Review del disco de Nazareth – Tattooed on My Brain

Nazareth no necesita presentación alguna. Si no los conoces, tienes un problema. Nazareth es de esas bandas que supo escribir la historia del Hard Rock por estar en el lugar y en el momento adecuado. Desde 1967, los escoceses llevan dando guerra a través de grandes obras como Hair of a Dog, editado en el, ya lejano, año 1979. Ahora en el año 2018, nos presentan Tattooed on My Brain su vigésimo tercer trabajo de estudio, dispuestos a recuperar el puesto que la historia del rock, aun no les ha otorgado.

El álbum lo abre “Never Dance with the Devil”, un tema de riff pesado, donde las guitarras están saturadas, clásico sonido de la banda,  acompañado de una base rítmica cruda y llena de actitud. La voz de Carl Sentance es la gran apuesta de este álbum, sin duda. Todo el sonido de los 70, marcado por la presencia de una base rítmica sin fisuras, pero con toda la frescura del siglo XXI. Hard Rock de gran calidad, el disco promete, y este tema es la muestra de ello. Seguimos disfrutando del universo de Nazareth con “Tattooed on My Brain” momento donde la banda hace honor a toda su trayectoria. Un corte que huele a los mejores momentos de la banda. Una melodía dinámica, llena de energía, que incita a moverse. El sonido de la banda, nos recuerda en esta canción, ligeramente a grandes momentos de Ozzy Osbourne o Alice Cooper, a través de una estructura que parece no querer estar quieta. Un tema arriesgado, pero que personalmente, me ha cautivado.

El tercer corte del álbum se titula “State of Emergency”, momento acelerado del álbum donde el riff de guitarra de Jimmy Murrison es el verdadero protagonista de la melodía. Corte chulo y macarra, de actitud descarada, de riff enérgico y velocidad descarriada. ¿Qué más le podemos pedir? De lo mejor de todo el disco. En “Rubik’s Romance” la banda baja las revoluciones considerablemente. Un medio tiempo heredado del Southern Rock. No es de lo mejor del álbum, sinceramente. No pega mucho en el conjunto de temas, y aunque es una buena canción, peca en exceso de estar enfocada a las radioformulas. Un tema simplón, que se podían haber ahorrado.

Con “Pole to Pole” volvemos al rock crudo al que nos tiene acostumbrado Nazareth. Rock directo, sin artificios, tal y como nos gusta. Verdadera actitud a través de cuatro acordes y mucho rock and roll. Una canción que bien podría haber estado firmada por bandas como Status Quo. En “Push” la banda escocesa vuelve a apostar por un medio tiempo con aroma sureño. Un riff de guitarra espeso y atmosférico nos acerca a la mejor voz de Carl Sentance. Una melodía muy trabajada nos acompaña hasta un estribillo de gran calidad. Otro gran tema en este álbum. Muy recomendable.

“The Secret is Out” es el septimo tema de este disco. Llegados a este punto del disco, Nazareth ha decidido poner toda la carne en el asador. Un riff cargado de chulería nos recuerda a lo mejor de AC/DC. Sin ninguna duda, estos son los Nazareth que todos tenemos en la memoria, una banda de autentico Hard Rock con olor a carretera. Parece que la banda ha dejado lo mejor para el final. Le sigue “Don’t Throw Your Love Away”, otro tema cortado con el mismo patrón. Una canción enérgica, donde la banda ha apostado por unas armonías vocales de primera calidad. El solo de guitarra es de lo mejor de todo este disco.

Con “Crazy Molly” alcanzamos el noveno corte del disco.  Una canción que no nos aporta ninguna novedad, pero que posee energía y actitud a raudales. Le sigue “Silent Symphony” otro tema donde la base rítmica ejecutada por Lee Agnew merece un digno reconocimiento. Lo mejor de todo el Hard Rock de la década de los 70, parece confluir sus fuerzas en temas como este.

Llegando casi al final de este trabajo escuchamos “What Goes Around”, una melodía pesada y densa, de grandes estribillos. Le sigue “Change”. De nuevo, las melodías pausadas contrastan, en exceso, con la rabia y la actitud del Hard Rock, un tema, que aunque de ecualización perfecta, es totalmente prescindible. Cerrando este álbum, escuchamos “You Call Me” una balada excesivamente larga. Más de seis minutos de duración para una melodía que pretende cerrar el álbum de la mejor manera posible, pero que no lo consigue. Una melodía heredada del Country que cierra un álbum cargado de buenos momentos.

Nazareth llevan en esto desde hace más de cuarenta años, y saben muy bien lo que se hacen. Un disco muy recomendable, si te gusta el Hard Rock y en concreto, los clásicos del genero. Un disco con luces y sombras, pero que no defrauda.

Nazareth Tattooed on My Brain

Formación

Carl Sentance: voz
Pete Agnew: bajo
Lee Agnew: batería
Jimmy Murrison: guitarra

Tracklist

1. Never Dance with the Devil
2. Tattooed on My Brain
3. State of Emergency
4. Rubik’s Romance
5. Pole to Pole
6. Push
7. The Secret is Out
8. Don’t Throw Your Love Away
9. Crazy Molly
10. Silent Symphony
11. What Goes Around
12.
Change
13. You Call Me

Mr. Dunnaway

8
  • Puntuación 8

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close