Review del disco de Papa Roach – Who do you trust?

«¿En qué están pensando?»

Se me pasa muchas veces por la almendra esta pregunta, pero en el caso del último disco de Papa Roach (en lo siguiente, Paparruchas), sería con mayúsculas y con un par de palabras de ésas de taparle los oídos a los niños.

No me entiendan mal, pardiez, que la mitad del disco me gusta. Pero es que la otra mitad, sinceramente, no hay por donde cogerla.

Para empezar, si esperas encontrarte a los Paparruchas de aquél recién estrenado siglo XXI, igual sales un poco escocida. Y es que el grupo lleva ya unos años dejándose llevar por la corriente de la fórmula radiofónica que predomine en ese momento (recordemos el sonado «Kick in the teeth»), lo cual es muy respetable por aquellos que no formamos parte de la banda, pero nadie nos tiene que obligar a que nos satisfaga. Y es que esto es un arma de doble filo, porque la radiofórmula es un negocio donde no todos caben, ya sea por carecer de padrinos, de pasta o de ambas cosas. Y mis primos, los Paparruchas, quizá se han ahogado en sus propias ganas de volver a las radios. Y eso que nunca fueron los más bestias del Nü, pero, coño, Mariloles, un poco de conciencia de fan. No te pido otro disco del 2000, pero sí que, al menos, tengas tu esencia o algo que se le asemeje.

Y es que este Who do you trust? es, literalmente, Imagine Dragons, con un poco de aquel grupo Nü de hace 20 años y una canción punki por ahí suelta PORQUE YOLO.

La primera mitad del disco es un carrusel de sensaciones agradables, frescas. “The ending” es un temazo lo mires por donde lo mires, un medio tiempo de lo más Nü con un toque de sinte que le queda riquísimo y un estribillo la mar de pegadizo. “Renegade Music” vuelve a traer a los Paparruchas de los pantalones anchos y el negro perenne, antes de que Shadix desarrollara papada y se dejara su rubio natural. Un puñetazo en la cara, de batería marcadísima que dispara unos graves apabullantes y unas guitarras que recuerdan a los riffs del Manson del Antichrist y del Mechanical en la producción y composición. El estribillo me hace recordar tiempos mejores de uñas pintadas y collares de cuentas metalicas y eso me hace feliz. El primer WTF del disco te lo llevas con “Not the only One”. Una guitarra en acústico enmarca una estrofa en mayor la mar de alegre y la base rítmica recuerda al Outcast del “Hey ya!” con todo su buen rollo, y da paso a un estribillo dub para cabecear que cojea en la distorsión, demasiado suave para mi gusto. El tema que da nombre al redondo ya ahonda más en la radiofórmula, repitiendo el mismo «error» en las distorsiones, pero la parte rapeada deja muy buen sabor de boca. “Elevate”, en cambio, es un temazo. Y, sí, es totalmente radiable, pero las partes más dub, rozando el rap/trap son, francamente, memorables, contrastando con el puente melódico que desemboca en un estribillo cantable al 100%, resulta en una epicidad digna de las mejores películas de superhéroes de pista de baile que tanto abundan hoy en día.

Y a partir de aquí, todo va cuesta abajo. El disco se desinfla peor que el sueldo la primera semana del mes, tocando fondo con “Problems”, que es un desastre compositivo. Y, aunque “Top of the World “parece darle un poco de aire, “I suffer Well!!!” es otro momento WTF tras el que no sabes cómo sentirte. Una canción Punk de 1 minuto. En un disco de Paparruchas. EN DOS MIL DIECINUEVE. Yo me bajo del carro, copón. “Maniac” vuelve a ser una canción descartable, más cerca de Smash Mouth que otra cosa y eso que “Better than life” vuelve un poco al principio del redondo y parece que todo va mejor, con ciertas reminiscencias de nuevo al Manson del Mechanical Animals en el estribillo y una estrofa más enfocada de nuevo al R&B de radio. 38 minutos de disco que se podían haber quedado en 20. Leches, sacas un EP y todos contentos.

Poco más puedo decir de este trabajo. No es un completo desastre, pero sobra la mitad. La puta mitad. Y, llamándote Paparruchas, eso no te lo puedes permitir. Ojalá encuentren el camino en breve. Y da igual que sea hacia adelante y sin mirar atrás, pero es necesaria una carretera al menos nacional y no un camino de cabras. Pobres cabras.

Papa Roach Who Do You Trust

Formación

Jacoby Shaddix: voz
Jerry Horton: guitarra y coros
Tobin Esperance: bajo, coros y programación
Tony Palermo: batería y coros

Tracklist

1. The Ending
2. Renegade Music
3. Not the Only One
4. Who Do You Trust?
5. Elevate
6. Come Around
7. Feel Like Home
8. Problems
9. Top of the World
10. I Suffer Well!!!
11. Maniac
12. Better Than Life

Gabriel Wolfsherz

60%
  • Puntuación

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close