Review del Disco de Perpetual Night – Anâtman

Desde la fructífera escena granadina comienzan a dar sus primeros pasos serios los deathmetaleros melódicos Perpetual Night. Una banda que, eso sí, por género y su calidad parece más bien venida directamente de la más helada escandinavia. Tras dos EP publicados en los años 2013 y 2016 y lanzados conjuntamente el año pasado bajo el nombre de Between Light and Darkness, ahora nos presentan el que es su primer largo publicado a través del sello Wormholedeath, titulado Anâtman. Este término, que tiene su origen en la doctrina budista, significa literalmente “insustancialidad”, en referencia a la ausencia de un alma perdurable. En ese sentido, las letras de este trabajo profundizan hablando de la agonía de la soledad y de la angustia ante la muerte.

Formados por César Ramírez a la voz y guitarra, Raúl Ríos como guitarrista principal y Carlos Garrido al bajo, han contado con Oscar Bravo, (Nightfear, Avulsed…) como batería en las grabaciones llevadas a cabo en el Sadman Studio de Carlos Santos (Hamlet, Vita Imana, Somas Cure, Toundra…), mientras que para los shows en directo se les ha unido Mateo Novati, de Eternal Storm.

En lo musical, este cuarteto practica un death metal melódico ortodoxo que bebe de bandas como los At The Gates, In Flames y Dark Tranquillity que impulsaron el sonido de Gotemburgo en general y más en particular de otras con matices doom y progresivos como pueden ser Insomnium (el parecido con ellos es incontestable) o los también finlandeses Omnium Gatherum. Anâtman es un trabajo con una producción muy cuidada y un sonido canónico fiel a las referencias antes citadas que está destinado a hacer las delicias de cualquier aficionado al death metal melódico. Oscuro a la par que preciosista, se trata de un viaje de casi cincuenta minutos en el que encontramos momentos de rabia así como pasajes ambientales, todo ello aderezado por las más místicas melodías.

El disco arranca con el tema más largo del mismo, una composición titulada de forma homónima con la que Perpetual Night nos muestran su mejor carta de presentación resumiendo en ocho minutos las influencias y matices que vamos a encontrar a lo largo de todo el trabajo. Se trata de un tema con una primera parte en la que a modo de introducción un solemne y melancólico punteo de guitarra acompañado de sonidos ambientales y una voz recitadora que acaba rompiendo en un veloz riff swedish style, que irá intercalándose con momentos donde la composición toma aire volviendo al medio tiempo con ese punteo del inicio que quedará grabado en tu cabeza.

Con “Wild” tenemos precisamente la versión más “salvaje” y cruda de los granadinos. Un tema que arranca con la agresividad marca At The Gates pero que va tornándose hacia lo ambiental con una melodía triste a la que acompaña hasta un violín. Le sucede el que para mí es el mejor corte del disco: una maravilla que lleva por título “The Howling” y que cuenta con la colaboración en las voces de la cantante Raquel Eugenio. La melodía de teclado que se repite una y otra vez unida a la combinación de la voz gutural de César y la melódica de Raquel hacen el tema profundamente adictivo. Además las guitarras tienen un toque In Flames en ciertos tramos en los que llevan todo el peso de la melodía. Una canción redonda, sin duda.

Llegando al ecuador del disco nos topamos con dos temas que, ciertamente, son como el día y la noche. Hablo de “Nothing Remains” y “His Darkness”. El primero es el corte más pesado de Anâtman, teniendo el doble pedal de bombo un papel protagonista llevando el ritmo durante la mayor parte de la composición. El segundo, en cambio, tiene un cariz bastante más ligero y limpio, con una melodía que se hace un tanto pegajosa y repetitiva. No entiendo muy bien el porqué de este tema aquí, ya que es un medio tiempo que si quizás para cerrar el disco hubiera quedado bien, situado justo antes de un corte extenso y bastante lento como “Raindrops”, no hace sino conseguir que el disco baje en exceso las revoluciones en ese punto. Como venía a decir, “Raindrops” es el segundo corte de más de siete minutos de duración del álbum, solo que aquí Perpetual Night experimentan con el doom metal y las atmósferas en un tema que desprende una mística y elegancia dignas de destacar.

En el tramo final, “Unpronounced Words” devuelve de nuevo la agresividad recordándonos a Dark Tranquillity, mientras que la majestuosa “Absence Of Reality” pone el broche al álbum con estructuras enrevesadas, dejándose caer más de nuevo por esos Perpetual Night cercanos al progresivo.

En resumen, es incuestionable que Anâtman es un álbum de una calidad exquisita. En cuanto al género death metal melódico, diría sin miedo a equivocarme que se trata de uno de los cinco mejores trabajos que han salido de este país. Del mismo destaco enérgicamente los cortes “Anâtman”, “The Howling” y “Raindrops”. Solo le encuentro un “pero” importante, que es el que hace referencia al orden de las canciones. Y es que el disco puede hacerse un poco cuesta arriba, sobre todo en las primeras escuchas, una vez sobrepasamos esa dupla formada por la prescindible “His Darkness” y la maravillosa “Raindrops”, momento en el que se ha sobrepasado de largo la media hora de minutaje. El gran reto de Perpetual Night para su próximo trabajo debería ser convertir todas las influencias reflejadas en este primer largo para consolidar su propio sonido. Estaremos atentos a sus pasos.

perpetual night Anatman

Formación

Raúl Ríos: guitarra
César Ramírez: voz y guitarra
Carlos Garrido: bajo

Tracklist

1. Anâtman
2. Wild
3. The Howling
4. Nothing Remains
5. His Darkness
6. Raindrops
7. Unpronounced Words
8. Absence of Reality

Alberto Zambrano

8
  • Puntuación 8

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close