Review del disco de Glorior Belli – The Apostates

Desde Francia y a través del sello discográfico Season of Mist llega The Apostates, séptimo álbum de estudio de Glorior Belli.

Nueve cortes que no dejarán indiferente al oyente, sombríos y diabólicos, donde no existen normas establecidas y cada cual aplicará sus propias reglas en una despiadada lucha por la supervivencia.

El camino que nos guiará hacia la liberación religiosa comienza con una angustiosa procesión de ritmos Doom acechándonos, “Sui Generis”, la cual nos arrojará hacia un abismo de melodías siniestras entremezcladas con rock e incluso punk consumiendo nuestra cordura. Repentinamente volvemos a encontrar el sendero lento y compacto, esta vez putrefacto y extremadamente malévolo, consumiendo nuestras mentes para terminar por devorarlas nuevamente en el torbellino abismal repleto de desconcertantes cambios de tiempo, tecnicismos, grooves y acordes heavys clásicos.

Abrasadoras dunas de arena cubren lo que un día fuera el paraíso, “Deserters of Eden” impacta de lleno en la diana del Black metal de la vieja escuela con sus diabólicos riffs, demoledores blast beats y sucios punteos de bajo, no obstante, pareciera que los galos no pudiesen permitir que los seguidores más auténticos del género alcanzaran el éxtasis, impidiéndoselo en el ocaso del tema con un fantástico guiño al death metal melódico en forma de formidables solos.

Proseguimos con el corte que da título al disco, “The Apostates” distorsiona nuestros sentidos introduciéndonos en una gélida atmósfera de susurrantes guitarras rítmicas que súbitamente explosionarán cediendo paso a complejas y gloriosas creaciones provenientes de la guitarra solista consolidando su liderazgo de forma muy progresiva, hegemonía que se verá truncada por unas abominables cuerdas vocales rebosantes de odio y depravación. Despiadado combate entre facciones oscuras y melodías blues, rock o heavys a medio tiempo, macabra contienda de perverso deleite auditivo.

Tal y como su nombre inspira “Bedlam Bedamned” nos sepulta en un universo maldito y demente, locura provocada por inhumanos y maliciosos ritmos Old School del black, condenado gracias a un death melódico minuciosamente elaborado, un coctel de grandiosidad composicional donde en contraposición a su antecesora, los diferentes estilos no concurrirán entre sí, si no que fluirán simultáneamente ejerciendo como carceleros en nuestra prisión de la enajenación.

Glorior Belli nos ofrecen otra vuelta de tuerca con “Hangin’ Crepe”, ritmos Stoner rock se unen a voces rasgadas que abandonan totalmente la guturalidad, un soplo original en un tema del que pudiéramos pensar que no pertenece a la categoría Kvlt si no fuese por el descenso en picado que sufrimos al final, hacia un infierno de brutales growls y aniquiladores riffs.

Mucho sarcasmo y humor negro (Gratamente recibido) irrumpe con “Jerkwater Redemption”, donde los franceses no se refieren precisamente al agua bendita en un tema de estructura lineal, pero a su vez de asombrosa complejidad gracias a la combinación Black metal de la vieja escuela, death melódico, stoner rock y punk.

De nuevo el death melódico muestra su lado más desgarrador en “Split Tongues Won’t Atone”, donde permanecemos hipnotizados por los medios tiempos del comienzo, para después ser golpeados por un southern rock mordaz en simbiosis con un ocultismo mesiánico, no sólo en lo que a música se refiere, ya que la narración nos conduce por senderos blasfemos que culminarán con nuestra liberación.

Paraje aterrador en el meridiano nocturno, sin más iluminación que una débil Luna en el firmamento, las criaturas de la noche comienzan a hacer su aparición, amenazadores samplers intensifican nuestra angustia… ¡Corre, corre por tu vida! “Runaway Charley” prosigue absorbiéndonos en medios tiempos obscenos donde de nuevo se juega con el death melódico, el black y el rock, y es en ese macabro juego donde un intercambio mordaz de voces limpias y guturales ejercen como maestros de ceremonias infiltrando oleadas de pánico hasta lo más hondo de nuestro ser.

Vislumbramos el final del sendero con “Rebel Reveries” donde una intro pausada nos va sumiendo poco a poco en una atmósfera apaciguada, como si del efecto del humo del opio se tratase, ritmos blues en consonancia con registros vocales limpios van nublando nuestros sentidos. Pretendemos escapar de estos mundos oníricos con acordes rock y death melódicos sin éxito, ya que los invisibles brazos del comienzo nos atrapan hasta caer rendidos a su hechizo, no por mucho tiempo, haciendo acopio de toda nuestra fuerza de voluntad logramos escabullirnos, pese a que unos solos abrumadores siempre nos recordarán el sueño en el que yacimos.

La voz de la experiencia es la que se impone en éste The Apostates, donde Glorior Belli confirman su hegemonía en un disco sin compromisos, probablemente odiado por las mentes más cerradas, amado por los aquellos que buscan nuevas sensaciones auditivas sin importarles las etiquetas.

The Apostates denota una madurez musical excelente donde la línea ocultista en sus textos choca y a su vez se complementa con exquisitas composiciones en un amplio abanico estilístico sin perder la esencia malévola, toda una obra de arte engendrada para fulminar nuestros sentidos.

glorior belli The Apostates

Formación

Billy Bayou: voz, guitarras, bajo y batería
Arthur: bajo y voz limpia

Tracklist

1. Sui Generis
2. Deserters of Eden
3. The Apostates
4. Bedlam Bedamned
5. Hangin’ Crepe
6. Jerkwater Redemption
7. Split Tongues Won’t Atone
8. Runaway Charley
9. Rebel Reveries

glorior belli

Ana Teresa Cuevas

8.5
  • Puntuación 8.5

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close