comentarios
  1. Desertor del Rock. dice

    Hola!
    Muy de acuerdo en casi todo pero no tengas tan claro que suenan mejor o suenan más al Barón Original. Hace falta Armando para sonar como Barón Rojo. No es ni mejor ni peor, simplemente tiene el toque original. Aquí pesa tanto la voz como las guitarras. En la época importante las voces estaban repetidas. Las guitarras están sólo en un bando. A los vídeos me remito.

    1. A. Sanz dice

      La primera vez que vi a Sherpa en solitario lo pensé. Llevaba especialmente a un guitarrista MUY bueno, pero a pesar de ello no era lo mismo. Ahora con Marcelo Calabria Valdés, la cosa no la tengo tan clara.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close