Review del disco de Gritando en Silencio – Material Inflamable

Gritando en Silencio presentó hace algo más de un mes su último trabajo discográfico bajo el título de Material Inflamable, y sí, quema, y mucho. Me ha pasado lo mismo con los tres trabajos anteriores de la banda sevillana, es un grupo que no entra en la oreja en la primera escucha, pero una vez que empiezas a escucharlo, no puedes dejar de darle al play. Quizá por su fórmula,por la profundidad de sus temas, pero Gritando en Silencio sigue dando con la tecla trabajo por trabajo. Tres años después de La edad de mierda, nos trae un disco muy trabajado y cocido a fuego lento, en resumen, un discazo de principio a fin. El disco fue grabado por Haritz Harreguy en sus estudios de Usurbil (Guipúzcoa).

Si algo define a esta banda es su estilo propio, una identidad ganada a pulso en cada uno de sus temas, y no porque suene siempre a lo mismo, al contrario. Aquí podemos encontrar temas de todo tipo, pero siempre con esa identidad marcada. Once son las canciones que forman Material inflamable, once cortes potentes a la vieja escuela que desmembramos a continuación. A priori, voy a destacar las letras de las canciones, se meten con todo lo que les da la gana, sin filtros ni historias, letras cuidadas pero directas, filosóficas, profundas. Siempre consiguen tocarte la fibra de la manera que quieren, y son un grupo experto en llevar el mensaje directo a sudiana.

El disco lo abre “Mi último cartucho” y la primera en la frente. Ni introducción ni nada, ¿para qué? La banda pega el cañonazo rugiendo a la vez. Guitarras finas, imposible no comenzar a menear la cabeza. Letra de desamor sin rencores, es lo que hay. La cosa arranca bien. “Sácame de aquí” es el segundo corte del disco, que además sirvió como segundo single. Ahora es la batería la encargada de arrancar el discurso, ritmo marcado al que se le unen las guitarras para machacar la oreja, así como la voz, eso sí, filtrada. Esto último no es algo que me entusiasme demasiado, pero es un recurso bastante utilizado por esta banda, que hecho sin abusar, es bienvenido. Y así lo hacen ahora, no llega al minuto de canción cuando abren los filtros y todos los instrumentos rompen con lo que venía siendo la actitud del tema. Una canción que es como un mensaje en una botella vagando por el mar. Si intentas escapar de lo que te rodea, este estribillo te ayudará si cuentas con la ayuda adecuada, uno de los mejores temas del disco.

“Rumbo de colisión” es la siguiente canción que nos encontramos, una línea de guitarra con una distorsión un poco más sucia de lo normal es la principal guía de un tema cañero, pero no dudan en meter en la nevera determinadas partes para darle un aire más pesado en los momentos idóneos. Algo negativo que debo decir es que en mi opinión esa voz filtrada puede parecer excesiva ya que se usa durante todo el tema. Pero como dice la canción, este tren de Gritando va a toda máquina, y no tiene miedo de colisionar.

“Ya debió cambiar” sorprende por su temática antitaurina, y es que los sevillanos no cierran la boca y sueltan lo que piensan. Especial importancia cobra por tanto la letra en este tema. Todo un disparo hacia la cultura que impera con esta fiesta nacional medieval frente a otras manifestaciones artísticas no tan reconocidas. Aquí deja la banda una de sus pullitas.

El quinto tema es sin duda una de las mejores canciones del disco, y me atrevo a decir que de las mejores de la historia de la banda,“Días grises” es de esas canciones que llegan hasta el fondo. Si estás jodido, es así, y no hay más. Parece una canción bandera blanca, rendición y soledad. Con un tempo más lento, guitarras limpias en la estrofa para romper con fuerza en el estribillo a través de un imperial Marcos Molina, continuado después por una excelente guitarra llorona con una melodía magistral capaz de transmitir tanto como la voz. Toda la canción tiene su porqué, todo perfectamente justificado, no me cansaré de escucharla.

En mitad del disco aparece “Estamos muertos”, y nos traen un notable cambio de aires respecto al tema anterior, el ápice de esperanza “estamos muertos desde el mismo momento en que dejamos de soñar”, pero el sueño de Gritando es esperanzador, muy esperanzador. Rollo sureño con guitarras limpias acompañadas con un ritmo redondo que hace parecer incluso a rumba. Gana el estribillo con acordes abiertos que le dan una mayor profundidad. Destacan los silbidos como recurso magnífico andando junto a la guitarra solista.

