Review del disco de Swallow The Sun – When a Shadow Is Forced into the Light

Desde la gélida Finlandia siempre se espera que vengan muy buenos trabajos discográficos, pues la calidad de las bandas que tienen por el norte de Europa es más que indiscutible (desde este país en concreto podemos citar bandas del calibre de Nightwish, Apocalpytica y Sonata Arctica, por ejemplo), por lo que las expectativas a la hora de afrontar la escucha del nuevo álbum de Swallow the Sun son bastante elevadas, y debo decir que no defraudan en absoluto.

Después de editar tres discos en uno (con el ya inmortal Songs From the North, un solo disco que recogía tres a la vez) que supusieron el mayor hito en la historia de la formación de doom metal escandinava y, al menos para mí, su mejor disco con diferencia, el listón estaba muy alto y regresan dispuesto a tratar de superarlo con este When a Shadow Is Forced Into the Light, un álbum que sin ser tan ambicioso como el anterior (no, no son tres discos en uno), supera sin ningún tipo de problema las ya de por sí altas expectativas que hay a la hora de afrontar su escucha.

Para entender mejor el álbum hay que conocer un dato, y es el fallecimiento, tal como dicen ellos mismos, de la compañera de vida de Juha Raivio (Aleah Stanbridge, vocalista de la banda Trees of Eternity, conocida por colaborar en varias ocasiones con Swallow the Sun y con Amorphis en Under the Red Cloud, fallecida el 18 de abril de 2016 a consecuencia de un cáncer), lo que le llevó a unos meses de duelo y a escribir este álbum, diciendo el propio compositor que cada nota y cada palabra escrita para este disco están escritos para Aleah. Un álbum del que resulta complicado hablar por la cantidad de sensaciones y matices que tiene, pero que vamos a intentar comentar lo mejor posible.

De esta forma el disco se inicia con un conjunto de melodías que rápidamente nos dejan ver la sensación principal que vamos a poder sentir con este disco: tristeza. Quizá podamos unir desesperación y melancolía, por ese duelo que comentaba previamente por el que ha pasado y sigue pasando Juha Raivio, algo que ha plasmado a la perfección en este álbum, y desde el inicio de “When a Shadow is Forced Into the Light”, con el juego de guitarras acústicas y, sobre todo, el ritmo lento y pesado tan clásico del doom metal que podemos encontrar. Todo ello unido a unas líneas vocales exquisitas que terminan de darle ese punto tan excepcional, entrando en voz limpia y pasando a guturales en los momentos adecuados, acompañando los cambios entre acústico y eléctrico en las guitarras en los primeros compases del corte. Tras esto el juego de voces vuelve a ir alternando entre limpio y gutural a medida que se recorren los casi siete minutos y medio de duración, pero con un denominador común en todos los pasajes: una belleza indiscutible, unas melodías maravillosas y un conjunto sonoro excepcional, una canción que se puede elevar a obra de arte para iniciar este álbum.

“The Crimson Crown” sigue la estela de la canción anterior, con un ritmo muy lento y pesado, con un juego de guitarras excepcional, con esos aportes adicionales que siempre incluyen en sus canciones y sobre todo, con una línea vocal muy bien trabajada. Pero sin duda alguna, es la melodía, toda la atmósfera que crean a nivel musical, lo que convierte cada segundo de esta canción en una auténtica maravilla. Una canción de esas que es mejor escuchar tranquilamente, con los ojos cerrados y regadas con una copa de un buen licor, para simplemente dejarse llevar por los sonidos que nos llegan al cerebro y que la enorme cantidad de sensaciones y matices que ocultan estos casi ocho minutos nos invadan una a una, haciéndonos disfrutar al máximo de este corte, que como en el caso anterior, creo que es una auténtica delicia para los oídos.

