Medios y promotoras. Historia de un amor necesario y no siempre correspondido

Hace un tiempo pude escuchar a una responsable de una importante promotora musical española hablar de los criterios que seguía para repartir las acreditaciones disponibles. Ella aclaraba que en un mundo tan saturado como el de los medios musicales, tenía que dar prioridad a los de mayor alcance. Pero no se quedaba ahí, ya que enfatizaba en que también prefería facilitarlas a otros, quizá menos conocidos, pero que sabía que trabajan bien. ¿Por qué sabía esto? Porque se había molestado en mirar sus publicaciones.

En muchas partes, aquí también, habréis visto infinitas palabras para hablar de la difícil relación entre los medios musicales y las promotoras de conciertos. La mayoría por parte de los primeros como respuesta a la negativa de ciertos pases, quejándose, en la mayoría de las ocasiones, de que minusvaloran su trabajo. No voy a andarme con paños calientes, yo siento que la mayoría son unos lloricas que lo que hacen en realidad es sobrevalorar el suyo, pero os voy a decir otra cosa, a veces tienen razón.

En los cerca de cinco años y medios que llevo dirigiendo Fotoconciertos he vivido muchas cosas, y he mantenido una relación constante con estas. Conozco a todas, y algunas de ellas nos conocen a nosotros. En general puedo asegurar que ha sido una relación cordial, haciéndome sentir que han sabido apreciar y respetar el trabajo que hacemos. Han aceptado las críticas que les hemos hecho, siempre desde el más absoluto respeto (nuestra definición de respeto no pasa por mentir), nos han felicitado cuando han creído que era conveniente y han estado ahí para todo lo que hemos podido necesitar.

Esto se ha dado con grandes, pequeñas, que están empezando o que llevan décadas en esto. Nosotros entendemos que debe ser la norma. Y ojo, que aquí estoy incluyendo algunas donde los pases denegados superan a los concedidos.

El problema viene por parte de esas otras. No hablo de aquellas que ni se dignan a responder mensajes, más bien de las que, y siendo claro, nos tratan como una mierda. Más allá de respuestas positivas o afirmativas, podemos asegurar que varias, y teóricamente serias, no saben ni cómo escribimos, que clase de fotos publicamos o que jamás van a compartir algo nuestro. No solamente porque en algún momento no hayamos actuado como han creído conveniente, también hay que añadir el factor de no haberles lamido su culo.

Porque lectores que habéis llegado hasta aquí, ninguna promotora seria, aunque esté llevada por seres desagradables, ha conseguido escalar posiciones sin actuar inteligentemente, pero una vez que se encuentran arriba, dentro sus decisiones en lo que respecta a medios, influye, y mucho, lo bien que les hayan hecho la pelota. No va de buen trabajo, ni siquiera de alcance, sino de lo limpio que hayas dejado su… ejem, me habéis entendido.

El endiosamiento es muy peligroso. Te lleva a tomar malas decisiones, a pecar de exceso de confianza, y en última instancia, a caer. A los medios puede pasarnos igual. Pero ojo, que será que no hay medios, casi tantos como promotoras.

Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close