Si el tema anterior nos dejaba ver algo de country, “Volviendo ac asa” nos lo confirma, guitarras acústicas al más puro estilos ureño, con una batería pesada. Esta gente se atreve con todo. Se trata de otra canción especial de amor odio hacia su tierra natal: el sur, Andalucía, Sevilla. No pertenecen a ningún lugar, pero al fin y al cabo existe la nostalgia, ya sea por la propia tierra o pors u gente. Dura crítica a la sociedad sevillana, aunque entre esos señoritos sigue habiendo gente salvaje, la que merece la pena.

“Los ojos del huracán” es la siguiente canción, canción muy potente, guitarras directas al más puro estilo Gritando con un riff más que notable. Vuelve la caña al disco con una canción directa de amor sin tapujos pero a la vez con una lírica muy cuidada. El estribillo se me antoja de los mejores del disco, muy del estilo de los sevillanos. Sin duda otro de los platos fuertes del disco.

El antepenúltimo tema que tenemos es “Lágrimas de un paria”,dedicada al problema social que es la migración de personas y los refugiados. Una introducción en voz en off desgarradora de voz de migrantes abre el tema, para dar paso a un tema tranquilo que arranca con guitarras limpias pero con una letra igual de directa con la que nos tienen acostumbrados. El estribillo sirve para subir la energía tanto musical como en la carga de la letra. Gritando en Silencio a lo suyo, no se cortan un pelo. Mención especial para el final dela canción, totalmente acertado con la voz rota repitiendo las últimas frases acompañando un último solo de guitarra.

El disco va llegando a su fin, pero aún queda el que probablemente sea el mayor cañonazo del disco, el que fue el primer adelanto de Material inflamable. He de reconocer que al escuchar el single por primera vez me decepcionó un poco, quizá porque me esperaba más debido al alto nivel que han mostrado en sus últimos trabajos, quizá me pareciera un single un poco plano. Pero estaba equivocado. “Como si no hubiera nada más” parte con un estilo rockero clásico en las guitarras, con una letra granuja que nos inspira a vivir el momento, a dejarse llevar como filosofía de vida, con todas las frases acertadas, no podría estar escrita mejor. Y es que esta canción es imposible no vivirla a tope, desprende buen rollo por los cuatro costados. Como colofón, la segunda parte del tema genera un adinámica que lo hace mucho más redondo. Sin duda será una de las canciones más esperadas de esta gira, y no es para menos.

Para terminar el disco nos ofrecen un tema diferente, algo a lo que nos tienen acostumbrados, a cerrar los discos con una canción especial, siempre tienen algo que las hace distintas. “Atrapado en tu mundo” cumple con esta regla, canción tranquila pero con mucha carga detrás, una canción de agradecimiento, de esperanza, de amory libertad. Para mí, otra de las mejores del disco. Se trata del tema más largo del disco, y es que podemos dividirlo en dos mitades, donde la segunda mete más tralla en la instrumentación pero sin venirse demasiado arriba, cuidando así no romper la estética global de la canción. Fade out para terminar y para casa, trabajo realizado con sobresaliente.

En resumen, Material inflamable es un discazo con mayúsculas,un paso al frente de Gritando en silencio que sigue a su bola haciendo la música que les apetece y como les da la gana. Y no fallan un disparo, un trabajo redondo, variado y que desprende una calidad apabullante. Veremos si la gira arde tanto como promete,estoy deseando escuchar estos temas en directo.

gritando en silencio material inflamable

Formación

Marcos Molina: guitarra, voz
Miguel Ángel Santos: guitarra, coros
Alberto Curtido: bajo, coros
Jorge Correa: batería

Tracklist

1. Mi último cartucho
2. Sácame de aquí
3. Rumbo de colisión
4. Ya debió cambiar
5. Días grises
6. Estamos muertos
7. Volviendo a casa
8. Los ojos del huracán
9. Lágrimas de un paria
10. Como si no hubiera nada más
11. Atrapado en tu mundo

Pablo de Miguel

9.5
  • Puntuación 9.5

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close