En tercer lugar en la lista de reproducción tenemos “Firelights”, un tema muy interesante por el inicio a nivel vocal, que por momentos parezca que va a susurrar la letra en lugar de entonar, y donde la entrada de toda la artillería musical para los estribillos dota de una fuerza a la canción que resulta un tanto sorprendente si atendemos al tipo de música que hacen los finlandeses. No es que entre con un ritmo rápido, dobles bombos o cosas por el estilo porque ni mucho menos es eso, el ritmo sigue siendo lento, pausado, el sonido es denso a la par que interesante, pero la entrada simultánea de toda la distorsión posible le da ese punto de fuerza. Además el encarar a nivel vocal una parte del corte (hasta el final del segundo estribillo) en voces limpias y tratando de meter toda la melodía posible le da ese plus de calidad, rematado con la entrada de los guturales en ese momento en el que la canción quiere desprender esa sensación de ansiedad y desesperación, realizando de nuevo una magnífica canción.

“Upon the Water” va a seguir esa dinámica de tratar de transmitir la tristeza, la desesperación y, sobre todo, la enorme cantidad de dudas que asaltan la mente de quien pierde a la persona que ama. Seguimos en cuanto a ritmo en los mismos derroteros que los temas anteriores (esto además suele ser una constante en lo que a la música de Swallow the Sun se refiere), pero aquí quizá lo más llamativo sea el juego entre voz gutural y voz limpia en cada fragmento de canción, realizando así ese plus que están teniendo hasta ahora todos los cortes del álbum, y dotando de ese elemento sorprendente que mantiene el disco en un nivel muy alto, sin decepcionar ni un solo instante. Vamos a tener además un juego interesante durante unos segundos en torno al minuto cinco de reproducción, donde durante unos diez segundos aproximadamente sólo vamos a escuchar la batería, un recurso que suele ser sorprendente y, bien empleado, rompe el ritmo por un instante para darle ese toque diferente a la canción, dejando así un magnífico corte registrado.

Y con “Stone Wings” nos vamos a encontrar ante un tema que ya en su inicio llama la atención con el juego de teclado y guitarra limpia, como crean una melodía que poco a poco atrapa al oyente mientras avanzan los segundos. Casi llegando al minuto entra la batería a acompañar este dúo instrumental que teníamos hasta ahora, ayudando a potenciar la atmósfera sonora que nos va envolviendo y a la que se siguen sumando sonidos hasta que entran las voces, que durante unos segundos van a estar casi solas, y en el momento de entrar los estribillos entran las guitarras distorsionadas, logrando así esa ruptura del sonido (que no del ritmo, que se mantiene), pasando de esa parte más melódica y casi relajada a un sonido que, sin renunciar a la melodía, tiene ese punto de agresividad para dar ese giro radical al corte, que se mantiene unido por las líneas vocales (que es el único instrumento que no varía hasta finalizar el segundo estribillo, cuando vuelve a variar entre voz limpia y voz gutural), y al volver a la siguiente estrofa volvemos a tener ese juego de sonido de teclado, batería y guitarra limpia. Nos encontramos ante una canción excepcional, a nivel personal la que más me ha gustado en su conjunto y, quizá, la mejor de este álbum hasta el momento, con permiso de canciones que aún no han llegado a sonar.

Tras un tema tan magistral, prácticamente como una master class de cómo hacer doom metal del que gusta a los seguidores del género, nos encontramos con “Clouds on Your Side”, una canción que aprovecha toda la potencia melódica que puede ofrecer la formación finlandesa para crear un tema que, durante el primer tercio del mismo es casi una suerte de acústico, y que tiene la variación en la voz en el momento en el que entra toda la potencia sonora de la que disponen, para volver a las voces limpias prácticamente de inmediato, donde siguen manteniendo la atmósfera de sensaciones que vienen expresando a lo largo de todo el álbum y donde siguen trabajando con una maestría realmente impresionante el juego sonoro que son capaces de ofrecer, mostrando de paso que no es preciso hacer canciones que duren una barbaridad de tiempo (ya que la media de duración de cada canción en el doom metal suele ser relativamente alta) para hacer una canción excepcional en este género (pues este corte dura algo menos de cinco minutos). También hay una cosa que no se ha citado hasta ahora, y es que los solos de guitarra que vamos a escuchar en el disco son soberbios, y que hay cortes (como este), donde podemos escuchar una voz femenina narrando determinados pasajes y dándole ese toque especial que hace que esta canción se nos quede tras escuchar el disco.

