PRIMAL FEAR + BRAINSTORM + STRIKER – Sala Arena (Madrid) – 07/02/2016

La noche del pasado domingo 7 de febrero fue una de esas noches memorables del Metal. Tres pedazo de bandas de auténtico Heavy visitaron la capital arrasando durante cinco horas sin apenas más tregua que el tiempo necesario para cambios de backline y alguna que otra balada. Desde Canadá y Alemania, los tres grupos dieron lo mejor de si y dejaron a una casi abarrotada sala Arena (o Heineken, o Marco Aldany…o como se llame) con un fantástico sabor de boca en líneas generales. Pero vayamos por partes.

Striker_Arena.2016_02

Alrededor de las 19:00, casi nada más abrir puertas, saltaron al escenario los canadienses Striker. Un auténtico vendaval de Heavy clásico, con una gran puesta en escena (para el reducidísimo espacio que tenían los cinco en el escenario, teniendo que tocar ante la batería de las otras dos bandas); jugando con el escaso espacio, el vocalista Dan Cleary recorre las tablas disponibles, haciendo gala del oficio y la energía de la juventud. Un sonido bueno, sin alardes, aunque me hubiera gustado que consiguieran algo más de nitidez en la voz. Buenas melodías instrumentales y unos coros por encima de la melodía de la voz por parte del guitarrista Tim Brown, al que acompañaba durante la gira europea con las otras seis cuerdas Simon Fallon, y una base rítmica compacta y contundente por parte de Adam Brown a los parches y William Wallace al bajo. Sin pausas entre los temas, una buena muestra de metal clásico. El sonido mejoró a lo largo del show, para mostrar la buena tesitura de Cleary y los punteos perfectamente armonizados y coordinados de los dos seis cuerdas. Sólo en el último tema, «Fight for your Life», la voz denotó el cansancio propio del enorme esfuerzo que significa recorrer los cuarenta y cinco minutos de amplísima tesitura de su setlist. Fantástica impresión y fantástico futuro el de los canadienses.

Brainstorm_Arena.2016_01

Una hora más tarde que los americanos, llegaron los primeros europeos de la noche, Brainstorm. Voz potente y rota en tonos medios, la de Andy B. Frank, acompañada de unos fantásticos coros por parte de los dos guitarras Torste Ihlenfeld y Milan Loncaric, y del bajista Antonio Ieva, unos coros que hacen armonías tanto por encima como por debajo de la voz principal, dando volúmen y amplitud a los estribillos y puentes. Ritmos machacones, más Heavy que Metal, contundentes y compactos, tanto en los temas de su nuevo álbum Scary Creatures como en los temas del pasado. Andy B. Frank se mete al público en el bolsillo, ya sea jugando al «Barcelona lo hizo mejor ayer» o confesando que amaba Madrid porque fue la primera ciudad fuera de Alemania donde tocó por primera vez hace quince años. Hace gritar, cantar, levantar el puño o saltar al público a su antojo. Su poderosa voz hace que nos fijemos en su juego como hipnotizados. Varios temas llamaron mi atención: «We Are», canción que presentó asegurando que «Este no es nuestro mundo: este es el mundo de nuestros hijos»; «Shiva`s Tears», con sus aires hindúes en la introducción y determinadas partes de guitarra; y, por encima de todos, me encantó «How Much Can You Take?», auténtico metal pesado, toneladas cantadas en tonos graves y apoyado en los coros de guitarrístas y bajista. Buenísimo. Nos previenen de la velocidad que se avecina con el doble bombo de Dieter Bernert en «Falling Spiral Down». Muy buen show de una banda con muchas tablas…tanto en el pasado como en el futuro.

Primal.Fear_Arena.2016_07

Y tras media hora de espera para el cambio de escenario, a pesar de que compartían batería con Brainstorm, llegaron los más esperados de la noche: Primal Fear. Una intro grabada, unas sirenas sonoras, y a romper con «Final Embrace» del «Jaws of Death«; «In Metal We Trust» fue el primero de los temas del último álbum, «Rulebreaker«, pero para nada el último. «Rulebreaker», «Angels of Mercy», «The End is Near»…un somero repaso por el nuevo álbum que se vio algo deslucido por el estado de la voz de Ralf Scheepers, algo perjudicada en algún momento del concierto. Los dos guitarras, Tom Naumann y Alex Beyrodt, juegan con los selectores de pastillas, hacen Typing y vuelven al punteo/riff según sea el momento. Son dos putas máquinas que se compenetran para dar el fondo al gritón Scheppers, que grita como si no le costara, como sin esfuerzo…brutal!!!

El bajo de Matt Sinner tiene algún problema con la presencia de su instrumento, pero en seguida es solucionado por los técnicos, mientras que acompaña con los coros al vocalista. Tras la estremecedora «Seven Seals», dejan el escenario para presentar al recién llegado Francesco Jovino y que éste se luzca con los tambores. El ex-UDO hace un sólo de batería como el que dice: «aquí estoy…y aquí vengo a quedarme». Tras el sólo de batería, «Angel of Mercy» y «The End is Near»…los dos guitarristas son dos máquinas sincronizadas que atacan sin pudor para demostrar su virtuosismo. Con la materia prima que hay en esta banda, no es extraño que consigan la calidad que destilan. «The Sky is Burning», con su preciosa intro a dos guitarras, pasando a medio tiempo cañero con interludios de balada, con un estribillo épico…y aquí comenzaron los problemas para Ralf. Algún defecto de afinación, algún punto en que no llega… ¿qué le pasa a la bestia?

Primal.Fear_Arena.2016_05

La gente grita Primal Fear, Primal Fear y él responde In Madrid, In Madrid y después de «When Death Comes Knockin`» presenta a la banda. «Chainbreaker» es la confirmación de sus problemas con los agudos. Bebe un mini que alguien le ofrece y atacan «Metal is Forever»…un himno para terminar presentado por Mat Sinner como «The Voice of Metal» y con ambos guitarristas abrazados sobre un monitor. Ralf Scheppers tiene un instrumento delicado, que utiliza llegando a unos tonos impresionantes (jamás pensé que fuera a atreverse con los agudos de «In Metal We Trust»…pero lo hizo…¡¡¡y cómo lo hizo!!!), una voz con un registro altísimo y con una potencia importante…pero no sé si era por el agotamiento o por la falta de concentración, el hecho fue que tuvo momentos en que no llegaba. Pero esto fue momentáneo, porque tras los gestos a sus asistentes, desapareció durante unos instantes para finalizar el bolo casi en condiciones… Propoleo, gengibre, miel con limón…vaya usted a saber, pero el hecho es que volvió y cumplió con los bises. «Fighting The Darkness», una balada, y «Running in the Dust» pura caña.

Primal.Fear_Arena.2016_01

El concierto de presentación de Rulebreaker me dejó con un sabor agridulce; por una parte, descubrir que los alemanes están en plena forma en cuanto a energía y composición, presentándonos un disco de Heavy Metal de primerísimo nivel, un trabajo con unos temas que podrán quedarse como fijos en los setlist venideros de la banda porque son auténticos himnos. Y la parte agria, la incertidumbre sobre la voz de su cantante: ¿Habrá sido una mala noche?¿Estará perdiendo facultades? Como soy optimista por naturaleza, me inclino a pensar que es eso que le puede ocurrir a cualquiera que trabaje con un instrumento tan delicado como es la voz. Hasta al mismísimo José Carreras le he oído hacer gallos. Yo sigo apostando sin miedo por Primal Fear. Y por Ralf Sheppers.

Texto: F.J. Casillas / Fotografía: Andrés Abella

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close