El metal en España está lleno de gilipollas

Oscar Sancho de Lujuria hace unos años, durante la presentación de Sexurrección en la We Rock, hacía mención a la diferencia de asistencia entre el Aúpa Lumbreiras! y el Leyendas del Rock, festivales que se celebraban en el mismo sitio y con muy poco tiempo de diferencia, ganando por mucho el Aúpa. Esta situación hoy día se repetiría, estoy seguro. El rock gana por goleada en asistencia al metal en España. Y entre muchas otras cosas creo que he encontrado una de las razones principales: el metal en España está lleno de gilipollas.

Si una banda hace esto porque lo hace, si hace lo otro también, si es española porque es española, y si no es española eres un mierda que no apoya la escena. Imagina esta escena en el punk. No, no te la imagines. Aunque Lendakaris Muertos hizo mención al “consejo de sabios punkis”, que lo hay, llamando costras a todo el mundo y diciendo que la cresta se lleva en el corazón, no en la cabeza, es algo que les afecta en mucha menor medida. Suficiente tienen diciendo que una banda es más vendida que la otra o más o menos de izquierdas.

En el metal se tiene que aguantar a toda una generación criticando a otra. Que si tales bandas son caspa (mínimo hasta 1990 todo, sin excepción), que si ahora no se hace música como la de antes… ¿Quién se atreve a decir que Barricada son caspa o que Gritando en Silencio son malos porque tienen menos años? Lo que cuesta aceptar un género en el metal puede llevar décadas. Aún el nu-metal en España sigue siendo criticado (Linkin Park no hacen metal, sus guitarras destilan jazz), el metalcore sufre insultos día sí día también, y hace menos de una semana que volví a escuchar el término grunchis.

Bandas pisándose unas a otras va a haber siempre, y en todas partes, mientras el mundo siga siendo mundo. Y no nos podemos llevar bien siempre todos, ahí quedan los conflictos entre La Polla y Eskorbuto o Hamlet y A Palo Seko, pero el problema es muy pronunciado en los géneros de mayor distorsión, como por ejemplo cuando bandas de extremo hablan de lo moñas que son las de gótico.

Luego ya podemos dedicar un capítulo aparte sobre el maltrato atroz hacia la mujer y con términos que ni me apetece repetir, pero esto no es más que un comportamiento heredado de prácticamente el resto de aspectos de la vida.

Me da asco este mundo, un mundo al que pertenezco y al que perteneceré, y eso que me he dejado cosas por nombrar. No voy a dejar de seguir haciendo por él, a muchos niveles, todo lo que puedo. Pero me niego, yo, Alberto, a usar el término caspa, a distinguir las bandas por el sexo de sus vocalistas y un montón de mierdas más. Estoy aquí por lo bueno, que es muchísimo, para disfrutar de algo que saca lo mejor de mí y me hace feliz, no para ver como prolifera la basura. Os aconsejo, o no, haced lo que os dé la gana, que disfrutéis de lo que os gusta y dejéis a los demás que lo hagan. Ni yo, ni vosotros, tenéis mejor gusto que el resto.

Alberto Sanz

8 Comentarios
  1. Pat Fabra Arques dice

    toda la razón por desgracia

  2. JP Blanco Hurtado dice

    Completamente de acuerdo!!!

  3. Emma García dice

    Yeah, pero me lo tomo con humor como Carmen de mairena

  4. Joanna Thornbjorg Czoska dice

    Simplemente GRACIAS por este artículo, de acuerdo totalmente

  5. Rheme Pelaez dice

    Puxa tu por decir esto .la competitividad absurda nun debería llegar a esta clase d música pero por desgracia lo FAE .

  6. Miguel TB dice

    Laura Nahasapeemapetilon

    1. Laura Nahasapeemapetilon dice

      Mañana lo leo que mierda pa mi.

  7. Faltoso Compulsivo dice

    vaya chorrada de articulo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close