Encaramos la recta final del álbum con “Here on the Black Earth”, otra canción marca de la casa que recurre de nuevo al juego a dobles voces y a esa vorágine de sonidos entre guitarras limpias y teclado que tan bien le sientan a las composiciones de la formación finlandesa, justo en el momento en que entra la distorsión en las guitarras lo hace también la voz gutural, logrando de nuevo esa ruptura de sonido; vuelvo a incidir en que los ritmos no cambian en la misma canción, prácticamente no cambian entre canción y canción, lo que le da tanta riqueza a lo que hacen bandas como Swallow the Sun es el juego de sonidos, los cambios de registro en las voces y todos los extras que añaden, que suelen aportar mucho y crear esas atmósferas únicas. Sin embargo sí que nos vamos a encontrar con la canción que más variaciones de sonido en la percusión tiene, mostrando un registro tan interesante como amplio y variado, y dejando claro que la marcha de Kai Hahto en 2015 a Nightwish ha sido suplida perfectamente.

Y cierra el álbum la mejor canción de este disco “Never Left”, que se inicia con un sonido interesante, de guitarra limpia y un cello acompañando durante unos segundos antes de que entre toda la potencia musical, la distorsión de las guitarras y un solo antológico. Tras unos segundos volvemos a tener unos instantes con el mismo sonido del principio para dejar paso a la batería y la voz, iniciando una canción excelente, impactante y un sonido que muestra un sentimiento de fragilidad claro, una vorágine de sensaciones que nos llevan a entender ligeramente el proceso que vive desde abril de 2016 Raivio, algo que hemos citado varias veces a lo largo de esta reseña porque es algo que está muy presente en el disco, casi como si fuese el hilo conductor del mismo. En lo que respecta a la canción a nivel musical es quizá la más completa, la más rica en cuanto a sonidos de todo el álbum, al menos a nivel personal ha sido la que más me ha gustado, con esos juegos de guitarras haciendo unos solos extraordinarios y con una línea vocal que es soberbia de principio a fin, además de ser una de las pocas en las que vamos a poder ver un doble bombo durante unos segundos, un broche de oro a un disco que, como ya he dicho anteriormente, cumple sobradamente las expectativas que generaba.

En conclusión, con este When a Shadow Is Forced Into the Light de Swallow the Sun nos vamos a encontrar un disco excelente de doom metal, una bomba nuclear de ritmos lentos, riffs afilados y un sonido pesado, denso pero excelente, muy cuidado y trabajado, muy mimado y, lo más importante, sacado directamente del alma. Un disco que supone un gran retorno para la formación finlandesa (aunque sea por algo tan triste como la pérdida de un ser querido), y que seguramente guste a los fans de la formación y amantes del género en general, ya que cumple, como decía, con todo lo que un disco de este estilo debe tener, con una calidad superior y, además, logrando evocar a las mil maravillas todas y cada una de las sensaciones que se han propuesto en cada momento, algo que no es fácil de conseguir para cualquier banda, pero que cuando se hacen canciones así, se logra sin problemas. Un disco que habrá que tener muy en cuenta, ya que la experiencia al escucharlo ha sido realmente desgarradora, y que para poder sentirlo en plenitud requiere de tranquilidad y un buen sistema, para dejarnos envolver por cada nota y disfrutar de cada matiz de un álbum que, si por algo brillará, es por la enorme cantidad de detalles tan cuidados que vamos a encontrar.

Swallow The Sun When Shadow Is Forced Into Light

Formación

Mikko Kotamäki: voz
Juha Raivio: guitarra
Juho Räihä: guitarra
Matti Honkonen: bajo
Jaani Peuhu: teclado
Juuso Raatikainen: batería

Tracklist

1. When a Shadow is Forced Into the Light
2. The Crimson Crown
3. Firelights
4. Upon the Water
5. Stone Wings
6. Clouds on Your Side
7. Here on the Black Earth
8. Never Left

Adrián Jiménez

8.5
  • Puntuación 8.5

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Continuando el uso de esta web está aceptando las políticas de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están puestos en "Permitir Cookies" para que puedas disfrutar de una expreriencia de navegación satisfactoria. Si continúas usando esta web si cambiar tus ajustes de cookies en el navegador o haces click sobre el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento explícito.

Close