Review del disco de Sonotones – El Juego Terminó

Este septiembre salía a la luz el octavo y último trabajo de Sonotones: El juego terminó. Trabajo realizado bajo la supervisión de Carlos Santos de Sadman Studios. Si ya el disco anterior de los madrileños, No hay futuro, nos sorprendió por el cambio y la progresión en cuanto al estilo de la banda, con estas nuevas canciones, Sonotones nos confirman que han dado pasos firmes para subir su sonido unos cuantos peldaños en cuestión de agresividad, fuerza y rebeldía, aunque a esto último ya nos tenían un poco acostumbrados. El disco está compuesto por once temas que suenan como cañonazos, viscerales, sacados desde las entrañas sin aplicarles ningún filtro, pura rabia y con un mensaje directo. En resumen, fiel al estilo de la banda pero con mucha más distorsión, potencia vocal y energía.

El primer corte que nos encontramos es “El juego terminó”, tema que da título al disco y el que fue uno de los adelantos. Buena manera de arrancar el disco, guitarras rudas y directas marcando el riff que sufrirá alguna variación a lo largo del tema. Una voz melódica que también ha progresado en cuestión de actitud a través de los discos anteriores. Primer disparo con el estribillo de este tema, “sobrevivir, contraatacar, matar antes de ser matado”, dejando claras las intenciones. Para la parte final de la canción, destacan una bajada de revoluciones con unos destacables coros, pero que en seguida la tranquilidad vuelve a ser truncada por el rugir de la batería y Javi, animándose con unos guturales a su estilo. El tictac del reloj nos lleva directamente a “Idiota”, que seguirá en la línea del anterior, guitarrazos al más puro estilo heavy directos al cerebro. Parece que estamos ante una canción con dedicatoria especial que bien podríamos usar todos en más de una ocasión, como ellos, sin filtros. Además, en este tema aparece la primera colaboración del disco, se trata de Chechu, vocalista de la banda Aphonnic.

El tercer tema que nos encontramos es “El veneno está en la piel”, bajando una revolución a lo visto anteriormente, es un tema más melódico y profundo que le da un aire diferente, convirtiéndolo así en una pieza a destacar de este trabajo, con una estrofas y música con un toque más suave, con unas guitarras no tan cañeras pero más elaboradas y con un estribillo directo y pegadizo.

La rebeldía vuelve con “Borregos” sacando el lado más punk de los de los madrileños, donde destacamos las baterías con uno de los ritmos básicos del género. Aunque destaca el estilo del estribillo con la manipulación de la voz que nos da un toque más industrial. Se trata del tema más corto del disco, pero también sirve para darle otro sonido diferente al conjunto.

Quemando rueda y el rugir de un motor nos lleva a la quinta dosis del LP, “A todo gas”. Quizá un tema que marca un poco la nota de este último trabajo de Sonotones, ya que se puede tomar como un tiempo muerto entro los disparos rebeldes del resto de temas para llevarnos a un mensaje totalmente diferente.

En el ecuador de El juego terminó aparece el que fue otro de los singles, “Sin palabras”, acompañados de Manu de Estirpe, nos encontramos ante uno de los pepinazos del disco, por algo sirvió de adelanto. Con un comienzo pausado marcado por unos golpes y técnica magistrales de batería con una voz melódica, pasando a romper con una energía descomunal digna del punk o hardcore más puro, recordando incluso al sonido de grupos como Desakato, un estribillo demoledor digo de uno de los mejores temas del disco, al más puro estilo del punk-rock nacional, en el que no se cortan en romper la dinámica del tema con claros cambios de ritmo, con la complejidad y riesgo que siempre supone hacer esto.

Siguen las colaboraciones con el siguiente tema, esta vez es el cantante de Konsumo Respeto, Jorge, el que agarra el micro para dejar su huella en “Rescátame” para volver al punk.

El siguiente corte que nos encontramos es “Nada que hacer”, que arranca con la misma intensidad con la que ya nos han acostumbrado los cortes anteriores, aunque a destacar que incorporan una voz en off con carga política relacionada con los casos de la corrupción, que a mi parecer, no queda demasiado claro el mensaje debido en gran parte a la velocidad de las palabras y la energía de batería y guitarras. Tema potente dedicado a la clase política y corrupta que abunda en este país. Para ello usan el mismo tipo de letra directa sin cortarse un pelo, donde otra voz en off recuerda la sentencia de prisión de tres años y medio para el rapero Valtonyc, se trata del tema más reivindicativo del disco, Sonotones en pie de guerra.

“A punto de caer” baja ligeramente la potencia con un inicio suave que va ganando en potencia con el paso de las estrofas. Un tema un poco más light en todos los sentidos que sirve para ir despidiendo el disco, una reflexión antes de la traca final. Pero aun quedan dos balas en la recámara. La primera de ellas es “Ninguna bandera”, iniciada con unas líneas de guitarra más alternativas a lo habitual, jugando con buscar la potencia a través de melodías y efectos, más el sonido que se crea que la fuerza bruta. Se trata de un canto de libertad contra la tiranía de las banderas.

Llegamos al final del disco con “La vida en verso”, un tema marcado por potentes riffs de guitarra que jugarán un papel importante tanto en los puentes como con las variaciones de las estrofas. Destacan los coros de los estribillos que sirven para aportar una mayor profundidad a las voces. Con un final contundente a golpe de batería que sirve para poner punto y final a El juego terminó, el último trabajo de Sonotones.

En resumen, nos encontramos ante un discazo de once temas que sirve como punto y final para el proceso de transformación que comenzó el grupo madrileño con la publicación de Salta la Banka y avanzó a zancadas con No hay futuro. Este proceso de transformación ha conseguido liberar toda la energía que llevan dentro Sonotones para conseguir un sonido nuevo a lo hecho anteriormente, cargado de energía y rabia y sin sacrificar en ningún momento la calidad musical de sus composiciones, parece un grupo renovado que mantiene la esencia que la banda ha mantenido en los casi veinte años de existencia. Una mezcla perfecta en entre su rock, tirando ya entre el punk y el metal en este su último trabajo. En mi opinión, han sabido adaptarse perfectamente a lo que está pegando fuerte en España, manteniendo su estilo. Habrá que verles en acción defendiendo estas creaciones en los escenarios, porque tienen mucho que decir y se han colado de lleno en la primera liga del rock patrio.

sonotones el juego termino

Formación

Javier Die Dean: voces
Jose Luis Fernández Retamar: guitarra
Antonio Caballero Ruiz: bajo
Eduardo Lopez Molinero: guitarra
Gonzalo Valdes-Hevia: batería

Tracklist

1. El juego terminó
2. Idiota
3. El veneno está en la piel
4. Borregos
5. A todos gas
6. Sin palabras
7. Rescátame
8. Nada que hacer
9. A punto de caer
10. Sin banderas
11. La vida en verso

Pablo de Miguel

9
  • Puntuación 9

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close