¿Por qué hay que apoyar más a los grupos españoles?

Para evitar malos entendidos, me gustaría comenzar diciendo que, aunque me siento ridículo aclararando esto, me gusta el rock y metal en español. No por ser de aquí, sino porque la calidad no entiende de nacionalidades. Ahora, a lo que iba.

Igual que hay un grupúsculo que dice que lo español es malo por decreto, existe su contrario, cuasi obsesionado con que este tiene que estar por todas partes, llegando a pedir, algo que a mí me parece del todo grotesco, que por ley, los teloneros de las giras internacionales tienen que ser españoles.

Estas semanas de listados de lo mejor de 2017, muchos de estos se han rasgado las vestiduras al no ver la cuota que ellos esperan de grupos de aquí, y han comenzado a enumerar discos y discos, exhaustos en su propia indignación, que deberían estar en estos, casualmente de sonidos muy determinados, lo que me lleva a pensar que en realidad lo que buscan es imponer sus gustos. Estos mismos suelen ser los que el resto del año se quejan no del apoyo o falta de él, que las bandas patrias reciben en los conciertos, sino de que otras no van a verlos. A ver si yo me entero, si tengo un grupo, ¿tengo que ir sí o sí a ver a grupos españoles? Claro, porque si tú vas a verlos, ellos van a verte… ¿cómo un intercambio de followers en Twitter? Las bandas no son ONGs, y sus integrantes tendrán, no sólo otras cosas que hacer, sino gustos variados. Esto lleva incluso al hecho de buscar, semana tras semana, culpabilizar a quienes no lo hacen.

Todo esto a mí me recuerda poderosamente a una frase que casi me duele escribirla, primero los de aquí, que tan malas connotaciones tiene. Hay que escucharlos, comprar su merchan, ir a sus conciertos, casi como si fueran mandamientos, ya que sus defensores hablan de esto como si de una religión se tratase.

Uno de los argumentos esgrimidos es la cantidad de buenas bandas que hay. Y sí, ese lo compro. España tiene un gran número de formaciones de calidad. Puedo echar el día nombrando a las que conozco. ¿Pero porcentualmente son tantas? Ojo, no hablo que me gusten a mí, creo que ya he aprendido la diferencia entre lo malo y lo que no me gusta, pero en serio, hay copias de copias, grupos que no saben ni usar sus instrumentos, que incluso graban desafinados… en definitiva, morralla. Y no son casos excepcionales. Que existan bandas como Quaoar, Kilmara, Grapeshot, Bolu2 Death, Antalgia o MorphiuM, por nombrar unas pocas y variadas, que gustarán más o menos, pero con un esfuerzo y una calidad detrás que veo difícil de negar, no quiere decir que todo sea igual, ni la mayoría, y a medida que voy descubriendo más, diría que para mí ni la mitad.

Creo que en realidad hay un cierto placer en ser el defensor de que se escuche a los grupos españoles. Un a veces, casi halo de superioridad sobre los gustos de los demás. Como si esos oídos fuesen unos privilegiados. No, no lo son. Cada uno escuchará lo que le dé la gana, y si es bueno, se quedará con ello, sea de un lugar o de otro. Y si alguien reniega por la procedencia, ¿de verdad os fiáis del criterio de esa persona? He tenido aburridas discusiones con tipos así, y decir que algo es malo por su lugar de procedencia, es de necios. Que es bueno, también.

Alejandro Sanz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close